Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

Dar y Recibir Abundantemente

Craig L. Ghislin, C.S., Glen Ellyn (Bartlett), IL
Posted Sunday, March 8th, 2015

Dar y Recibir Abundantemente

Craig L. Ghislin, C. S., Glen Ellyn (Bartlett), IL

Publicado Domingo, 8 de marzo, 2015

Dar y Recibir Abundantemente

Ideas para su aplicación de la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana para: Sustancia

Marzo 9-15 2015

Por Craig L. Ghislin, C. S.

Glen Ellyn, Illinois (Bartlett) craig.ghislincs@icloud.com / (630) 830-8683

traduccion libre de P. Kelly autorizada por W. Huff

¿Qué es lo que valoras? ¿Cuánto es “suficiente”? Hay un montón de preocupación hoy día sobre "partes” o “porciones." ¿Qué parte de mi ingreso debo ahorrar para el futuro? ¿Qué tan grande o pequeña debe ser una porción de un alimento en particular? ¿Qué parte de mi tiempo ha de ser proporcionada al trabajo, el sueño, el ejercicio, la recreación, el culto, etc.? El valor de una porción puede variar dependiendo de la calidad o escasez de una cosa en particular, o de las circunstancias de los destinatarios.

En el Texto Áureo el salmista está aludiendo a la cantidad que se recibirá como herencia. Mientras que otros colocarían más valor en la tierra o posesiones, el salmista no busca los bienes terrenos. Él sólo quiere aquellas cosas que nunca pierden valor –él busca la verdadera sustancia que procede de Dios.

Muchas de las preocupaciones en el mundo de hoy se centran en la carencia y en la inequidad. La ansiedad sobre si existe o no el bien suficiente para todos, y quien obtiene cuánto y por qué -todo está basado en la premisa de una oferta limitada y recursos finitos. La Lectura Alternada enfrenta frontalmente estas preocupaciones, cambiando la premisa de la limitación a la abundancia, estableciendo a Dios como la Fuente de todo el bien. Dios no reparte en pedacitos y fragmentos, ni tampoco al azar a algunos sí y a otros no. Él reversa por completo la escasez en suficiencia. Aquellos que están en necesidad son provistos por medio de la ley divina. En lugar de oferta en disminución, hay bendiciones multiplicadas. La verdadera sustancia nunca disminuye; sólo aumenta.

Aquellos cuya confianza está firmemente plantada en Dios, no salen simplemente del paso, sino que florecen. Al igual que el salmista, Pablo también reconoce la abundante gracia de Dios. Aquí no hay ni siquiera un indicio de limitación. Sólo desbordante bondad que nos permite hacer no algunas pocas obras buenas, sino toda buena obra "para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad." Esto naturalmente nos llena de gratitud por todo lo que Dios nos da.

Sección 1: La verdadera Sustancia viene de Espíritu

Dios, siendo Espíritu, es lógico pensar que el bien que Él imparte es espiritual. Dios hizo todo lo que fue hecho (B1), pero Él no hizo objetos materiales sujetos a limitación y decadencia. Hizo grandiosas ideas espirituales. La creación de Dios no necesita un "big bang" o miles de millones de años para evolucionar. Todo lo que existe provino del "aliento de su boca" y lo ha sido siempre. Toma nota, también, de que hay una sensación de amplitud en la creación de Dios -"de la misericordia de Jehová está llena la tierra." El Salmista insta a todos los hombres a reconocer y alabar a Dios por sus maravillas (B2). Pablo nos recuerda que las cosas que vemos sólo son un indicio de la inmensidad de la creación espiritual (B3). Esto indica que detrás de las cosas que vemos está la verdadera sustancia -la esencia, o la idea de algo que existe en la eternidad. Jesús dice claramente, "lo que es nacido del Espíritu, espíritu es" (B4). Incluso la ciencia material enseña que lo semejante produce lo semejante. Lo que Dios hace debe ser como Él.

Mary Baker Eddy llevó esta lógica a la conclusión de que no sólo todo lo que Dios hizo es como Él; sino que sólo Dios, el Espíritu es verdadera sustancia (C1). Las cosas espirituales son reales, y eternas -son sin principio ni fin. Las cosas materiales no tienen sustancia, y son temporales, -son finitas y medidas por el tiempo. La Sra. Eddy continúa diciendo que a medida que aparece la verdadera sustancia de la creación, "la nada de la materia es reconocida." (C2). Su razonamiento es tan claro que desafía una contradicción. La clave es si aceptamos o no su premisa: que Dios es Espíritu, y Él creó todo “en Sí mismo y de Sí mismo”. Ella tiene tanta confianza en su razonamiento que le plantea al lector la pregunta: "¿Cuál debiera ser la sustancia para nosotros?" (C3). Tómate tu tiempo para pensar en cómo responder honestamente a esa pregunta. Cómo respondes impactará en cómo te acercas a cada decisión que tomes, y a cada desafío que te enfrentes.

Sección 2: ¿De qué estás hecho?

Si nos guiamos por la mayoría de las teorías que se enseñan en la escuela, parece que el hombre no es mucho más que un conjunto de partículas microscópicas que forman un conjunto que comprende la vida orgánica. El problema con eso es que a veces todo funciona correctamente y otras no. Aunque los teóricos vienen con leyes que parecen gobernar cómo funciona todo, ninguno de esos descubrimientos nos protege de condiciones adversas. Es más, cuanto más profundamente nos sumergimos en lo que se llama materia, menos materia encontramos. Según el sitio web physics.org, si exprimimos todo el espacio de cada átomo en la raza humana, podría caber toda la raza humana "en el volumen de un cubo de azúcar." La conclusión es que, incluso mediante mediciones mortales, la materia no es muy sustancial. Pero incluso eso no es la realidad espiritual. La realidad espiritual es que de ningún modo estamos hechos de materia, no importa qué tan minúsculas puedan ser realmente las partículas. Somos, como dice el Salmista, una creación “formidable[s], maravillosa[s] " (B5). Somos idea y todo el bien que tenemos viene de Dios. Las citas B6 y B7 reconocen a Dios como la fuente de todo lo bueno. Dios es el único poder creador y Su creación es perfecta.

Todo lo que Dios hace es formado a Su imagen, y todo lo que existe es el reflejo del ser de Dios (C4). Dios es la única sustancia, y la única sustancia que podemos tener es la del Espíritu. Pareciera que somos sustancia material, pero somos "imagen" o "idea" (C5). Lo que parece ser la sustancia material, y el pecado, la enfermedad y la muerte que la acompañan, no son condiciones reales, sino la visión distorsionada de la verdadera sustancia del Espíritu. El verdadero hombre nunca ha existido en la materia, ni está sujeto a las creencias de pecado, enfermedad y muerte. El verdadero hombre que Dios creó es "siempre está más allá y por encima” de la ilusión de vida en la materia (C6). El hombre es siempre perfecto, porque Dios es siempre perfecto. No estamos hechos por, o a causa de, leyes materiales; estamos hechos por la ley de Dios y gobernados por ella -no parcialmente, sino completamente (C7).

No hay necesidad de que tengas temor de leyes materiales de ningún tipo. Tú no eres materia. Tú eres idea, y tu sustancia está en el Espíritu. De eso es de lo que tú estás hecho, y nada lo puede tocar.

Sección 3: "¿Te gustaría con papas fritas?"

Una gran cantidad de atención se centra en los alimentos que comemos. Asesoramiento sobre el control de las porciones, la calidad, lo que debe evitar, y de que se debe conseguir más, están determinados por la convicción de que somos orgánicos y gobernados por la química y la genética. Recientemente, incluso los canales de televisión cristianos han comenzado a promover planes de dieta y ejercicios basados ​​en la Biblia. La nutrición y el ejercicio son enormes industrias en la cultura occidental. El salmista nos invita a "gustar y ver" las cosas desde una perspectiva diferente. Dios es la fuente de toda bondad, y confiar en Él trae bendiciones (B9). Al comentar sobre la invitación del salmista para "gustar y ver", el teólogo John Gill (1697-1771) señala que el individuo no regenerado a menudo tiene gustos corrompidos y prefiere más bien alimentarse de los apetitos pecaminosos de la carne, mientras que los convertidos al cristianismo tienen gustos nuevos y están dispuestos a ser alimentados sólo por Dios.

La historia de Daniel y sus compañeros rehusando la comida del rey (B10) es considerada usualmente como un ejemplo acerca de cómo la comida en sí no tiene ningún poder especial para beneficiar la salud, en comparación con la capacidad de Dios para sostener el hombre, independientemente de cuan fortificado un alimento en particular pueda estar. Pero Juan Calvino señala otro aspecto interesante. Los reyes conquistadores a menudo utilizaban los lujos como formas de ablandar la resistencia de los cautivos. Ellos les daban de comer y hacían todo lo posible para borrar cualquier anhelo por su antiguo hogar. Incluso cambiaron los nombres de sus cautivos. La abstinencia de Daniel de lujos dietéticos no era simplemente un ayuno, sino servía para recordarle su herencia, que él era un cautivo, y para evitar ser seducido por la atracción sensual de sus captores. Él estaba rechazando no sólo su comida, sino toda la forma de vida de sus captores, y estaba protegiéndose a sí mismo para evitar ser arrastrado a ella.

Cristo Jesús también enseñó que las tentaciones de la carne eran perjudiciales para el crecimiento espiritual. El Espíritu y la carne son opuestos, y sólo el Espíritu es beneficioso (B11).

La Descubridora de la Ciencia Cristiana claramente entendió el choque entre el Espíritu y la carne (C8). El Espíritu, Dios, es definido como "la sustancia única" (C9), y la carne es definida como un error de creencia, pretendiendo vida, sustancia e inteligencia en la materia (C10). Ella no esperaba que dejemos de comer y beber; pero se mantuvo en su convicción de que el hombre vive en el Espíritu, no en la materia (C11). Ella sabía que por medio del progreso espiritual, nosotros podríamos abandonar, paso a paso, la creencia de que los alimentos nos sostienen. Para llegar a esa posición tenemos que empezar desde la premisa correcta de que Dios es la única sustancia verdadera (C12). La Sra. Eddy razonó sobre este este tema con mucha lógica. La creencia mortal siempre trabaja desde dos puntos de vista. Dice que a veces la comida es buena para ti y en otras ocasiones que te puede hacer daño. El péndulo de la opinión mortal oscila constantemente de un lado a otro (C13). Primero dicen: "Los huevos son buenos, luego, son malos, luego, sólo partes de ellos son buenos, y otras partes malas." Los granos han pasado por el mismo ciclo, al igual que ciertas verduras, carnes y otros alimentos. Cada método tiene sus defensores y detractores.

La conclusión es que somos espirituales, y la comida no juega ningún papel en la determinación de nuestra salud o espiritualidad. La Mente lo gobierna todo, y la materia no tiene nada que ver con eso (C14). Calvino escribió, "... debemos considerar a nuestra vida como sostenida ni por el pan ni por ningún otro alimento, sino por la bendición de Dios." Nuestra Líder nos dice que debemos apoyarnos "en el infinito sostenedor" (C15). A medida que nuestra hambre por las cosas espirituales anula el apetito por los alimentos materiales, los manjares, o lo que sea de la dieta humana que podamos elegir, encontraremos nuestra verdadera sustancia en el alimento espiritual.

Sección 4: La sustancia de una idea correcta abre la puerta a posibilidades divinas

La súplica de Jeremías por la curación (B12) se erige como un ejemplo de lo significa confiar plenamente en Dios. Tal fe incondicional es una fuerza potente en la curación. Pablo compara el poder de Cristo a la luz que brilla en la oscuridad (B13). La luz es una presencia -tiene sustancia. La oscuridad no es una presencia, sino una ausencia. Por lo tanto, no puede resistir la luz.

Lucas registra la curación por Jesús de los diez leprosos (B14). El teólogo metodista Adam Clarke (1760-1832) vincula la pretensión de la lepra con el pecado. Él escribe: "El pecado es la peor de todas las lepras; no sólo separa a aquellos a los cuales se adhiere, de los justos, sino que les separa de Dios; y nada sino el corazón compasivo y la mano poderosa de Cristo Jesús puede liberar a cualquier alma de él".

Cuando los leprosos apelaron a la ayuda de Jesús, él les dijo que se mostraran a los sacerdotes. La ley judía requería que para ser declarado limpio por el sacerdote, (y por lo tanto capaz de reinsertarse en la sociedad), uno tenía que estar ya sanado. Esto significaba que los diez tenían que tener una expectativa muy firme de que su curación sería completa antes de llegar allí. ¿Tú confiarías tanto? Algunas personas no creerán hasta que vean los resultados, sin embargo, Jesús demandó que procedieran a ir en plena expectativa de que la curación había sido cumplida. Uno de los diez, un samaritano, a quien los judíos consideraban un pueblo malvado e indeseable, tal vez no era consciente del protocolo adecuado. Sin embargo, lo que le faltaba en la ley, lo tenía en amplia provisión del espíritu. Antes de ver a los sacerdotes, se detuvo para dar gracias y dar gloria a Dios por su curación. La gratitud que él expresó tenía más sustancia que la enfermedad y fue clave para su curación.

Las citas en esta sección de Ciencia y Salud enfatizan la gratitud como un punto clave en toda curación. La gratitud tiene mucho que ver con el reconocimiento del bien que Dios está haciendo, y con el ejercicio del sentido espiritual. El comentario de Clarke sobre la curación de los leprosos trató sobre el pecado como un impedimento para la curación. Alguien que está enmarañado en los sentidos puede tener dificultades para ver lo que Dios está haciendo, y consecuentemente, puede que le sea difícil estar agradecido por ello. Como dice nuestro libro de texto, un falso sentido de sustancia "oculta las posibilidades divinas", y la percepción espiritual "revela las posibilidades de ser" (C17, 18). La gratitud es enfocar en el bien, y luego utilizarlo. Cuando estamos realmente agradecidos, nuestra perspectiva se transforma, y ​​nuestras vidas se ajustan a nuestra nueva visión (C19).

A veces las personas pueden dudar en acudir por completo a Dios, porque tienen miedo de renunciar a sus creencias materiales, pero nunca podemos perder nada por volvernos a Dios. Nuestra verdadera identidad -aquello que es realmente substancial- siempre resulta en más bendiciones y en una comprensión más completa de nuestra relación con Dios. Cuanto más espiritual nos volvemos, menos vamos a sentir la atracción de los deseos mundanos (C20).

Es importante que nuestras expresiones de gratitud no sean superficiales. Esa transformación que se mencionó anteriormente realmente necesita ser confirmada en nuestras vidas. Los leprosos fueron completamente transformados y aunque nosotros podríamos no estar en su estado, el punto que sostiene Adam Clarke sobre la "lepra del pecado" es apropiado. Estemos tan dispuestos a dejar de lado los falsos rasgos de personalidad y los apetitos pecaminosos, como los leprosos lo estaban a ser purificados. Dejemos que nuestro verdadero sentido de la sustancia brille a través de la endeble nada de la materialidad, y abra nuestros corazones a las posibilidades divinas.

Sección 5: La sustancia de la Iglesia

John Gill escribe que el amor ferviente que Pedro pide en I Pedro (B15) es "una insignia distintiva del cristianismo,... sin la cual toda profesión de religión es una cosa vana y vacía." Esto implica que la sustancia de la iglesia es el amor de uno por el otro. La palabra "ferviente" viene del griego ektenos, que se refiere a la metáfora de un arco. Cuanto más se lo doble, mayor será la fuerza de la flecha disparada por él; por lo que cuanto más fuerte sea nuestro amor por los demás, más abundantes serán sus beneficios. ¿Qué tan fuerte es nuestro amor por los demás? ¿Retenemos una parte de él, o tiramos completamente la cuerda del arco para atrás para garantizar un impacto mayor? Los primeros cristianos necesitaban trabajadores fervorosos. Observa que el punto que se enfatiza en Hechos es que la iglesia añadió multitudes de "los que creían" a sus filas. Ellos no estaban particularmente interesados ​​en los números por sí solos. Ellos querían sinceridad y devoción. El teólogo Albert Barnes (1798-1870) señala que un número más pequeño de adherentes profundamente devotos era preferible a un gran número de miembros cuyos intereses fueran tibios (B16). Los llamados a ser santos son aquellos que han sido llamados para el servicio a Dios. Esto significaba separarse de los objetivos y búsquedas mundanas y dar una entrega total a Dios y su causa (B17). Al igual que Pedro, Pablo también recuerda a los cristianos de Roma: "Amaos los unos a los otros" (B18). Este tipo de amor no era insincero o por compromiso. Era completo y genuino. La frase "Amaos los unos a los otros" viene del griego, philostorgos, que es un compuesto de las palabras philos y storgeh que significa el tierno, indescriptible afecto entre madre e hijo, y deleitarse en él. Ellos se trataban entre sí como de la familia, hasta el punto de poner sus vidas en riesgo por el otro (B19). Eran se entregaban por completo. Sus iglesias no eran edificios, sino comunidades de fervientes creyentes.

Para Mary Baker Eddy la sustancia de la devoción era realmente el amor, pero eso incluía la demostración de amor por medio de la curación de la enfermedad y la destrucción de pecado (C23). Ella nos impulsa a ir más allá de la fe para caminar realmente el camino a la santidad. "El amor abnegado" es la clave (C24). No es lo que decimos, sino lo que hacemos, lo que hace la diferencia. Y para nosotros, como para los primeros cristianos, esto significa separarnos de la atracción del mundo. Nuestra Líder escribe, "el olvido de uno mismo, la pureza y el afecto son oraciones constantes " (C25). Tal como el arco bien extendido envía una flecha con mayor fuerza, así nuestros afectos espiritualizados producen abundantes frutos (C26).

Como creyentes y demostradores de la Verdad, somos una familia; y naturalmente nos amamos unos a otros cuando nos damos cuenta de que todos tenemos un mismo Padre. El mundo se enfrenta a graves amenazas a la paz y a la seguridad. Los cristianos de nuevo están siendo perseguidos y asesinados por sus creencias. Podría parecer que la violencia y el radicalismo derrocarían el deseo de paz. Pero el poder de la Verdad está contrarrestando la insurgencia de las influencias del mal en todos los rincones del globo. El amor es más fuerte que el odio, y el amor triunfará. La pregunta es, ¿amamos con fervor suficiente como para disolver el odio? No podemos conocer todos los motivos de aquellos que están actuando para doblegar el mundo a sus creencias por medio de la fuerza. Pero no sería sorprendente si el temor jugara un papel en esto. Es cierto que muchos de los combatientes no son más que criminales mercenarios. Pero puede haber algunos que sinceramente sientan que el único camino correcto es el de imponer su punto de vista sobre los demás a causa del temor a perder su forma de vida. Eso es sólo una especulación, pero cualquier que sea el caso, sabemos que el perfecto amor echa fuera el temor. Nuestra iglesia es la iglesia del Amor, y depende de nosotros ver que estemos curvando el arco al límite, y dejando que nuestras flechas de amor ferviente acierten en el blanco.

Sección 6: Retorno de la Inversión

Como mencioné antes, hay mucha preocupación por los recursos y quien obtendrá o no su justa parte. Los gobiernos y los legisladores debaten estas preguntas constantemente, y las personas están, o bien asustadas por los expertos, o bien tratando de ganarle al sistema para conseguir su parte del pastel. Parece que hay escasez, -miremos donde miremos-, de alimentos, de salud, de educación, y así sucesivamente.

En todas las épocas, ha habido organizaciones caritativas que luchan por conseguir fondos, y las iglesias no son las menos importantes en ese sentido. Se esperaba que los antiguos israelitas donaran una décima parte de sus cosechas para alimentar a los sacerdotes y levitas. Algunos trataban de retener una parte de sus contribuciones al templo. El profeta le dice a la gente que más que sufrir una potencial escasez por traer todos sus diezmos, el hacerlo resultaría en bendiciones tan abundante no habría siquiera espacio para guardarlas a todas (B20). La verdadera sustancia que sostenía a los levitas no era el grano que se les daba, sino la generosidad, gratitud y confianza de la gente en la provisión de Dios. Nunca podemos perder al confiar en Dios. La verdadera entrega es expresar gratitud, y ella nunca se nos puede agotar. De hecho, cualquier cosa que Dios nos conceda, nunca se puede agotar (B21). La bondad de Dios siempre llega en abundancia. Dios es la fuente de toda verdadera sustancia -nunca reciclada, ni estancada-, siempre perpetuamente fresca (B22). Como se mencionó anteriormente, es muy importante saber que el verdadero conocimiento de Dios no es el resultado de un razonamiento o comprensión humanas. Viene directamente de Dios, y se discierne por medio del sentido espiritual (B23). Conocer lo que "Dios nos ha concedido" excluye la duda. Así que aquí vemos nuevamente el beneficio de arrojar todo nuestro peso en la balanza. Los primeros cristianos expusieron sus vidas, no sólo para ellos, sino para el beneficio de las generaciones futuras. "Todas estas cosas padecemos por amor a vosotros" (B24)

Ahora tenemos nuestra parte para contribuir a las generaciones por venir. ¿Qué parte de nuestro tiempo le damos a la iglesia? ¿A nuestro propio crecimiento espiritual? ¿A orar por el mundo? La definición de la señora Eddy de "diezmo" (C29) incluye gratitud -que se discutió anteriormente, y la palabra "homenaje". La primera entrada en el The Student´s Reference Dictionary (Diccionario de Referencia del Estudiante), (una versión abreviada del diccionario Webster de la época de la señora Eddy) es reveladora. Se refiere a la ley feudal y explica el procedimiento de un arrendatario haciendo homenaje a su señor. "El arrendatario desceñido y descubierta la cabeza, se arrodillaba y sostenía ambas manos entre las del señor, que estaba sentado frente a él, y allí profesaba que ¨se convertía en su hombre, desde aquel día en adelante, de la vida, de la integridad física, del honor terrenal,¨ y luego recibía un beso de su señor." ¿Estamos dispuestos a prometer "la vida y la integridad física" a nuestro Señor? Es algo para reflexionar.

Gran parte de lo que el mundo llama sustancia, al final, no tiene valor. Nuestro libro de texto define la sustancia como "aquello que es eterno e incapaz de manifestar discordia y decadencia" (C30). Toda substancia pertenece a Dios; al igual que toda la "inteligencia, sabiduría, todo ser, toda inmortalidad, causa y todo efecto" (C31). Según la física sólo el 2% del universo es visible (physics.org). Mientras los físicos continúan investigando y teorizando sobre la sustancia de la materia, la señora Eddy ya ha dado el salto a la sustancia del Espíritu. Ella nos dice que a medida que avanzamos en nuestra comprensión de Dios, "innumerables objetos de la creación, que antes eran invisibles, se volverán visibles" (C32). Todo tiene su verdadera sustancia en el Espíritu. La Vida nunca está en la materia. En lugar de ver sólo una parte fraccionaria de la creación, eventualmente veremos el cuadro completo, a través de la comprensión de la Ciencia Cristiana, contemplando "todas las glorias de la tierra y del cielo y del hombre."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota del Director del Campamento: Lo que arriba hemos compartido es la última de una larga serie de Ideas Metafísicas Aplicables para la Lección Bíblica, aportada por diferentes Practicistas residentes del Campamento CedarS y ocasionalmente por otros metafísicos. Este documento es un intento de iniciar un estudio más profundo y de alentar a la aplicación de las ideas encontradas en la Lección, de la forma en que están impresas en el "Christian Science Quarterly" y disponibles en las Salas de Lectura de la Christian Science. Las mismas - hechas en un primer momento para que todos los participantes del Campamento CedarS sintieran la misma concentración e inspiración que tenían en el Campamento - en ningún momento pretenden ser algo cerrado, definitivo o concluyente, ni una forma de sustituto del estudio diario de la Lección. Estos pensamientos son una inspiración del momento y se ofrecen para brindar un poquito más de profundidad, de base sólida y de aplicabilidad a algunas de las ideas y pasajes ya estudiados. Tú puedes inscribirte para que estas ideas de aplicaciones te sean enviadas por correo electrónico - el lunes de cada semana en inglés, o los miércoles se puede obtener una traducción libre: en alemán, gracias a Helga y Manfred, o en español, gracias a un equipo de Beto, Lydia y Patricio, o en portugués, gracias a los ayudantes de Orlando Trentini en Brasil. Una traducción francesa voluntaria por Rodger Glokpor, un científico cristiano de Togo (África Occidental) ha sido contribuida. ¡Gracias, Rodger y a todos los traductores! Ve a http://www.cedarscamps.org/ y haz clic en "Newsletters" para recibir gratuitamente estas traducciones.

[La Newsletter de Metafísica semanal se distribuye sin cargo alguno para los 1.200 campistas y personal bendecido cada verano en el CedarS, así como a los alumnos del CedarS, sus familias y amigos que lo han solicitado. Sin embargo, las contribuciones actuales o futuras resultan de gran ayuda y son siempre bien recibidas para costear el mantenimiento de este servicio y para proporcionar a los campistas que lo necesiten, los programas y apoyo a las operaciones. Haga clic http://www.cedarscamps.org/giving/ para más información sobre cómo puede proporcionar apoyo incluso mensualmente en línea. O tú siempre puedes llamar a los Huffs en 636-394-6162 obtener información o discutir en privado cómo transferir valores u otros activos para ayudar a mantener y perpetuar el trabajo del CedarS.]

[También puede contactar a un miembro de la familia fundadora casi cualquier momento

TELÉFONO al 636-394-6162 o enviar por correo su apoyo deducible de impuestos a nuestra organización 501-C-3

(Nuestra organización sin fines de lucro, Número de Identificación Federal es # 440-66-3883):

El CedarS Camps, Inc.

1314 Parkview Valley Drive

Ballwin, MO 63011


Las referencias a las citas (B_ y C_) de esta semana en las "Ideas Aplicables" son tomadas de la versión de la Biblia de King James y del libro de texto de la Christian Science: "Ciencia y Salud con clave de las escrituras". La Biblia y el Ciencia y Salud son el pastor de las Iglesias de Cristo Científico. La Lección Bíblica es el sermón leído en el Servicio de la Iglesia de la Christian Science, que se realiza en todo el mundo. La Lección habla individualmente a cada uno mediante el Cristo, proveyendo de entendimiento individual y las aplicaciones hechas a medida para cada persona. Nos alegra que leas esto que te compartimos y esperamos que encuentres útiles algunas de estas ideas en tu viaje espiritual diario, en tu profunda búsqueda en los libros y en tu inmediato contacto con tu Consolador y Pastor) La espiritualidad es tu estado innato, la que te conecta en todo momento con Dios (C 258:30) El Cristo es el regalo de luz que Jesús nos hizo. Esta luz del Cristo, la luz de la comprensión espiritual, llega a nosotros y nos trae infinitas bendiciones. Entonces ¡diviértete desenvolviendo y amando la individualidad de tus regalos espirituales! Y luego, cualquiera sea el lugar donde te encuentres, ¡compártelos con todos como grandes bendiciones que inspiran Infinitamente!
¡Disfruta!

Metaphysical

True Freedom Comes from Spirit! - Everyone wants to feel true joy, love, wisdom, energy. We...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page