Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

[“Hacer justicia, amar misericordia, andar en humildad”]

Christie Hanzlik, C.S., Boulder, CO
Posted Monday, October 9th, 2017

[“Hacer justicia, amar misericordia, andar en humildad”]

Ideas de Aplicación metafísica para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana sobre el tema: “Doctrina de la Expiación

Para el 15 de Octubre, 2017 


Por Christie C. Hanzlik, C.S., Boulder, Colorado

ccern@mac.com<mailto:ccern@mac.com> / 720.331.9356

Traducción libre por Odectte A. Rodríguez, C.S., autorizada por Warren Huff

Introducción

Dios existe. Nosotros existimos. Y estamos inseparablemente conectados a Dios. Pero, sin Cristo, seríamos inconscientes de Dios e inconscientes de nuestra conexión con Dios, el Amor divino. Como yo lo entiendo, Cristo es lo que nos hace conscientes de Dios. Cristo es lo que nos permite saber que somos “uno” con Dios, sentir nuestro a-una-miento, nuestra expiación. Cristo es esencial para nuestra expiación.

La lección de esta semana sobre la “Doctrina de la Expiación” nos inspira con formas en las cuales podemos comprender el papel de Cristo en nuestro a-una-miento con el Amor divino y sentir este a-una-miento más profundamente. Ya somos uno con el Amor divino, pero debemos entender nuestro a-una-miento de manera que podamos demostrarlo más eficazmente para nosotros mismos y para otros.

Mary Baker Eddy dice que “la expiación es un problema difícil en la teología.” [S21] Aquí mi manera de comprenderlo hoy:

Dios, Cristo y Jesús son inseparables. Nunca podrían ser separados. Y no obstante cada uno tiene un papel bien definido en nuestras vidas. La relación entre Dios, Cristo, Jesús y nosotros puede parecer confusa, razón por la cual estudiamos la Doctrina de la Expiación – la explicación de cómo trabajan estos conceptos en nuestras vidas.

Dios = la fuente ilimitada de todo el bien, todo Amor, toda Vida, etcétera.

Cristo = el poder /verdad que nos hace conscientes de nuestra conexión inseparable con Dios, la fuente ilimitada de todo el bien, todo Amor, toda Vida, etcétera.

Jesús = el hombre, quién más que alguna otra persona, comprendió a Cristo, nuestra relación constante e irrompible con Dios. Jesús fue tan constantemente consciente de nuestra conexión inseparable con Dios, y de hecho, nunca se desvió de esa conexión, que tiene el título especial de Cristo Jesús. Cristo Jesús es el hombre que mejor entendió y demostró el poder /verdad que nos hace conscientes de nuestra conexión inseparable con Dios, la fuente ilimitada de todo el bien, todo Amor, toda Vida, etcétera.

Entonces, la Doctrina de la Expiación explica cómo…

• Encontramos la expiación, nuestra conexión con la fuente ilimitada de todo el bien, a través de Cristo Jesús, quien mejor comprendido y demostró el poder /verdad que nos hace conscientes de Cristo, nuestra conexión inseparable con Dios, la fuente ilimitada de todo el bien.

• Encontramos nuestra conexión con Dios (nuestra salvación, como ser salvos) a través de Cristo Jesús.

• Nos salvamos a través de Cristo Jesús.

Como Mary Baker Eddy manifiesta en uno de los seis artículos de fe de la Ciencia Cristiana, “Reconocemos la expiación de Jesús como la evidencia del Amor divino y eficaz, que revela la unidad del hombre con Dios por medio de Cristo Jesús, el Mostrador del camino; y reconocemos que el hombre se salva mediante el Cristo, mediante la Verdad, la Vida y el Amor como fue demostrado por el Profeta galileo al sanar a los enfermos y vencer el pecado y la muerte.” [S20]

Veamos cómo explora la lección de esta semana la Doctrina de la Expiación:

El Texto Áureo establece el tono de la lección con la pregunta retórica de Paul, ¿“Quién nos separará del amor de Cristo?” ¡Nadie! Nadie y nada nos pueden separar del amor de nuestra conciencia de Dios, el Amor divino. El cuerpo puede intentar quejarse y los hechos noticiosos pueden amenazar con conmocionarnos, pero cuando confesamos la imposibilidad de nuestra separación de Dios, descubrimos una constante quietud y una paz que nos da poder para sanar y confortar y librarse de la limitación.

La Lectura Alternada (LA) continúa con la descripción bella de Pablo de nuestra inseparabilidad del Amor divino. Siempre aprecio los puntos de vista profundos de Pablo en esto porque él experimentó un despertar tan dramático cuando él percibió a Cristo – su conciencia del Amor divino – en el camino hacia Damasco. Su vida entera hasta ese punto se había versado en la teología judía que él estaba separado de Dios, y había necesitado trabajar realmente duro y seguir centenares de leyes estrictas antes de que él pudiera ser reconciliado (conectado) con Dios. Pero su visión del Cristo (la conciencia de su conexión con el Amor) en el camino hacia Damasco transformó su corazón haciéndole sentir su expiación inmediata, que era ya cierta, pero que él no había parecido haber sentido antes de ese momento. Pablo ahora comprendió el papel de Cristo en nuestra expiación, y se convirtió en su misión compartir las buenas noticias acerca de nuestra expiación con otros, como él hace en las cartas a los Romanos y los Corintios en nuestra LA esta semana. Pablo explica su misión de ayudar a otros a ver su actual expiación con Dios, “Y todo esto es un regalo de Dios, quien nos trajo de vuelta a sí mismo por medio de Cristo. Y Dios nos ha dado la tarea de reconciliar a la gente con él.” (LA, NLT).

Pablo nos vio a todos nosotros como hijos de Dios, inseparables de nuestro padre cariñoso. Él escribe, “Y hijos, entonces herederos; herederos de Dios, y coherederos con Cristo.” Puesto que ya tenemos la LA en la Versión King James en nuestra lección, aquí les va otra perspectiva de estos mismos versículos de la versión Nueva Traducción Viviente:

“Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor”. (LA, NLT).

Sección 1: Formas en las cuales estamos conectados (somos uno) con Dios.

La primera sección inicia describiendo al Amor siempre presente: ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? [B1] La sección describe nuestro a-una-miento y las formas en las cuales podemos comprender nuestra conexión con Dios. “La expiación es la ejemplificación de la unidad del hombre con Dios.” [S1] De hecho, a través de toda la lección de esta semana, encontramos metáforas para describir nuestra conexión (a-una-miento) con Dios. Listaré las metáforas que encontré, y que usted probablemente encontrará aún más.

Conté tres en la LA:

1. Hijos de Dios; la relación hijo-padre

2. Herederos de Dios; la relación heredero-benefactor

3. Somos el “templo del Dios viviente”; Dios mora y camina en nosotros como templos

Y la primera sección contiene aún más de estos ejemplos:

4. La madre que cuida a su hijo; una madre nunca podría olvidar la lactancia de su hijo de su pecho [B2]

5. ¡Estamos esculpidos en las palmas de las manos de Dios (amo este porque, cuando yo quiero recordar un asunto “para hacer”, lo escribo en mi mano!) [B2]

También en esta sección, se nos recuerda que no necesitamos sacrificar animales inocentes para llegar a ser uno con Dios [B3] Pensar que Dios no nos amará a menos que matemos a los animales inocentes puede parecer inverosímil ahora, pero me pregunto cómo nuestras excusas para no sentirse amado por Dios podrían sonar para alguien que vivió durante los tiempos bíblicos.

Pero, si la expiación no requiere que nosotros sacrifiquemos animales inocentes, ¿qué requiere? ¿Qué “requiere” El Señor “de usted”? [B3]

a) hacer justicia

b) amar misericordia

c) caminar humildemente

¡Guau! Tres pasos fáciles. Y, ¿adivinen qué? Las tres historias de la Biblia en la lección de esta semana ofrecen puntos de vista acerca de estos tres pasos, así es que tienen instrucciones y modelos de comportamiento para entender. Estos pasos son los pasos de la Verdad (no los pasos hacia la Verdad, como alguien me señaló este último fin de semana). Y, “La comprensión de la Verdad da plena fe en la Verdad, y la comprensión espiritual es mejor que todos los holocaustos” [S5].

Sección 2: Hacer justicia

En la segunda sección, vemos referencias acerca de la ley y la justicia que me hacen pensar en el primero de los tres “pasos de la Verdad”: “¿y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios?” [B3]

Esta sección introduce la idea del pacto– el acuerdo o el contrato – del Señor con nosotros, y se añade a nuestra lista de metáforas:

6. Dios pone Su ley en nuestra mente, y la escribe en nuestros corazones [B4]

Las palabras de Dios, “pondré mi ley en su mente,” ha debido haber tenido gran significado para las personas judías cuyas vidas se centraron en cuestiones de derecho. Para mí, esta frase es una oración y una protección cuando pienso acerca del cuerpo. Cómo podría decir el cuerpo que tiene un dolor de estómago, por ejemplo, cuando ley de Dios está escrita en nuestra mente, nuestro interior. La ley de Dios sólo podría dar como resultado paz, no los problemas de la barriga. Supongo que, incluso podríamos decir que Dios escribe Su ley en el interior de la nación, que nos podría hacer ver mejor que Su Ley es la Ley suprema gobernando nuestros cuerpos y nuestras naciones.

En la historia de la mujer cuyo niño resucitó Eliseo, vemos cómo su obediencia a las instrucciones de Eliseo condujo después a ser reconocida por Giezi y el rey. Eliseo le dio a ella instrucciones de salir de casa, y “la mujer se levantó, e hizo como el varón de Dios le dijo: y se fue ella con su familia, y vivió en tierra de los filisteos siete años.” [B5] No es una coincidencia que la mujer se dirigiera a Giezi y la conversación del rey exactamente cuándo Giezi estaba hablando sobre Eliseo restableciendo la vida de su hijo. Esto captó la atención del rey y él hizo lo justo también. Él devolvió a la mujer todo lo que fue de ella. [B5]

Es poco probable que una mujer en esos tiempos hubiera tenido mucha pretensión con sus tierras para que el rey le hubiera devuelto a ella. Sin embargo, ley de Dios supera a la ley humana todo el tiempo. Dios escribe Su ley en nuestras mentes, y en nuestros corazones [B4] Como Mary Baker Eddy manifiesta, “Dios ha construido una plataforma más elevada de derechos humanos, y la ha construido sobre reivindicaciones más divinas. Estas reivindicaciones no son hechas por medio de códigos o credos, sino en demostración de “en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres.'” [S9] Esta mujer definitivamente demostró paz y benevolencia y esto fue apropiado para que su amor fuera recompensado con justicia. Como se muestra en esta historia acerca de la mujer ayudada por Eliseo, la Ley de Dios corrigió y corrige lo que está equivocado en “los códigos sociales, civiles, criminales, políticos y religiosos; equipara los sexos; anula la maldición que pesa sobre el hombre, y no deja nada que pueda pecar, sufrir, ser castigado o destruido.” [B10]

Sección 3: “Amar misericordia”

La tercera sección, enfatizando en el amor y el perdón, parece resaltar el segundo requisito de Dios: “¿y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios?” [B3]

La parábola que Jesús comparte es perfecta para explicar que el amor es la ley más importante de todas. Jesús explica en su mensaje que no se trata de destruir la ley o los profetas, sino más bien para “cumplir”, o enseñarnos el significado inspirado completo de la ley y los profetas. Con la historia acerca del altar, Jesús nos está diciendo que nuestras acciones para relacionarnos con Dios son sin sentido si primero no amamos a nuestro hermano (y hermana). “Para que toda la ley sea cumplida en una palabra, incluso con esto: “Amarás a tu prójimo como ti mismo.” [S8, NKJV].

Jesús llamó a Pedro y a Andrés a la misión de ayudar a otros a encontrar la expiación, a hacerlos “pescadores de hombres.” [B6] Asimismo, Pablo llama todos nosotros, en nombre de Jesucristo, para unirse a él en la misión de compartir las buenas noticias acerca de nuestra expiación. Pablo escribe, " Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;... Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.” [B9, NVSR]

Esta sección parece sugerir que para amar completamente a nuestro prójimo como a nosotros mismos, debemos hacer activa nuestra misión de afirmarle la verdad de la expiación a todo el género humano. La expiación no es realmente verdad para usted o para mí; es cierta para todo el mundo, y puede ser nuestra misión compartir estas buenas noticias. Como Mary Baker Eddy explica cómo une una comprensión de nuestra expiación con un buen Dios a todo el género humano. Ella escribe, " Debiera entenderse plenamente que todos los hombres tienen una única Mente, un único Dios y Padre, una única Vida, Verdad y Amor. El género humano se perfeccionará en la proporción en que este hecho se torne aparente, cesarán las guerras y la verdadera hermandad del hombre será establecida. Al no tener otros dioses, al no recurrir a ninguna otra sino a la única Mente perfecta para que lo guíe, el hombre es la semejanza de Dios, puro y eterno, y tiene esa Mente que estaba también en Cristo.” [S12]

Tanto Cristo Jesús como Pablo nos dicen que hagamos nuestra misión compartir las buenas noticias de nuestra expiación. ¿Cómo hacemos esto? Podemos comenzar por hacer de la Verdad, nuestro eterno a-una-miento, el motivo de nuestra "conversación y andar diarios," nuestras acciones y nuestras palabras. Mary Baker Eddy explica, "Si la Verdad está venciendo el error en tu andar y conversación diarios, finalmente puedes decir: “He peleado la buena batalla... he guardado la fe”, porque eres un hombre mejor. Esto es tener nuestra parte en el a-una-miento con la Verdad y el Amor.” [S13]

Sección 4: “Andar en humildad”

Esta historia de la Biblia en esta sección muestra cómo un noble, oficial del rey, quién fue lo suficientemente humilde como para rogarle a Jesús que sanara a su hijo aun cuando él no creyera que fuera posible. Jesús le dijo, “Si no viereis señales y prodigios, no creeréis.” Pero cuando Jesús le dijo al hombre que su hijo había sido sanado, el hombre humildemente creyó y se fue por el mismo camino y se dio cuenta de que, ciertamente, su hijo estaba vivo y sano. [B10]

La humildad del noble para creer que la curación había tenido lugar antes de que él la percibiera ilustra el requisito de Dios que “andemos humildemente”. El noble confió en Jesucristo, confió en el mensaje del Cristo aún antes de que él lo viera. ¡Qué humildad y fe “¿y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios?” [B3]

Todos nosotros podemos cultivar la humildad para confiar en el Cristo- Verdad, en lugar de confiar en las sugestiones limitadas del cuerpo o los medios noticiosos aun cuando la prueba del mal parece amontonarse en contra de la salud y la paz. Esta humildad–“para andar humildemente” – da como resultado la curación. La curación por El Cristo en el tiempo de Jesús, igual que la sanación por El Cristo ahora “no sobrenatural, sino supremamente natural” y fue prueba de “Dios con nosotros,” nuestro a-una-miento con Dios. [S14] Debemos aprender a confiar en los hechos de la Ciencia, los hechos de nuestra expiación, sobre las así llamadas teorías humanas para percibir la curación por El Cristo. Mary Baker Eddy escribe, "Tienes que comprender tu manera de liberarte de las teorías humanas relativas a la salud, o nunca creerás que estás del todo libre de alguna dolencia.” [S17] Esta idea de “creencia” no es una mera palabra ligera acerca de nuestras preferencias personales. “El verbo hebreo para creer tiene también la intención de ser firme o ser constante.” Así es que podemos aprender a ser “firmes” y "constantes” en nuestra percepción del mensaje de Cristo. Podemos hacer esto cuando seguimos el camino de Jesucristo para la curación y el estudio de nuestros libros de texto, haciendo de la Biblia "la Biblia de la carta de navegación de la vida.” [S18] No estamos a la deriva. Somos “firmes y constantes.”

En la medida que somos “firmes" y “constantes" en cuanto a la revelación del Cristo-Verdad sobre el testimonio falso del cuerpo o los medios noticiosos, estamos "teniendo parte en la expiación; esta es la comprensión, en la cual Jesús sufrió y triunfó..” [S18]

Así mismo, pienso que esto cuenta como otra metáfora de nuestra relación inquebrantable con Dios (¿está de acuerdo?):

7. Somos tejidos en el manto de justicia del Cristo. "La Ciencia divina del hombre está tejida en una sola tela consistente, sin costura ni rasgón. La mera especulación o superstición no se apropia de parte alguna del divino vestido, mientras que la inspiración restaura todas las partes del manto de justicia del Cristo.” [S15]

Sección 5: Jesucristo nos indica el camino de expiación a través de la crucifixión y la resurrección

La quinta sección explica el papel de Cristo Jesús en nuestra expiación. Cristo Jesús es el Mostrador del camino, que demostró nuestra unidad con Dios. Podemos seguir el ejemplo de Jesucristo al esforzarnos en "solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.” [B3] Mary Baker Eddy ofrece esta afirmación de la Ciencia Cristiana para explicar cómo podemos seguir a Cristo Jesús como el Mostrador del camino a la comprensión de nuestra expiación: "Reconocemos la expiación de Jesús como la evidencia del Amor divino y eficaz, que revela la unidad del hombre con Dios por medio de Cristo Jesús, el Mostrador del camino; y reconocemos que el hombre se salva mediante el Cristo mediante la Verdad, la Vida y el Amor como fue demostrado por el Profeta galileo al sanar a los enfermos y vencer el pecado y la muerte.” [S20]

La crucifixión y la resurrección nos prueban eso, como Pablo dijo, “nada nos puede separar del amor de Cristo.” [LA] Jesús demostró que nada, ni aun lo “escarnecedor” y “ruin” y la crucifixión, lo podría separar del Divino Amor. Y, mentalmente no dejamos a Jesús en el calvario. No podemos pensar obsesivamente en los porqués y los cómos de una ocurrencia tan mala y horrible. En lugar de eso, celebramos la resurrección. Es en la resurrección que vemos claramente que nada podría separar a Jesús de la Vida Divina.

Es como si los enemigos de Cristo Jesús intentaran mostrar que él no estaba relacionado con Dios, que él podría ser desgarrado fuera de la Vida Divina. Pero Cristo Jesús mostró que esto no sería posible. Nada podría separar al Cristo, Jesús y Dios. Ellos son uno. Y, la demostración de Cristo Jesús de este hecho es nuestra prueba de que tampoco podemos ser separados de Cristo o Dios.

Encuentro que esta cita de Romanos es un poco difícil para entender: "si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.” [B14] Para mí, esto quiere decir que si realmente no comprendemos la crucifixión de Jesucristo pero todavía tenemos fe en su mensaje, estamos unidos a Dios. Pero cuando comprendemos el significado correcto de la resurrección, somos de verdad salvados porque estamos activamente al tanto de nuestro a-una-miento, y verdaderamente sabemos que ya somos uno con Dios.

Mary Baker Eddy explica que, " La expiación es un problema difícil en la teología, pero su explicación científica es que el sufrimiento es un error del sentido pecaminoso que la Verdad destruye, y que finalmente tanto el pecado como el sufrimiento caerán a los pies del Amor eterno.” El pecado puede ser comprendido como una falsa creencia de que podemos estar separados de Dios. Entonces, para insertar esta definición en esta declaración: "Su explicación científica es, que ese sufrimiento es un error de [una falsa creencia de que podemos estar separados de Dios] que la Verdad destruye, y eventualmente ambos [la falsa creencia de separación] y el sufrimiento caerán a los pies del Amor eterno.” [B21]

Sección 6: Nuestro Único Dios y Padre el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.

La sección seis concluye con afirmaciones confortantes acerca de nuestra conexión con el Amor Divino, nuestra unidad con el Espíritu infinito. Aquí están las palabras de Pablo para los Efesios según la traducción J.B. Phillips:

"Como cautivo de Dios, entonces, le ruego a usted que viva vidas dignas de su llamado alto. Acepte la vida con humildad y paciencia, dejando un margen unos a otros porque usted se aman unos a otros. Haced su meta el ser uno en el Espíritu, e inevitablemente estarán en paz unos con otros. Todos ustedes pertenecen a un organismo, del cual hay un Espíritu, tal como todos ustedes experimentaron un llamado para una esperanza. Hay un Lord, una fe, un bautismo, un Dios, un Padre de todos nosotros, quien es el que está sobre todo, el Único que trabaja a través de todo y el Único que vive en todo.” [B16]

Y, para añadirle algunas metáforas finales a nuestra lista:

8. Somos los cautivos de Dios (esto en verdad es liberador, en la medida en que somos mantenidos a salvo y seguros y con Dios siempre) [B16]

9. todos nosotros pertenecemos a "un cuerpo, y un Espíritu tal como ustedes experimentaron un llamado a una esperanza” [B16]

10. Somos uno con Dios así como una gota de agua es una con el océano [S25]

11. Somos uno con Dios así como un rayo de luz uno con el sol [S25]

Viendo esta lista de al menos once formas para describir nuestra unidad con el Amor, me hace maravillarme de cuántas de estas metáforas existen en nuestros libros de texto. Quizá usted querrá unirse a mí en hacer una lista de descripciones metafóricas de nuestro a-una-miento. Sospecho que la lista es larguísima debido que nuestra unidad con el Amor Divino es, de hecho, el mensaje primario de la Biblia.

Metaphysical

Claim your pure-as-gold heritage! - Most of us don’t like the word sin. And, yet, those of...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page