Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

Conoce la eterna misericordia y bondad de Dios, a medida que camines en la justicia

Craig L. Ghislin, C.S., Glen Ellyn (Bartlett), IL
Posted Monday, April 28th, 2014

Ideas Metafísicas


Conoce la eterna misericordia y bondad de Dios, a medida que camines en la justicia

 

Craig L. Ghislin, C. S., Glen Ellyn (Bartlett), IL

Publicado Lunes, 28 de abril de 2014

Conoce la eterna misericordia y bondad de Dios, a medida que  camines en la justicia

Aplicación de ideas para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana sobre:

 

"El castigo eterno"

28 abril-4 mayo, 2014

Por Craig L. Ghislin, C. S.

Glen Ellyn, Illinois (Bartlett)

craig.ghislincs@icloud.com / (630) 830-8683

[Corchetes en cursiva del Director de CedarS Warren Huff.

Traducción libre de Patricio Kelly autorizada por Warren Huff

 

Todos nosotros hemos sido castigados, ya sea en un momento u otro. Usualmente estos castigos son para nuestro propio bien. Podemos mirar hacia atrás y encontrar valiosas lecciones. Cuando estamos en medio de la reprimenda, podemos sentirnos bastante mal, y a veces puede parecer que las cosas van a tomar un largo período de tiempo-si es que alguna vez lo hacen- para quedar bien de nuevo.

El Texto Áureo por sí mismo es un sentimiento muy esperanzador, pero considerando todo el contexto, nos encontramos con que los hijos de Israel habían sido exiliados, castigados por sus pecados. Les parecía a ellos como si Dios, por un momento, les  hubiese vuelto la espalda, pero ahora Dios promete que la relación va a ser permanentemente restaurada; no muy diferente de la promesa de Dios a Noé de que un evento tan catastrófico como el diluvio no volvería a ocurrir, y que Dios estaría siempre con nosotros. La adversidad puede parecer abrumadora en el momento, pero el profeta nos está animando a no desanimarnos. Incluso en medio de una oscuridad aparentemente terrible, el rostro de Dios todavía nos sonríe.

La Lectura Alternada continúa esta idea representando a Dios como bueno, listo para perdonar, y grande en misericordia para con los que le invocan. El salmista sabe que cuando él llame, Dios le responderá. Él anhela caminar con Dios y no desviarse del verdadero camino, pero confía en que si lo hace Dios le ayudará. De hecho, el salmista está bastante seguro de que va a cometer errores, y porque entiende que Dios es benévolo, él sabe que puede acudir a Dios cuando se mete en problemas.

Si tú te metiste en serios problemas, ¿irías a alguien que te culpa, y te grita, y te haga sentir que no vales nada? Probablemente no. Irías a alguien que tú sabes que te ayudaría, te guiaría, te corregiría de ser necesario, y te animaría en tus luchas. Cuando yo estoy en problemas, acudo a Dios. Soy recordado de las palabras de nuestra Líder, "Fiel tu voz escucharé, para nunca errar..." (“Apacienta mis ovejas”, Himno 304). Históricamente, las Lecciones sobre el tema de esta semana, El castigo eterno, siempre enfocan la naturaleza amorosa de Dios, más bien que en la anticuada visión de Dios como un juez que arroja rayos y centellas. La bondad y la misericordia se destacan esta semana. Según Strong, las palabras hebreas traducidas como "bondad" y "misericordia", son muy similares, y podrían traducirse intercambiándose; ambas definiciones incluyen las ideas de compasión, devoción, gracia, favor, y amor que no cambia.

La bondad, tal como se define en el The Student´s Reference Dictionary (Diccionario de Referencia del estudiante, en inglés), significa: "buena voluntad; benevolencia; ese temperamento o disposición que se deleita en contribuir a la felicidad de los demás, que se ejerce con alegría en gratificar sus deseos, suministrando a sus necesidades, o aliviando sus aflicciones..." Misericordia se define como: "esa benevolencia, mansedumbre o ternura de corazón que predispone a una persona a pasar por alto las ofensas, o para tratar a un ofensor mejor de lo que merece; la disposición que atempera la justicia, e induce a una persona ofendida a perdonar transgresiones y lastimaduras, y se abstiene del castigo, o inflige menos de lo que la ley o la justicia van a justificar." Si bien esta definición es amplia, continúa diciendo, "En este sentido, tal vez no haya palabra en nuestro idioma que sea precisamente sinónimo de misericordia. Lo que más se aproxima a ella es gracia. Implica benevolencia, ternura, dulzura, piedad o compasión y  clemencia, pero ejercida sólo hacia los ofensores. La misericordia es un atributo distintivo del Ser Supremo."

Todos tenemos que reconocer que gran parte de los males del mundo de los cuales sufrimos y nos quejamos son debido a la falta de bondad y misericordia. Gran parte de la justificación que la gente tiene para la venganza está basada en un falso sentido de Dios y de la justicia divina. Nuestra Líder escribe en Ciencia y Salud con Clave de las Escrituras, "Quienquiera que crea que la ira es justa o que la divinidad es apaciguado por el sufrimiento humano, no comprende a Dios" (C&S 22:27). Esta Lección nos dará una mejor comprensión de Dios y de su misericordiosa bondad.

 

Sección 1: "...el mal no forma parte del conocimiento divino."                   (La Unidad del Bien 4:21)

El error más flagrante que la gente hace acerca de Dios es pensar que él conoce el mal. De alguna manera ellos se imaginan que Dios ve todo lo que ellos están haciendo -lo bueno y lo malo- y está haciendo el seguimiento de todo eso, castigando y recompensándolo en consecuencia, y finalmente, decidiendo si son merecedores del cielo o del infierno. En la página 1 de su libro La Unidad del Bien, Mary Baker Eddy advierte a sus estudiantes que eviten la cuestión de si Dios conoce o no el mal, hasta que consigan una mejor comprensión de Dios. Sin embargo, dos veces al año con el tema de esta semana, y varias veces en el medio, nuestras Lecciones Sermones abordan directamente esta cuestión.

Antes de entrar en el meollo de la Lección, considera el siguiente pasaje de La Unidad del Bien. Pone sobre la mesa para nosotros, y sucintamente explica estos importantes puntos.

“El pecador no tiene refugio alguno contra el pecado, a no ser en Dios, que es su salvación. Sin embargo, tenemos que comprender la presencia, el poder y el amor de Dios para ser salvados del pecado. Esta comprensión le quita al hombre su afición por el pecado y el placer que encuentra en ello y, por último, disipa el dolor que proviene del mismo. Luego, como finale en la Ciencia, sucede lo siguiente: El pecador pierde su sentido de pecado y alcanza un sentido más elevado de Dios, en quien no existe el pecado.” (Unidad 2:06).

Las Escrituras claramente declaran que Dios es "muy limpio de ojos para ver el mal" (B1). Como dice el teólogo Albert Barnes, "La luz no puede coexistir con la oscuridad, el fuego con el agua, el calor con el frío, la deformidad con la belleza, la grosería con la dulzura, ni es el pecado compatible con la Presencia de Dios... Hay toda una contradicción entre Dios y la falta de santidad." Dios es estable y constante como una roca y Su "obra es perfecta" (B2). Dios no nos está observando para atraparnos en un error, ni ha salido para cazarnos. Eso es un punto de vista totalmente humano. Dios es divino. Él es bueno, y "para siempre es su misericordia" (B3). A pesar de que parece que sufrimos, Dios no se va a deshacer de nosotros. Dios está siempre del lado de la justicia y los que saben eso van seguirlo a Él. (B4) Jeremías nos recuerda (B5) que a pesar de que los judíos en el exilio pasaron mucho tiempo sin ninguna  prueba reconocida del cuidado de Dios y deploraban su condición; Dios siempre los había amado, y los guiaría fuera del cautiverio.

Mary Baker Eddy miró el tema lógicamente: "'Dios es Amor'. Más que esto no podemos pedir, más arriba no podemos mirar, más lejos no podemos ir" (CS1). No tiene en absoluto ningún sentido, y es contrario a la lógica, tener un creador que ama al hombre y lo hace capaz de hacer el mal, y que espera que lo haga, y luego lo castiga por ello (CS2). El pecado y el mal simplemente no pueden venir de un Dios bueno y que ama. Los atributos de Dios mencionados por la Sra. Eddy (CS3) coinciden con las definiciones de la bondad y la misericordia mencionadas anteriormente. Si Dios nos hizo capaces de pecar, entonces no podemos evitar el pecado y no es ni justo, ni semejante a Dios, castigar lo que no se puede evitar. Tampoco permitió Dios que seamos pecadores, a fin de "ponernos a prueba", tal como creen muchas teologías. Dios no es "el autor de los pecados experimentales" (CS4).

Así que, si Dios no nos creó para el castigo, ¿qué significa esto? Significa que no estamos configurados para ser pecadores, y nosotros no tenemos por qué caer en el pecado. Tenemos el derecho dado por Dios de rechazar cualquier pecado que se presente (CS5). Si pensamos que no tenemos ninguna posibilidad o  poder para vencer el pecado, estamos perdiendo el barco, y podríamos llegar a sentirse solos y alienados en un mundo de maldad. Pero eso es un malentendido. Razonando espiritualmente, podemos confiar en la omnipotencia de Dios y estar confiados de que la voluntad de Dios para nosotros es siempre buena.

 

Sección 2: El pensamiento es lo que cuenta.

Así que, si Dios no nos creó para el pecado, y Él es el Amor mismo, -misericordioso y bondadoso, no iracundo- ¿el pecado queda impune? De ninguna manera. Pecar es alejarse de Dios, y mientras que Dios es el bien omnipotente, permitirse el pecado, o creer que estamos separados de Dios, trae resultados infelices, que se sienten muy semejantes a los castigos. Pero no es Dios quien castiga: el pecado trae su propio castigo. Cosechamos lo que sembramos (B6). Si sembramos para la carne, cosecharemos corrupción. The Expositor´s Greek Testament (Expositor del Testamento Griego) comenta sobre Gálatas 6:7: "Toda acción produce un efecto en el carácter del actor correspondiente con tanta exactitud a sus motivos como el fruto a la semilla. Si surge del deseo egoísta, estimula el crecimiento de los malos deseos, y termina en una cosecha de corrupción interna".

Esta advertencia es algo que el Rey David podría haber considerado antes de decidirse a hacer un avance con Betsabé (B7). Él podría haber suprimido su deseo por ella, pero en cambio él la persiguió. Puesto que él nunca la había visto antes, es bastante claro que su motivo era la lujuria. Cristo Jesús advirtió contra las actividades lujuriosas, y llevó su advertencia un paso más allá. Dijo que incluso el entretener el pensamiento de un deseo sensual equivalía a caer realmente en el acto mismo (B8). Esto puede sonar como extremo para algunos, pero nosotros, como científicos cristianos, debemos entender más que otros lo importante que es mantener una estrecha vigilancia sobre nuestro pensamiento. Para aquellos que pueden resentirse ante las estrictas implicaciones de la instrucción de Jesús, el teólogo Adam Clarke parece al principio manifestar empatía: "Si las miradas y deseos voluntarios y deliberados hacen adúlteros y adúlteras, ¡cuántas personas están allí cuya vida entera es un delito continuado!" Pero luego llega a la conclusión: "Muchos aborrecerían cometer un acto externo ante los ojos de los hombres, en un templo de piedra; y sin embargo, ¡ellos no tienen miedo de cometer una multitud de tales actos en el templo de sus corazones, y a la vista de Dios!"

Mary Baker Eddy subraya la declaración de Jesús señalando la importancia de "la acción de la mente humana" (CS6). Parece que a veces los científicos cristianos dan la impresión de que no pueden ser pecadores porque, después de todo, el pecado es irreal. Pero la señora Eddy no evadió el tema y, de hecho, enfatizó enseñarnos que el pecado realmente trae castigo (CS7). Ella enseña que el pecado trae su propio sufrimiento y que el sufrimiento es el medio para destruir el pecado (CS8). Si uno satisface el pecado, no hay manera de evitar el sufrimiento. El libro de texto dice: "Todo supuesto placer en el pecado proporcionará más de su equivalente de dolor, hasta que la creencia en la vida material y en el pecado sea destruida." La única manera de escapar de las repercusiones  del pecado es dejar de pecar (CS9).

Como lo hizo Jesús, la Sra. Eddy nos advierte que debemos prestar especial atención a lo que estamos pensando. Ella nos advierte acerca de "los pensamientos que se vuelven de continuo hacia uno mismo," en relación con el cuerpo, y la expectativa de placeres y dolores corporales. Mirar hacia el cuerpo para el placer o la felicidad trae lo opuesto (CS10). El remedio consiste en lo siguiente: "Vuelve tu mirada del cuerpo hacia la Verdad y el Amor." En la proporción exacta en que miremos lejos del cuerpo hacia puntos de vista espirituales, los vamos a traer a nuestra experiencia.

Algunos podrían pensar que el hecho de que el castigo por el pecado no puede ser evitado significa que Dios no es tan misericordioso como decimos que Él es. Pero nuestra Líder explica que la misericordia divina perdona el error destruyéndolo (CS11). A pesar de lo que los medios tratan de decirnos, no somos pecadores mortales, somos ideas espirituales. A medida que entendemos esto, estamos dispuestos a desprendemos de la sensualidad y nos esforzamos por ser más espirituales. Pero estamos advertidos de que cuanto más profundamente nos metemos en el error, más difícil será salir de él, así que vamos a hacer nuestro mejor esfuerzo para evitar el error en el primer lugar -al observar nuestros pensamientos cuidadosamente. Puede ser un desafío, pero merece la pena el esfuerzo.

 

Sección 3: Tenemos que Arrepentirnos.

A veces se necesita un poco de esfuerzo para convencernos de que estamos pecando. La mayoría de la gente, antes de pecar, no comienzan pensando, "¿Cómo puedo romper la ley de Dios hoy?" No, por lo general piensan que están haciendo algo bueno para ellos y poco piensan más allá de la gratificación del momento. Ellos permiten que sus emociones superen a su inteligencia. Pero eso mete a la gente en problemas. David necesitaba ser convencido de que había cometido un error, así que Natán le contó una historia en la que el protagonista sin duda estaba en falta (B9). David vio claramente que el hombre en la historia había hecho mal y estaba enojado con él, y entonces Natán le mostró a David que él había hecho lo mismo. David con razón se sintió terriblemente mal, y según la tradición, escribió un hermoso salmo de arrepentimiento (B10). La clave aquí es que él acepta la responsabilidad de su pecado y desea profundamente ser hecho puro de nuevo. Él quiere empezar de nuevo con un borrón y cuenta nueva y volver a estar bien con Dios.

Si alguien ha hecho algo realmente malo, sabe la verdad del  sincero anhelo de David. Isaías promete que aquellos que se arrepienten encontrarán la paz y la misericordia (B11). Si estás en esta situación ahora, o si tú tienes algún viejo pecado del pasado que todavía está tratando de arrastrarte hacia abajo, deje que tu cansado corazón abrace el espíritu de la súplica de David. Si eres honesto y sincero, encontrarás la paz.

La sinceridad es la clave. Nuestro libro de texto nos dice que lamentar es fácil, pero la reforma demuestra nuestra sinceridad (CS12). Es cierto que puede ser difícil reformarse de algo que uno piensa que es capaz de darle felicidad. Sin embargo, está claro, que la felicidad que produce el pecado es fugaz, y que el pecado trae después tristeza y culpa. Cuanto más pecamos, peor se pone - una espiral descendente sin fin. La reforma realmente comienza cuando vemos que, en realidad y en primer lugar, no hay placer en el pecado (CS13). Buscar activamente y amar el bien desplazará a los falsos apetitos. Para los científicos cristianos esto es una orden directa. Debemos revertir todos los errores de la sensualidad y reemplazarlos con verdades espirituales. La Sra. Eddy no ahorra palabras aquí - ella nos dice "Sofoca estos errores" rápidamente si no queremos que la cosa empeore (CS14). Es una táctica conocida de la guerra, si quieres ganar, tienes que aplastar al enemigo por completo y explotar la victoria, o el enemigo volverá para atraparte otro día. Nosotros derrotamos al error al exponer sus falsos métodos y mentiras (CS15). Esa es otra táctica de guerra. El vencedor puede ver a través de la mala dirección y el engaño del enemigo. Así que vemos a través de la mentira y no nos dejamos engañar por ella.

Nada de esto puede hacernos daño. Es un artículo de fe de nuestra iglesia que Dios perdona el pecado destruyéndolo, pero vamos a sufrir todo el tiempo que continuemos pecando (CS16). El sufrimiento que nos vuelve del pecado es una cosa buena. Nos ayuda a avanzar hacia "la rectitud, la paz y la pureza " (CS17).

 

Sección 4: Echar fuera el mal y el temor trae la curación.

A veces, cuando luchamos con una enfermedad nos sentimos completamente marchitos, como una planta caída. Eso es lo que el salmista siente en la cita B12. En la siguiente cita el autor siente que sus problemas son agravados por el peso añadido de sus iniquidades, que le impiden verse a sí mismo con claridad (B13). No siempre, pero hay veces en que nuestros males físicos son exacerbados por alguna creencia pecaminosa que nos impide ver nuestro camino hacia la verdad. Ese podría haber sido el caso con el paralítico en Mateo (B15). Jesús debe haber detectado algo en el pensamiento del hombre y compasivamente enfrentó el temor, al  asegurarle al hombre que sus pecados eran perdonados. Por supuesto que hay resistencia por parte de las autoridades religiosas, que a menudo prefieren ver sufrir a un hombre por sus pecados a que sea sanado, pero Jesús se enfrentó a la oposición con dominio y sanó al hombre del pecado y de la enfermedad. Nota  que Jesús no revela la oposición en el pensamiento de los escribas,  para ceder a ella y dejar que se le impida la curación. La misma percepción que le dio la autoridad para revelar y perdonar los pecados del hombre, también le permitió descubrir el pensamiento resistente de los escribas; y él sanó al hombre a pesar de la  oposición de ellos. A veces en nuestras oraciones sentimos como que hay resistencia a la curación, ya sea de fuentes genéricas o específicas. En lugar de [dar credibilidad a] la oposición por considerarla una razón del retraso en la curación, debemos seguir el ejemplo de Jesús mediante la exposición de la resistencia [como  impotente] y sanando pese a todo. [Me encanta la certidumbre que la Sra. Eddy vio en el poder de curación cristiana de la "oración que se ofreció tan fervientemente...” sin "ningún elemento opuesto…" (Miscelánea 293:22)]

Este mismo Cristo sanador trabaja a través de la Ciencia Cristiana de hoy, y sana tanto las creencias de pecado como de enfermedad (CS18). Las personas de mentalidad religiosa están algo abiertas a la posibilidad de la curación de las cuestiones morales a través de medios espirituales, pero no están tan dispuestas para aceptar la curación de la enfermedad. En la Ciencia Cristiana, tanto el pecado como la enfermedad son ilusiones; y mientras que el pecado es considerado un mal voluntario, la enfermedad es involuntaria. La operación del Principio divino puede vencer tanto la enfermedad como el pecado, del mismo modo que la luz destruye la oscuridad (CS19).

Es interesante que la Sra. Eddy reconozca la necesidad de que el pecado sea sanado cuando se sana una dolencia corporal (CS20). Ella escribe que echar fuera el temor y el mal o el pecado, permite que nos demos cuenta de la verdad y por lo tanto trae la curación. Hay veces que los que sufren se sienten que están siendo  castigados por algo que han hecho mal, o que algo anda mal en su forma de pensar, así como ocasiones en que una persona se siente que él o ella ha orado acerca de todo lo demás que se les ocurrió y no saben qué hacer a continuación. En estos casos, permitir al  Cristo purificar y limpiar el corazón de uno, y hacer un esfuerzo sincero de ser más espirituales puede ayudarnos a elevarnos para salir del sufrimiento. Echar fuera el temor es importante también. Pero, el temor no siempre es evidente. A veces no es tanto el temor de romper una ley moral sino el temor de romper una ley de higiene material o alguna otra falsa ley. Descubrir todo lo que necesita curación incluyendo el pensamiento resistente, es lo que Jesús hizo en el caso del hombre con la parálisis (B15). Entender que Dios es la única Mente nos ayuda a dejar de lado todos los errores, y una vez que vemos nuestra verdadera naturaleza espiritual, no queda nada sino la perfección (CS21).

Este proceso de reconocer a Dios como la única Mente y, por tanto, descartar la enfermedad y el pecado, no es lo mismo que suplicar a Dios por perdón y misericordia. Se trata de asumir la responsabilidad de nuestro pensamiento, de reformarlo, y aplicar la ley superior del Principio divino a nuestra situación (CS22). Entonces nos encontramos enriquecidos y sanados moral y físicamente.

 

Sección 5: ¿Cómo practicamos la misericordia y la bondad?

Así que la expectativa de que Dios sea misericordioso y bondadoso nos hace sentir mejor acerca de nuestra necesidad de perdón, pero ¿Qué tan buenos somos nosotros en la práctica de la misericordia y la bondad? Pablo exhortó a los filipenses a tener la mente (en la versión inglesa KJV; dice “sentir” en la versión española RV)  “que hubo también en Cristo Jesús," (B16). En otras palabras, debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para pensar y, por tanto, actuar como Jesús lo hizo.

¿Qué enseñó Jesús acerca de la misericordia y la bondad? Además de la bienaventuranza prometiendo que los misericordiosos alcanzarán misericordia, una de sus lecciones sobre este tema le fue dejada en claro a Pedro (B17). Pedro le pregunta a su Maestro cuántas veces debemos perdonar a los que nos ofenden. Él probablemente pensó que estaba siendo generoso al sugerir siete veces, ya que la costumbre era perdonar tres veces. Pero Jesús, básicamente, le dice que debemos perdonar siempre. Entonces Jesús cuenta una parábola acerca de cómo el reino de los cielos es como un rey que ajusta las cuentas con sus siervos. Un hombre es llevado al rey que debía al rey 10.000 talentos. Eso es más o menos el equivalente de 60.000.000 de días de salario o sea un equivalente a 191.000 años - obviamente más de lo que se podría pagar nunca. Al no ser capaz de pagar, el rey ordena que se venda al hombre y a su familia, pero el hombre le ruega paciencia. El rey es misericordioso y perdona toda la deuda. Sin embargo, este mismo hombre va y encuentra a alguien que le debe cien denarios o sea el equivalente a unos 100 días de salario. El hombre casi estrangula a la persona que le debe, y lo arroja en la cárcel. Al rey se le cuenta esta injusticia y el hombre termina en la cárcel responsable por su deuda original (de 10.000 talentos).

El punto de esta historia es que hay momentos en los que debemos más de lo que somos capaces de pagar -no sólo en dinero, sino en muchos aspectos- a la gente, y ciertamente debemos mucho más a Dios. No podemos jamás devolver esa suma, pero si queremos que Dios sea misericordioso con nosotros, deberíamos igualmente ser misericordiosos con los que nos deben. Si esperamos misericordia de los demás, debemos ser misericordiosos nosotros con ellos (B18). Vamos a recibir el mismo tratamiento que repartimos.

Ciencia y Salud nos recuerda que tenemos que seguir todas las instrucciones de Jesús (CS23). Hacerlo así nos ayudará en la curación de los demás y en vencer el pecado en nosotros mismos. Tenemos que ser honestos con nosotros mismos. No podemos exigir a los demás lo que no estamos dispuestos a dar. Tampoco podemos darnos una palmadita en la espalda, si hablamos bien,  pero no vivimos lo que predicamos (CS24). Incluso si somos perdonados por los hombres por los errores que hemos hecho, no estamos realmente perdonados por Dios hasta ser reformados por medio del Amor divino (CS25). El sexto artículo de fe de nuestra iglesia es que prometemos velar y orar para tener la Mente de Cristo, seguir la regla de oro, y ser “misericordiosos, justos y puros.” (CS26). Eso es más fácil decirlo que hacerlo, pero si cada uno de nosotros realmente se mantuviese fiel a esa promesa [en nuestro hogar, iglesia, trabajo y comunidades de campamentos] tendríamos un anticipo del cielo.

 

Sección 6: ¡Únete ahora a la marcha hacia la justicia!

Para el sentido humano, demasiada misericordia es una desviación de la justicia, y es muy difícil encontrar un equilibrio adecuado. Es difícil imaginarse por qué los tiranos y los criminales endurecidos merecen ningún tipo de misericordia. Pero con Dios, la justicia es equilibrada y justa, trayendo la paz a todas las situaciones (B19). Como cristianos, nos estamos uniendo a, y trabajando junto con, la obra de Dios. No hay necesidad de esperar ansiando que en un futuro la justicia y la misericordia estén de acuerdo. La mente carnal no puede comprender la misericordia divina. Tenemos que aprovechar la oportunidad actual (B20) y comenzar a practicar el vivir correctamente ahora mismo. El James Nisbet´s Church Pulpit Commentary (Comentario desde el Púlpito de la Iglesia, por James Nisbet) cita este pasaje del Reverendo C. Rhodes Hall: " Si no intentamos avanzar, vamos a retroceder. No hay tal cosa como quedarse inmóvil en la vida cristiana. Es una carrera que tiene que ser corrida - que sólo puede ser ganada mediante el entrenamiento y el ejercicio... Desde que ”el pecado entró en el mundo” la vida religiosa es una lucha constante con fuerzas opositoras. Debemos hacer frente a la corriente con la marea en contra nuestra..." ¿Estás tú asumiendo esta santa causa? "Los redimidos del Señor" están regresando alegremente a Sion caminando el camino de la santidad (B21). Ellos están en movimiento acercándose cada día al  cumplimiento de sus funciones como el pueblo de Dios, redimidos y purificados. Canta a Dios, dándole gracias por la liberación, el perdón y la salvación del pecado, la enfermedad y la muerte (B22). ¿Estamos en esa carretera? ¿Estamos acercándonos a Dios  purificando nuestra vida diaria? ¿Estamos dispuestos a invitar a otros a venir?

Cada paso que damos fuera del pecado y hacia Dios nos pone más en línea con Dios (CS27). Ciertamente podemos tener la esperanza de  llegar a nuestro destino, y podemos empezar por ser agradecidos por cada victoria individual. La victoria final sin duda será digna de que le cantemos, porque no quedará más pecado –no más acusador, ni acusado, ni culpable. Nuestra Líder nos asegura que no hay razón para demorar esta victoria - "Ahora es el tiempo aceptable" (CS29). Nuestra salvación del pecado, la enfermedad y la muerte es una gran cosa para lograr, así que ¿por qué nos aferraríamos a las cosas que nos alejan de Dios? Pues no lo haremos. Debemos estar contentos de dejar ir los viejos pesos terrenales y aceptar la misericordia y la bondad de Dios, volviéndonos a Él con todo nuestro ser, pidiendo un corazón limpio (CS30). Nuestro Dios es misericordioso y bondadoso, y nuestro camino es claro. ¿Qué estamos esperando?

------------------------------------------------------

Nota del Director del Campamento: Lo que arriba hemos compartido es la última de una larga serie de Ideas Metafísicas Aplicables para la Lección Bíblica, aportada por diferentes Practicistas residentes del CampamentoCedarS y ocasionalmente por otros metafísicos. Este documento es un intento de iniciar un estudio más profundo y de alentar a la aplicación de las ideas encontradas en la Lección, de la forma en que están impresas en el "Christian Science Quarterly" y disponibles en las Salas de Lectura de la Christian Science. Las mismas - hechas en un primer momento para que todos los participantes del Campamento CedarS sintieran la misma concentración e inspiración que tenían en el Campamento - en ningún momento pretenden ser algo cerrado, definitivo o concluyente, ni una forma de sustituto del estudio diario de la Lección. Estos pensamientos son una inspiración del momento y se ofrecen para brindar un poquito más de profundidad, de base sólida y de aplicabilidad a algunas de las ideas y pasajes ya estudiados. Tú puedes inscribirte para que estas ideas de aplicaciones te sean enviadas por correo electrónico - el lunes de cada semana en inglés, o los miércoles se puede obtener una traducción libre: en alemán, gracias a Helga y Manfred, o en español, gracias a un equipo de Ana, Erick, Brenda y Patricio, o en portugués, gracias a los ayudantes de Orlando Trentini en Brasil. Una traducción francesa voluntaria por Rodger Glokpor, un científico cristiano de Togo (África Occidental) ha sido contribuida. ¡Gracias, Rodger y a todos los traductores! Ve ahttp://www.cedarscamps.org/ y haz clic en "Newsletters" para recibir gratuitamente estas traducciones.
Las referencias a las citas (B_ y CS_) de esta semana en las "Ideas Aplicables" son tomadas de la versión de la Biblia de King James y del libro de texto de la Christian Science: "Ciencia y Salud con clave de las escrituras". La Biblia y el Ciencia y Salud son el pastor de las Iglesias de Cristo Científico. La Lección Bíblica es el sermón leído en el Servicio de la Iglesia de la Christian Science, que se realiza en todo el mundo. La Lección habla individualmente a cada uno mediante el Cristo, proveyendo de entendimiento individual y las aplicaciones hechas a medida para cada persona. Nos alegra que leas esto que te compartimos y esperamos que encuentres útiles algunas de estas ideas en tu viaje espiritual diario, en tu profunda búsqueda en los libros y en tu inmediato contacto con tu Consolador y Pastor) La espiritualidad es tu estado innato, la que te conecta en todo momento con Dios (CSSS 258:30) El Cristo es el regalo de luz que Jesús nos hizo. Esta luz del Cristo, la luz de la comprensión espiritual, llega a nosotros y nos trae infinitas bendiciones. Entonces ¡diviértete desenvolviendo y amando la individualidad de tus regalos espirituales! Y luego, cualquiera sea el lugar donde te encuentres, ¡compártelos con todos como grandes bendiciones que inspiran Infinitamente!
¡Disfruta!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



 

 

 

 

Metaphysical

Find out what it takes to follow the Master Christian! - We have to be willing to leave the...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page