Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

[Bebe Líbremente de la Fuente de la Vida]

Craig L. Ghislin, C.S., Glen Ellyn (Bartlett), IL
Posted Monday, July 10th, 2017

[Bebe Líbremente de la Fuente de la Vida]

Ideas de aplicación metafísicas de la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana sobre


“Vida”

para Julio 10—16, 2017

por Craig L. Ghislin, C.S. Glen Ellyn, Illinois (Bartlett)

craig.ghislincs@icloud.com / (630) 830-8683

Traducción libre de Maria Luisa Heron

autorizada por Warren Huff

¿Qué es la Vida? ¿Y qué se requiere para mantenerla?

Según la biología, la vida todavía está siendo definida. Pero simplemente, la vida es generalmente considerada como un grupo organizado de células que consumen y convierten los nutrientes de energía para su uso y son almacenadas, mantienen un ambiente interno estable a pesar de las condiciones externas, crecen, se reproducen, responden a estímulos y evolucionan (ver https://www.khanacademy.org/science/biology/intro-to-biology/what-is-biology/a/what-is-life). Cada uno de estos criterios también se puede ver desde un punto de vista espiritual, y como se puede notar, algunos de ellos se abordan en la lección de esta semana. Según la Ciencia Cristiana, Dios es Vida.

En cuanto a la cuestión de los requisitos para mantener la vida, se cree ampliamente en el nivel más básico, toda vida requiere: agua líquida, productos químicos esenciales y una fuente de energía (ver http://phillips.seti.org/kids/what-life-needs.html). Aunque Dios no se menciona en estas listas, también hay algunos paralelos con los tres criterios de sostenibilidad en las Escrituras. El Texto Áureo indica que en Dios tenemos preciosos bienes: amor firme, fuente de vida y fuente de luz. El amor firme de Dios nos provee de los elementos esenciales de nuestra verdadera naturaleza. Dios también es visto como una "fuente de vida" -lo que corresponde a la necesidad de agua líquida. Y pensar en Dios como luz, y que nos da luz, se correlaciona con el pensar en Dios como una fuente de energía.

El teólogo Juan Calvino (1509-1564) señala que aquellos que ven el mundo desde una base meramente material consideran que Dios tiene muy poco que ver con la vida, por decir así. Al comentar el Salmo 36 en el Texto Áureo, escribe: "Los impíos no reconocen que es en Dios que viven, se mueven y tienen su ser, sino que se imaginan que son sostenidos por su propio poder; Y, en consecuencia, David, por el contrario, aquí afirma ... que la fuente de la vida está en Dios. Con esto quiere decir que no hay una gota de vida que se pueda encontrar sin él, o que no brote de su gracia. La metáfora de la luz, en la última cláusula del versículo, está tácitamente más enfática, denota que los hombres están completamente desprovistos de luz, excepto en la medida en que Dios brille sobre ellos. "Al estudiar esta lección, toma tiempo para reflexionar Hasta qué grado reconoces a Dios como la fuente, y la luz de la vida.

En cuanto consideramos la Lectura Alternada, vemos que el hombre es creado por Dios y sostenido por Él, alimentándonos y siendo nuestra fuente de luz. Jeremías nos dice que los que esperan en el Señor son como árboles plantados por las aguas. Aun cuando llega el calor, y las condiciones son severas, las raíces profundas son capaces de obtener alimento, permitiéndoles así dar fruto independientemente de las condiciones externas.

Proverbios nos insta a ser obedientes a los mandamientos y leyes que nos han dado nuestros padres para guiarnos, a la salud, a la larga vida y a la paz. Esto no se refiere a las reglas arbitrarias del hogar, sino a la instrucción espiritual. John Gill (1697-1771) se refiere a estos mandamientos como "un sistema de preceptos basados y de acuerdo con la voluntad revelada por Dios, y que siendo así deben ser guardados en el corazón y no olvidados; Y deben ser observados y tenerlos presente y ser obedecidos a lo largo de todo el curso de la vida, como si fuera el mandamiento de Dios mismo ... "

Prestando atención a estas leyes sirven como una lámpara para iluminar nuestro camino a través de nuestro trayecto en la vida. Como cualquiera que alguna vez hubiera pasado un tiempo en una cueva puede decirte que, el tener una lámpara te hace una gran diferencia en tu seguridad y progreso. Sin luz, nuestros pasos serían muy lentos y cautelosos. Podríamos estar tan asustados de caer o ir por el camino equivocado que casi nos paralizaríamos e incapacitaríamos de movernos en cualquier dirección. La luz no sólo nos muestra qué camino tomar, sino que nos muestra los lugares peligrosos para evitarlos. Como dijo Albert Barnes (1798-1870): siguiendo la ley de Dios nos da un buen entendimiento "para conocer tu deber y discernir entre el bien y el mal".

Sección 1: "La Vida es Mente, el creador reflejado en Sus creaciones".

Siguiendo la analogía de Dios como la fuente de las aguas vivientes, la Lección cita la declaración del salmista que su alma esta sedienta de Dios (B1). En términos generales, los seres vivos requieren agua para seguir viviendo. Varios comentaristas bíblicos señalan que apagar la sed es una necesidad más urgente que satisfacer el hambre porque beber proporciona un refresco inmediato y puede aliviar el hambre también; Mientras que el consumo de alimentos toma tiempo antes de ser beneficioso. Además, el consumo de alimentos a menudo requiere refresco líquido para ayudar, y facilitar el proceso digestivo. Esta analogía nos conduce a la conclusión de que el honesto buscador de Dios es atraído hacia el método más eficientemente posible para satisfacer sus necesidades.

El salmista no tiene sed de los dioses e ídolos del mundo pagano, sino del Dios viviente, el único que puede darle vida. El salmista también utiliza la analogía de la luz: al darnos la luz, Dios nos da el día - "el día que hizo Jehová" (B2). Muchos comentaristas creen que este "día" se refiere al día de reposo, cuando Dios declaró todo lo que El hizo era "muy bueno". Para los creyentes, el Sábado es también un tiempo para separarse de la agitación y la lucha tan común en Otros días de la semana, y dirigir sus pensamientos a Dios. En Job, Elihu declara que el Espíritu de Dios es la fuente de su vida (B3). Espíritu significa inspiración o aliento, y podría ser pensado como uno de los elementos esenciales que sustentan nuestro ser.

Cada una de las tres citas Bíblicas deja claro que Dios es la única fuente de vida, y esta vida satisface nuestras necesidades más elementales de la mejor eficiente manera. Mary Baker Eddy da un paso más allá. Dios no sólo da la vida, la luz y los elementos esenciales que nos forman: Dios es Vida. Vida es uno de los varios nombres usados ​​en la Escritura para Dios (C&S1). Nuestra Líder define Vida como “la Mente, la Creadora reflejada en Sus creaciones" (C&S2). Piensa en esa declaración por un momento. Por lo general, cuando las personas usan la palabra "vida", describen un grupo colectivo de seres vivos o seres que crecen, se reproducen y se adaptan a su entorno. Pero la Sra. Eddy nos dice que la Vida es “la creadora reflejada en Sus creaciones". Así que la vida que vemos a nuestro alrededor es realmente Dios siendo reflejado en Su propia obra.

La Sra. Eddy define el "Día" como la "irradiación de la Vida" (C&S3). El "día que el Señor ha hecho" no está definido por un reloj o un calendario. Es un despliegue del bien. Todo lo que aparece a los sentidos, que tiene lugar en el tiempo, desaparece cuando la luz de Dios ilumina nuestro entendimiento espiritual. Todo en la creación de Dios tiene acceso total a esta luz, y nunca puede separarse de ella (C&S4). Para tomar la analogía de la luz un poco más allá, todo lo real, todo lo que Dios hizo, es como la luz. Es una presencia. Cuando la luz está presente, la oscuridad huye. La oscuridad sólo parece estar presente si no hay luz. La oscuridad representa lo que Dios no creó: pecado, dolor, enfermedad y muerte. Dios, siendo Todo, no hay nada más que Él. La luz disipa la oscuridad, y la luz de la Verdad, Dios, disipa todo mal aparente. Pero recuerde, la oscuridad es sólo una suposición -una creencia falsa- que hace que el mal parezca real. En realidad, la luz ni siquiera necesita desplazar la oscuridad porque la luz de Dios esta abarcando todo. Es sólo desde el punto de vista de la absoluta falsa creencia de que la oscuridad existe.

Finalmente, al tocar brevemente el origen de la vida, nuestro libro de texto nos dice que sólo "el Espíritu, el Alma, puede evolucionar la Vida" (C&S5). Eso confirma que la Vida se crea a sí misma. La Materia no tiene nada que ver con la vida: La Materia no evoluciona, no crea, ni sostiene la Vida.

Sección 2: El Camino de la Justicia Conduce a La Vida

Un gran esfuerzo se dedica al deseo de prolongar la vida material. Casi escribí "vida humana". Pero el hecho es que se dedica mucho esfuerzo para preservar y prolongar toda la vida, incluyendo plantas y animales. En cuanto a los seres humanos, las personas hacen ejercicio y comen bien, y hacen todas las cosas que se les dice para vivir el mayor tiempo posible. Pero las Escrituras enseñan un camino diferente a la vida: el camino de la rectitud (B5). Este camino recto se ilumina siguiendo la palabra de Dios (B4). No hay muerte al seguir este camino. Génesis habla de Enoc (B6), una de las tres personas registradas en la Biblia para ascender en lugar de morir de la carne. El libro de Hebreos dice que Enoc fue "transpuesto para que no ver su muerte" porque le agradó a Dios (B7). Observe que el camino a la vida eterna no significa que vivamos para siempre en una forma material. La vida eterna significa despertar a nuestra eterna unidad con Dios completamente libre de la creencia del tiempo. En realidad no hay tiempo en absoluto, y como dice II Pedro: “para con el Señor un día es como mil años" (B8).

El libro de texto dice que cuanto más confiemos en Dios, más largos serán nuestros días (S6). Si pensamos en la definición del glosario de la palabra "Día", esto significa que cuanto más comprendamos que la Vida es inmortal, más brillante será nuestra luz y más clara veremos la realidad de todas las cosas.

En su respuesta a la pregunta "¿Qué es la Vida?", Nuestra Líder escribe: "La vida no tiene comienzo ni fin. La eternidad, no el tiempo, expresa el pensamiento de la Vida, y el tiempo no es parte de la eternidad “(C&S7). La eternidad no tiene nada que ver con el tiempo. Es simplemente el hecho presente—-"el ahora" por siempre. Enoc podía "caminar con Dios" porque no confiaba en el testimonio de los sentidos para informarle quién era, dónde estaba o cómo era. El confió solamente en Dios (C&S8).

Anteriormente mencionamos que aunque en realidad no hay oscuridad, al sentido humano le parece que la luz la disipa. De la misma manera, aunque en la eternidad no hay tiempo, al sentido humano, la mejor comprensión de la eternidad se evidencia en una mayor longevidad (S9). Finalmente, el cuadro mortal será reemplazado por la realidad de la vida inmortal por completo. La Cita C&S10 cristaliza las ideas de la Lección hasta el momento: El Hombre es la idea del Espíritu (Mente reflejada en Su creación), y vive en el día que Dios lo ha creado, irradiando la luz de la vida como reflexión de Dios, intacta por el tiempo, el pecado y la fragilidad , y la muerte. Él no vive para siempre en la materia, ni siquiera temporalmente en la materia, sino que coexiste con Dios, para siempre.

Sección 3: La Vida No Depende de la Comida que Tú comes

El salmista declara, Jehová es la fortaleza es mi luz, de mi vida (B9). Esta garantía nos libera de todo temor. El salmista también menciona la mansedumbre como una cualidad necesaria para alcanzar la verdadera satisfacción, y promete que los que alaban al Señor vivirán para siempre. Añade a la mansedumbre, alabanza, y tienes una combinación que conduce a la vida eterna (B10). Vale la pena señalar que Albert Barnes señala que "mansedumbre" en este caso, denota a los afligidos, a los pobres y a los angustiados. Esto significa que los mansos -los afligidos, los pobres y los angustiados- encuentran su camino a la vida alabando a Dios aun en peores circunstancias.

En la búsqueda de una larga y saludable vida, muchas personas miran a sus dieta como un factor clave para mantenerse en óptimas condiciones. Ciertamente, no hay nada de malo en comer alimentos sanos y apoyar prácticas responsables en el cultivo, la producción y la distribución de productos alimenticios. Pero el sobre enfatizar en las normas dietéticas lleva a algunos a ser obsesionados con estas normas y actitudes transitorias.

Tener miedo de lo que comemos o no comemos le damos a la comida más poder que a Dios. La Biblia cuenta una historia de cómo durante el hambre, Eliseo envió a alguien a buscar algunas hierbas para hacer un guisado. La persona terminó inadvertidamente poniendo calabazas tóxicas en el guisado. Algunos comentaristas han supuesto que las calabazas eran llamadas "coloquintida" cuyo apodo era, "la hiel de la tierra" - no muy apetecible. Cuando intentaron comérselo, apelaron urgentemente a Eliseo para pedir ayuda (B11). La cita dice que él les ordena agregar la comida al pote por lo cual el guisado llegó a ser comestible. Por supuesto, visto en la Ciencia Cristiana, añadir la comida no tenía nada que ver con ello. Eliseo era un profeta, y estaba ejerciendo su sentido espiritual para sanar la situación.

Generalmente, la gente pasa una cantidad excesiva de tiempo debatiendo y preocupándose por lo que comen. Pero el Maestro, Jesucristo, establece la verdad: "No os afanéis por vuestra vida, que habeis de comer o que habéis de beber ..." (B12). Él continúa diciéndonos que nuestras necesidades son conocidas y provistas en todo momento, y si buscamos primero el reino de Dios, todo lo que necesitamos será nuestro.

Nuestro libro texto enseña que Dios alimenta y viste toda su creación (C&S11). También enseña que nuestras cosechas dan fruto bajo la orden de Dios (C&S12). La Sra. Eddy aborda directamente la creencia de las teorías dietéticas. Señala la naturaleza contradictoria de las leyes dietéticas que periódicamente oscilan de un extremo a otro (C&S13, 14). Basado en la premisa de que Dios es nuestra Vida, la comida no tiene poder para ayudarnos o perjudicarnos. La comida sólo parece capaz de hacernos daño si caemos en la creencia que lo puede hacer. La Sra. Eddy sugiere que en vez de evitar los alimentos a los cuales tememos, podemos eliminar la falsa creencia de que el alimento es dañino. Una vez que la creencia se va el problema se resuelve. Como la comida que Eliseo prescribió neutralizó el guiso de veneno, así las verdades de la Ciencia Cristiana neutralizan los errores de las leyes dietéticas materiales (C&S15). Dios, el Principio divino, es nuestra Vida y Dios sólo produce armonía (C&S16).

Sección 4: Tenemos que buscar el bien en los lugares adecuados

¿A dónde buscas por seguridad en tu vida? El salmista sabía algo mucho mejor que mirar a las fuentes materiales para obtener la felicidad. No buscó riquezas terrenales porque sabía que su herencia sólo se encontraba en tu filiación con Dios (B13). Él no sólo sabía que Dios sería tu fuente de suministro por siempre, sino que si te encontraba en problemas, no importa que tan apartado del camino podría encontrarte, Dios no te dejaría sin ayuda. El verdadero camino de la vida es accesible en todo momento. Como escribe Juan Calvino: "Esa alegría verdadera y sólida en la que descansan las mentes de los hombres nunca se encontrarán en ningún otro lugar sino en Dios; Y que, por lo tanto, sólo los fieles, que están contentos con su gracia, pueden ser verdaderamente y perfectamente felices ".

Lamentablemente, sin embargo, muchas personas consideran sus vidas desde la perspectiva de "¿Qué puedo obtener? ¿Cuánto puedo acumular? ¿Qué hay en ella para mí?" Y así sucesivamente ... Vi una vez un mensaje en el parachoques de un camión grande que decía algo así como "quien muere con la mayoría de los juguetes gana".

Buscar lo que puedes sacar de la vida y definir la vida por acumulación de posesiones es un camino vacío porque si todo lo que buscas en la vida es acumular "cosas", no importa cuántas "cosas" tengas, siempre querrás tener más. Desperdiciar recursos en el consumo egoísta y los deseos frívolos es un camino hacia el vacío. El verdadero cumplimiento y la plenitud de la vida es el producto de dar no, de obtener. Mientras que la búsqueda de la felicidad a través del materialismo es un pozo que nunca se puede llenar, en una vida el dar conduce a la alegría que nunca se puede agotar.

Poniéndonos en el lugar del joven pródigo (B15), podríamos suponer que parecía que hubiéramos ganado la lotería . Después de pedir audazmente nuestra herencia mientras nuestro padre aún está vivo, ¡él nos la da! Pero el joven de la historia está buscando en un lugar equivocado para encontrar felicidad y para encontrar satisfacción. No es sorprendente que todo se haya perdido. Su derroche y su equivocada sensación de alegría lo llevan a la miseria y al vacío. En su peor momento, se da cuenta de su error y regresa a casa. Es difícil decir si muchos papás humanos tomarían al hijo y lo restaurarían con tanta bondad como el padre en la historia. Pero, por supuesto, el padre en la historia representa a nuestro divino Padre-Madre Dios.

Ciencia y Salud nos enseña que somos hijos de Dios (C&S17). Dios es nuestra "fuente primitiva [original] y última [final] de ser". Realmente no podemos encontrar la felicidad y la plenitud a través de cualquier cosa a no ser que sea viviendo espiritualmente (C&S18). Intenta probar como si nosotros quisiéramos, mirar a las cosas materiales y cómo nos traerían poca luz o alegría (S20). Buscar la felicidad en la carne es como mirar en un agujero tapado para encontrar la luz visible. Pero no todo está perdido. Esas fuertes experiencias nos hacen volver a Dios (C&S21). A medida que aprendemos a dejar de lado la creencia de que la vida está en la materia, comenzamos a aprender que la Vida esta en Dios. A veces tenemos que esforzarnos por dejar ir el mal, pero el objetivo es "no poseer otra conciencia que el bien". Esto puede parecer una orden tan inmensa que podría tomarnos no solo años, si no décadas, para lograrlo. Pero, según nuestra Líder, no tiene ser así. Ella nos dice: "Si crees en el mal y lo practicas a sabiendas, puedes inmediatamente cambiar tu proceder y obrar bien" (S22). El ímpetu para ser bueno, y buscar el camino de justicia que conduce a la vida eterna, viene directamente de Dios. Destruye apetitos falsos, y brilla la luz en nuestro verdadero ser (C&S23).

Sección 5: "La vida es real, y la muerte es la ilusión"

La mayoría de la gente diría que uno de sus mayores temores acerca de la vida es la muerte. Por supuesto, este temor se basa en la creencia de que vivimos en un cuerpo material y que nuestra existencia es frágil y a la merced de las condiciones materiales. A través de las Escrituras, se nos enseña poner toda nuestra confianza en Dios (B16). Hacerlo aliviará los temores de una muerte carnal. Nuestro Padre celestial nunca nos deja en la oscuridad. La viviente luz de la Verdad siempre nos muestra el camino.

Como la historia del hijo pródigo, la historia de Lázaro (B17) es muy conocida. Para el sentido humano la condición de Lázaro era apremiante. Sin embargo, Jesús permaneció completamente en paz. Aunque era plenamente consciente de la aparente gravedad de la condición de Lázaro, nunca aceptó el cuadro material como verdadero. Cuando llegó, la situación parecía irreversible. Para el sentido humano la muerte parece muy definitiva. María, al igual que otros, pensó que era demasiado tarde para que Jesús pudiera ayudar. La Biblia nos dice que Jesús gimió al ver la profundidad del dolor que lo rodeaba. Movido sea por la tristeza general por la condición humana, o por la falta de fe de los que lo rodean, actúa y se opone a lo que dicen los sentidos. Rechazando aceptar cualquier sugerencia de derrota o oportunidad perdida, Jesús les mandó quitar la piedra de la tumba, y agradeciendo a Dios llamó a Lázaro de la tumba. Aquí Jesús superó la aparente derrota, ante una aparentemente abrumadora cantidad de oposición.

Science and Health tells us that “Life is real, and death is the illusion,” (C&S24) reminding us that we can expect to prove Jesus’ statement, “if a man keep my saying, he shall never see death.” Recounting Jesus’ raising of Lazarus, Mrs. Eddy points out that Jesus never believed that Lazarus had died. If he had, he wouldn’t have been able to raise him (C&S25). As mentioned earlier, to mortal sense, death is “the king of terrors.” But Christ can still overcome death thus proving it to be only an illusion of material sense (C&S26). Man’s true life is “entirely separate” from the belief of life in matter (C&S27). That doesn’t mean however, that our “real” life is somewhere else. Our real and only life is right here, and right now. The belief that we live in matter isn’t real now, nor has it ever been—even temporarily. Life in matter is only an illusion—a misstatement of our true life.

Ciencia y Salud nos dice que "La vida es real y la muerte es la ilusión" (C&S24), recordándonos que podemos esperar probar la declaración de Jesús: “El que guarda mi palabra, nunca verá muerte". La Sra. Eddy señala que Jesús nunca creyó que Lázaro había muerto. Si lo hubiera hecho, no habría podido levantarlo (C&S25). Como se mencionó anteriormente, para el sentido mortal, la muerte es "el rey de los espantos". Pero Cristo todavía puede vencer la muerte demostrando así que es sólo una ilusión de sentido material (C&S26). La verdadera vida del hombre está "enteramente separada" de la creencia de vida en la materia (C&S27). Eso no significa sin embargo, que nuestra vida "real" está en otra parte. Nuestra vida real y única está aquí y ahora mismo. La creencia de que vivimos en la materia no es real ahora, ni lo ha sido nunca, ni siquiera temporalmente. La vida en la materia es sólo una ilusión, una representación equivocada de nuestra verdadera vida.

Sección 6: Jesús nos enseñó el camino

Al comienzo de la Lección vimos las aguas vivas usadas como una metáfora de Dios como Vida. Terminamos con la misma idea. El manantial de la vida es el entendimiento espiritual (B18) porque nuestro pensamiento determina nuestra experiencia. Cuanto más sepamos de la vida real, más la experimentaremos. Cristo Jesús enseñó el camino a la vida eterna. Entender su misión y lo que nos enseñó acerca de Dios y el hombre abre el camino para saber que estamos en Él, —vivimos en Dios.

La Sra. Eddy vio lo que Jesús enseñó no sólo como algo en lo que debemos creer, y esperamos que sea verdad. Ella lo veía como una Ciencia - hecho real - que podía demostrarse y probarse ahora mismo (S28). Ella dice que es algo que todos tenemos que aprender. La vida no es materia animada. La vida es Dios. Ella nos desafía a examinarnos a nosotros mismos y ver si estamos viviendo y demostrando el poder curativo que viene con la comprensión de que Dios es nuestra Vida (S29). Muchos comentaristas bíblicos luchan con el concepto de nosotros viviendo "en" Dios. Lo consideran metafóricamente como una rama conectada a una vid. Mientras que tales descripciones sugieren la unión íntima entre el hombre y Dios, la Ciencia Cristiana lo considera en su valor nominal. Literalmente "vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser en el Dios infinito" (S30). Éste es el hecho. Comprender esto verdaderamente es un "manantial de vida para el que lo tiene". ¡Así que bebamos!

Metaphysical

Find out what it takes to follow the Master Christian! - We have to be willing to leave the...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page