Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

¡Despierta! --No vivas preso en el erial de un vano ensueño material (Himno 6.1)

Rick Stewart, C.S., Dresden, Germany
Posted Monday, October 8th, 2018

¡Despierta! --No vivas preso en el erial de un vano ensueño material (Himno 6.1)

Rick Stewart, CS, Dresde, Alemania
Publicado el lunes 8 de octubre de 2018

[ ¡Despierta! “No vivas preso en el erial de un vano ensueño material” (Himno 6.1)]


Ideas de aplicación metafísica para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana:

“¿Son reales el pecado, la enfermedad y la muerte?”
Para el 14 de octubre de 2018

por Rick Stewart CS, Dresden, Alemania
rickstewartcs@aol.com +49 351 312 4736 +49 176 32 33 6080

traducción libre de P.Kelly autorizada por W.Huff

“No vivas preso en el erial de un vano ensueño material, mira al presente con valor, y presta oído a tu Señor.“ Himno 6:1
De Concord Express - Un recurso de estudio de la Ciencia Cristiana.

Fue realmente bueno tener un padre como el mío, especialmente cuando se trataba de despertarse. Ya fueran las 3, las 4 o las 5 de la mañana, crecimos en nuestra familia, siempre listos para levantarnos temprano y salir para una gran aventura al aire libre.

Estar entrenado para despertarme en cualquier momento me ayudó a prepararme para la práctica de la natación a primera hora de la mañana, para las sesiones de patrullas de surf de la madrugada y en mi trabajo como practicista de la Ciencia Cristiana. (¡También fue una gran preparación para servir como Practicista Principal del Campamento en nuestros querido Campamento de CedarS!)

La Lección Bíblica de esta semana trata por completo acerca de despertar y descubrir que no necesitamos quedarnos merodeando en el país de los sueños, cuando hay un gran bien listo y esperándonos. La llamada de atención - el toque de diana en esta Lección - no trata solo de levantarse de la cama y abrazar el día; se trata de una llamada de atención mucho más significativa. Una llamada de atención para levantarse de un lecho de enfermedad y volver a ser libre y fuerte. Un llamado a levantarnos de una cama a la cual las acciones pecaminosas nos han atado al sufrimiento y al dolor. Y el toque de diana definitivo: despertar, levantarse de un lecho de muerte, y vivir.

Pero primero hablemos de un milagro menor de la mañana del domingo pasado. La familia Stewart llegó al estacionamiento del centro comunitario donde se llevan a cabo nuestros servicios de la Iglesia y la Escuela Dominical antes que todos los demás. Y todos estábamos a bordo, Martha, Alma y mi hijo adolescente, Johann. (¡Noah está ausente en el Principia College!) Estábamos listos para abrir las puertas y preparar la bienvenida.

Todos los domingos estamos ahí, listos para la Escuela Dominical. Pero durante estos últimos tiempos ha sido un poco difícil llegar a tiempo. ¡A los jóvenes de quince años de edad les gusta dormir el domingo! Me alegra decir que tanto Noah como Johann han estado dispuestos a levantarse para la Escuela Dominical, incluso si a veces veníamos un poco tarde.

Pero el domingo pasado fuimos los primeros allí. Y se debió a una combinación de factores. En primer lugar, una membresía muy amorosa votó para cambiar el horario de nuestro servicio de la iglesia de 10 am a 11 am ¡Qué diferencia hace un poco de tiempo extra! Incluso tuvimos tiempo de desayunar en familia y sin prisa antes de partir. Otro factor importante es que los niños reconocen la importancia de la Escuela Dominical y están dispuestos a hacer el esfuerzo. Estoy sinceramente agradecido por la amabilidad de nuestra congregación de desear tanto que los jóvenes estén allí, como para que estuvieran dispuestos a ajustar el horario del servicio religioso. Así que cuando este domingo llegamos cómodamente temprano, yo fui un papá muy agradecido.

¡Pero recordemos que tenía que haber una buena disposición por parte de Johann para despertarse y prepararse! Esa es la misma disposición que necesitamos traer a esta Lección. ¿Estás dispuesto a despertar al hecho asombroso de que el pecado, la enfermedad y la muerte no son reales? Si tienes un poco de duda en aceptar este hecho eterno, deja que esta Lección Bíblica sea su despertador. Los beneficios que vas a cosechar al saltar de tu lecho de enfermedad, de tu cama de pecado o del lecho de muerte son eternos.

Contempla cómo el Texto Áureo nos pone en marcha. Y disfruta de algunas traducciones adicionales de este texto de la Biblia:

Texto Áureo | Romanos 13:11 ahora

. . . ahora es el momento de despertar del sueño: porque ahora está nuestra salvación más cerca que cuando creímos. KJV

NLT - Despierta, porque nuestra salvación está más cerca ahora que cuando creímos por primera vez.

PHIL --- el momento presente es de la mayor importancia --- es el momento de despertar a la realidad. Cada día trae la salvación de Dios más cerca que el día en que dimos el primer paso en la fe.

MSG: asegúrate de no estar tan absorto y agotado en el cuidado de todas sus obligaciones del día a día, que pierdas la noción del tiempo y te quedes dormitando, ajeno a Dios.


La Lectura Alternada es del profeta Jeremías y de la carta de Pablo a los cristianos en Éfeso. Estoy familiarizado con estos versículos y, a menudo, he pensado en ellos con respecto al despertar al verdadero mensaje profético. De repente, mientras pensaba en estos pasajes durante varios días, tuve un concepto completamente nuevo. Y tal vez fue algo nuevo para mí - pero tú siempre lo has visto.

Aquí hay una versión de la New Living Translation, 25 "He oído a estos profetas decir: 'Escucha el sueño que tuve de Dios anoche'. Y luego ellos proceden a decir mentiras en mi nombre. 27 Al contar estos sueños falsos, ellos intentan que mi gente se olvide de mí, tal como lo hicieron sus antepasados ​​al adorar a los ídolos de Baal. "

Entonces, si el objetivo es hacer que la gente se olvide del Señor, Dios, el uno y único Creador, el Espíritu, ¿qué es lo que los falsos profetas intentan que la gente crea? La materia. La materia como fuerza, poder, evolucionador, gobernante. ¡La materia se convierte hoy en el Ba'al de los tiempos antiguos, en otro poder, en otra base para la creencia!

El Cristo es el verdadero mensaje acerca de Dios y el hombre, es la verdadera idea de la filiación. El hijo del Espíritu es espiritual. Pensando conforme a estos lineamientos, la conclusión de la Lectura Alternada es la siguiente:

Efesios 5:14. Despierta CEB - 14 ¡Despierta, durmiente! [ a ] Levántate de entre los muertos, [ b ] y Cristo brillará sobre ti. [ c ]


Sección 1: Despiértate al Bien presente

Una base sencilla para entender y despertar a la verdad es escuchar a los verdaderos videntes espirituales, los profetas, que hablan de Dios y su bondad. Una aceptación sincera de la validez de las Escrituras y de su claro mensaje de Dios como bueno, y como el único Creador. La materia y la maldad: tales como el pecado, la enfermedad y la muerte no entran en la buena creación de Dios.

B1 | Génesis 1:31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.

B2 | Salmos 107:15 15 Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

Una simple buena disposición para aceptar, escuchar y despertar al mensaje de la Biblia que detalla la bondad de Dios es nuestro mejor reloj despertador. Aceptamos la totalidad de Dios, el Espíritu, y los sueños de los profetas mentirosos que proclaman la materia y su reino son vencidos en la Luz del Cristo.

Mary Baker Eddy escribe,

C1 | 472:24 Toda 24 Toda la realidad está en Dios y Su creación, armoniosa y eterna. Lo que Él crea es bueno, y Él hace todo lo que es hecho. Por tanto, la única realidad del pecado, la enfermedad o la muerte es el hecho terrible de que las irrealidades parecen reales a la creencia humana que yerra, hasta que Dios las despoja de su disfraz. No son verídicas, porque no son de Dios. Aprendemos en la Ciencia Cristiana que toda desarmonía de la mente o del cuerpo mortales es una ilusión, que no posee ni realidad ni identidad, aunque parezca ser real y tener identidad."

La naturaleza continua y eterna del Bien, Dios es un mensaje profético que nos ayuda a cada uno de nosotros a despertar al bien y entonces el tonto sueño de un reino separado de Dios, con pecado, enfermedad y muerte como una realidad, ciertamente desaparece. Aquí hay extractos de un artículo de William Moody, CSB, que ayuda con el despertar.

LA CONTINUIDAD DE LO BUENO.

BILL MOODY

Del número de agosto de 2007 de The Christian Science Journal.


"Todo don deseable y beneficioso sale del cielo. Los dones son ríos de luz que caen en cascada del Padre de la Luz".

Santiago 1:17 (Versión: The Message)

He entendido que todo lo que Dios hace, será perpetuo; sobre aquello no se añadirá ni de ello se disminuirá (Ecl. 3:14).

La Biblia brilla con tantas tiernas garantías del amor inmutable y del cuidado constante de Dios. La naturaleza eterna e invariable de la bondad de Dios - esta continuidad del bien - se expresa de innumerables maneras a todo lo largo de Su creación espiritual. Cuando consideramos la naturaleza misma de Dios como bien infinito en sí mismo, ilimitado y ajeno a todo sentido de limitación o frontera, estamos llegando a la esencia de esta continuidad espiritual. ¿La continuidad no implica actividad ininterrumpida? También significa permanencia o persistencia que no es disminuida en ningún aspecto. La continuidad genuina del bien se extiende más allá de cualquier medida mortal de tiempo o espacio. Es a la vez infinita y eterna.

La continuidad también implica una unión, una unión continua que no puede romperse. En un sentido, se podría considerar que la genuina continuidad espiritual del bien representa el gran pacto entre Dios y el hombre - entre el Creador y la creación, la divina causa y efecto, la única Mente perfecta y su idea espiritual pura, el hombre. El Antiguo Testamento ofrece varios relatos de las promesas de Dios de establecer y mantener Su pacto con Su pueblo - para cuidar de la creación y nunca abandonarnos. Esta promesa divina de nuestra relación perpetua con Dios - nuestra inseparabilidad del bien - no será ni podrá romperse ni disminuirse. El pacto divino permanece autosostenible por siempre.

La continuidad implica fácilmente completitud, compleción e integridad del ser. Cada cualidad necesaria para expresar nuestra completitud original y natural como hijos e hijas de Dios, está determinada por nuestro Creador. La continuidad del bien y la continuidad del ser representan la esencia de nuestra permanente identidad e inmortalidad.

“La Vida y la bondad son inmortales. Entonces demos forma a nuestros puntos de vista de la existencia con belleza, lozanía y continuidad, más bien que con vejez y deterioro"(Ciencia y Salud, p. 246:28).

Las vidas de muchos de los grandes líderes y profetas en la Biblia - Moisés, Enoc, Elías, Eliseo - y por supuesto las demostraciones sin paralelo del Maestro, Cristo Jesús, todas ellas tienen algo importante que enseñarnos sobre la continuidad del bien y la continuidad. de ser. Aquello de lo cual se percataron espiritualmente y luego lograron en sus vidas, ilustra vívidamente la ininterrumpida unidad de Dios y el hombre - del Alma divina y su hermosa expresión, del Principio divino y su reflejo perfecto, del Amor divino y su resultado siempre amoroso.

Consideremos el ejemplo de Enoc. La Biblia no nos dice mucho sobre la vida de este hombre amable. De hecho, Enoc solo se menciona en nueve versículos: seis en el Antiguo Testamento y, sorprendentemente, tres en el Nuevo Testamento. De esos pocos versículos en el Antiguo Testamento, dos tienen un significado especial. Revelan algo bastante extraordinario sobre el carácter y la identidad del hombre - y, podríamos concluir, sobre su aparente reconocimiento de la continuidad del bien y de toda la vida y el ser, siempre unos con Dios. El libro de Génesis registra: "Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios; y desapareció; porque le llevó Dios" (Gen. 5:23, 24 ).

"Caminó, pues, Enoc con Dios ". Qué hermoso y simple reconocimiento del sentido puro de unidad de Enoc con el Padre. Podemos imaginar que Enoc ciertamente no se mantuvo a distancia. Él no se opuso a la voluntad divina. Él no se separó de la fuente y la sustancia de su ser. No escuchó las divagaciones del mundo ni sucumbió a sus tentaciones ni vaciló en su fidelidad y devoción a las cosas del Espíritu. En cambio, podemos suponer que cada paso adelante de Enoc en su vida fue tomado de la mano de Dios, de la Vida divina, demostrando la continuidad del bien y "Dios [la Vida] ​​le llevó". No debe haber habido ni un momento de vacilación, ni un momento de separación del bien, de Dios. Y Enoc desapareció —Ya no fue más definido erróneamente por la limitante medida material del hombre. Su verdadera y eterna identidad espiritual - ilimitada y para siempre en desarrollo - continuó en Dios.

"Cuando el ser espiritual sea comprendido en toda su perfección, continuidad y poder, entonces se encontrará que el hombre es la imagen de Dios". (Ciencia y Salud, p. 325:12-15)

Un comentario de la Biblia, The Interpreter’s Bible, señala que el significado de la vida de muchas personas parece justificarse simplemente por un conjunto físico de medidas. Utilizando imágenes comunes de los tiempos bíblicos, sugiere: "Sus logros tienen que ver solo con cosas materiales. Pueden coser sus tiendas, criar su ganado, hacer sus instrumentos musicales y trabajar en bronce y hierro. ... Pero el hombre cuyo significado sobrepasa a todos los hombres es el hombre que camina con Dios... [Enoc] va a estar con Dios porque ya ha aprendido a estar con Dios ... "(ver The Interpreter’s Bible, 1952, Vol. 1, p. 530). En verdad, Enoc nunca estuvo sin Dios. Él nunca estuvo fuera de la perfecta continuidad del bien.

El mismo Comentario también incluye un breve pasaje del libro Altares de la Tierra, de Hubert L. Simpson, que describe lo que podría haber ocurrido en la propia comunidad de Enoc: "Un día, el lugar de Enoc sobre la tierra estaba vacío, y la gente que lo había conocido sacó sus propias conclusiones. Se le conocía como el íntimo de Dios, ¿y qué más natural que eso, que cuando caía la noche, debería haber ido a casa con su Amigo? Una niña pequeña contaba la historia a su manera. “Enoc y Dios", dijo ella, "solían dar largos paseos juntos. Y un día, caminaron más lejos de lo habitual..." (págs. 530–531).

Entonces, podemos decir que Enoc vivió la vida expresando la continuidad ininterrumpida del bien, la continuidad del ser. Mirando más allá de la engañosa evidencia material de un bien limitado y de una existencia en cortocircuito, debe haber percibido algo de la verdadera naturaleza espiritual de la unidad del hombre con Dios. Y así, él se mantuvo cercano al Principio divino, uno con la Mente, inseparable del Alma. En Ciencia y Salud, Mary Baker Eddy señaló: "Si la percepción de Enoc hubiera estado confinada en la evidencia ante sus sentidos materiales, jamás hubiera podido 'caminar con Dios' ni ser guiado a la demostración de la vida eterna" (pág. 214:5).

Esta percepción sirve como una poderosa lección para cada uno de nosotros hoy. A medida que nosotros, como Enoch - de día en día y de momento en momento - percibimos la vida con mayor claridad desde una perspectiva espiritual, al percibir algo más profundo que la evidencia defectuosa delante de los sentidos físicos, también nosotros estaremos "caminando con Dios". Nos daremos cuenta cada vez más de la naturaleza continua de la vida - la continuidad del bien. Esta realización trae un desarrollo progresivo y una demostración práctica del bien. Traerá curación, si se necesita curación. Cancelará cualquier sentido de falta o carencia en nuestro pensamiento o en nuestra experiencia. Nos bendecirá con ideas inspiradas para enfrentar cualquier cosa que podamos enfrentar en nuestra vida diaria.

"Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación" (Santiago 1:17)

[Bill Moody es un editor colaborador que vive en West Tisbury, Massachusetts].


Sección 2: Despierta de los malos sueños

B6 | Daniel 4: 5. Vi un sueño que me espantó, y tendido en cama, las imaginaciones y visiones de mi cabeza me turbaron.

NLT - Pero una noche tuve un sueño que me asustó; vi visiones que me aterrorizaban mientras yacía en mi cama.

En la cita bíblica B6 leemos sobre las luchas de Daniel con un mal sueño. Recientemente, en algunas ocasiones, mi hija Martha, de 7 años, ha venido por la noche: "Papá, tuve un mal sueño". Como padres, aprendemos que esto a veces ocurre después de una película con demasiadas escenas gráficas o tal vez una velada muy activa, justo antes de la hora de acostarse. Qué bueno que podamos asegurar a nuestros pequeños que Dios está allí mismo, y que las imágenes que asustan no son reales, solo sugestiones. Luego un vaso de agua, una pequeña oración juntos, y vuelta a la cama. En situaciones extremas como la noche anterior, meterse gateando en la cama de papá es la solución. Y a menudo, después de que ella se duerme, acepto la indicación para levantarme, ir a la sala de estar y orar por Martha y el mundo. Lo sé, "No hay monstruos que nos aterroricen por ahí. ¡No hay malos sueños como el pecado, la enfermedad y la muerte!”

Entonces, Daniel, tú no estás solo, sino que nuestro Padre-Madre ya está allí.

Recuerdo y experimenté en 1987 cuando viví dos meses en Brasil. Mi primera noche tuve un sueño muy malo. Me desperté en la noche con fiebre intensa y delirio. Luché por pensar con claridad. Entonces comencé a declarar: "Solo hay un Dios". Pronto me quedé dormido.

Estuve allí para estudiar portugués durante dos meses en preparación para una futura gira de conferencias. Después de la curación de este "mal sueño", nunca más tuve que enfrentar malas experiencias en Brasil. De hecho, me gustó tanto mi tiempo allí que en oración consideré hacer de Brasil mi hogar. Una tierra maravillosa llena de gente increíble.


Sección 3: Despiértate de las pesadillas del pecado

Esta sección comienza con la cita B11 de Génesis 2: 1 ... “Fueron pues acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. 6 sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra. 7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente. 21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía,”

Continúa con la cita B12: "Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados". I Corintios 15:22

Y B15 | Mateo 9: 2–8 “2 Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralitico: ten ánimo, hijo; tus pecados te sean perdonados. 3 Entonces algunos de los escribas decían dentro de sí: Este blasfema. 4 Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? 5 Porque, ¿qué es más fácil, decir: Los pecados te son perdonados; o decir: Levántate, y anda? 6 Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados, (dice entonces al paralitico): Levántate, toma tu cama y vete a tu casa. 7 Entonces él se levantó y se fue a su casa. 8 Y la gente, al verlo, se maravilló y glorificó a Dios, que había dado tal potestad a los hombres."

Ciertamente me ha desconcertado esta curación del hombre paralizado. ¿Por qué declaró Jesús que “tus pecados te son perdonados?” ¿Había discernido realmente Jesús alguna latente oscuridad oculta o alguna falla moral en este hombre al que sanó? No lo sé. Pero a medida que esta sección comienza a desarrollarse, tal vez sea el muy universal pecado de creer en el hombre como material y como parte de una creación material partiendo de la niebla y el polvo.

Mary Baker Eddy pregunta en la cita C14: “¿Es el enfermo más pecador que todos los demás? ¡No! pero mientras sea discordante, no es la imagen de Dios. Cansados ​​de sus creencias materiales, de las que proviene tanto sufrimiento, los inválidos se vuelven más espirituales, a medida que el error -- o la creencia de que la vida está en la materia -- cede a la realidad de la Vida espiritual ". (318: 17)

¿Podría eso ser considerado el mayor pecado de todos, el menosprecio del único gran Creador, el Espíritu? En febrero de 1866, Mary Baker Eddy (la señora Patterson en ese momento) se cayó en el hielo. No hay pecado allí, ¿verdad? Pero parecía que los efectos del accidente eran potencialmente mortales. Un cierto Dr. Cushing la examinó y declaró que sus heridas eran internas y que él no podía ayudarla. Y su pastor vino a decirle básicamente adiós a una fiel feligresa. Ella estaba sin esperanza en el reino de la materia. Condenada a morir.

En ese momento ella pidió su Biblia y escribe sobre esa experiencia:

"San Pablo escribe: "Porque el ocuparse de la carne es muerte; pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz”. Este conocimiento se me presentó en un momento de gran necesidad; y os lo ofrezco como testimonio de lo que ocurrió en mi lecho de muerte, es decir que el lucero de la mañana amaneció en la noche del sentido material. Este conocimiento es práctico, pues determinó mi inmediato restablecimiento de una lesión causada por un accidente, y declarada fatal por los médicos. Tres días después, pedí mi Biblia y la abrí en Mateo 9.2. Mientras leía, la Verdad curativa alboreó en mi pensamiento; y el resultado fue que me levanté, me vestí y de ahí en adelante gocé de mejor salud que antes. Esa breve experiencia llevaba en sí una vislumbre de la gran realidad que desde entonces he tratado de explicar a los demás, es decir, la Vida en el Espíritu y del Espíritu; siendo esta Vida la única realidad de la existencia.

Escritos Misceláneos 24:3-19

Recuerdo una curación de mi práctica temprana. En medio de la noche recibí una llamada de la esposa de un nuevo buscador de la Verdad. "Rick, ¿puedes orar por Dick?" Parece que él pensaba que se estaba muriendo. Mientras oraba, me di cuenta de que tenía que manejar una creencia extrema de condenación. Este hombre había sido muy religioso cuando era joven, había servido en Vietnam en un escuadrón encargado de asesinatos, y ahora se enfrentaba a la creencia de que iba a morir y ser condenado para siempre. Mis oraciones a lo largo de la noche fueron simplemente la afirmación de que sus pecados fueron perdonados y que, de hecho, era el hijo puro de Dios.

A las ocho de la mañana me pidieron que caminara hasta la ventana delantera y observé a este mismo hombre caminando por mi acera con la sonrisa más grande en su rostro. (No era un hombre que comúnmente sonreía). Me contó que nunca se había sentido mejor en su vida.

Dos semanas más tarde regresó con el papeleo de un examen realizado en el Centro para el Control de Enfermedades en Atlanta, indicando que un examen anterior mostraba una condición incurable de la sangre, pero que el último informe no mostraba signo alguno de la enfermedad. Ninguna creencia maligna de enfermedad puede sentenciar a ninguno de nosotros a una sentencia de muerte. Todos somos libres de elevarnos en la salvación del Cristo.


Sección 4: Despierta de la pesadilla nocturna de la enfermedad

La sección 4 comienza con Jesús sanando a un hombre de una pesadilla de 38 años.
B17 | Juan 5: 2–9 (a :) 2 “Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. 3 En estos yacía una gran multitud de enfermos, ciegos, cojos, y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. 4 Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque y agitaba el agua: y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. 5 Y había allí un hombre que treinta y ocho años que estaba enfermo. 6 Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? 7 Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. 8 Jesús le dijo: Levántate, levanta tu lecho, y ​​anda. 9 Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho y anduvo.

Este relato estuvo recientemente en la Lección Bíblica y en ese momento pensé: "Bueno, ¡este hombre simplemente tuvo que cambiar de tomar baños de sol, a bañarse con el Hijo!"

Tomar el sol en la Luz del Cristo sana cualquier enfermedad que se presente a la experiencia humana. Y una gran ayuda en el trabajo de curación es la incredulidad respecto de la realidad de la pretensión del mal. Y esto es lo que la presencia del Cristo hace, elevar la conciencia humana para ver lo que Jesús ve.

Como Ciencia y Salud lo ponen en la cita C19, “Si la enfermedad es real, pertenece a la inmortalidad; si es verdadera, es parte de la Verdad. ¿Intentarías destruir, con o sin medicamentos, una cualidad o condición de la Verdad? Pero si la enfermedad y el pecado son ilusiones, el despertamiento de este sueño mortal, o ilusión, nos llevará a la salud, la santidad y la inmortalidad. Este despertamiento es el eterno advenimiento del Cristo, el aparecimiento avanzado de la Verdad, que echa fuera el error y sana a los enfermos. Esta es la salvación que viene a través de Dios, el Principio divino, el Amor, como fue demostrado por Jesús.” (230: 1)
[Por favor, ver al final un gran artículo de Milton Simon "Con o sin medicamentos" del Christian Science Journal de Feb 1949.]

Cuando comenzamos a darnos cuenta cuánto tiene que ver la curación con despertarse, es posible que deseemos reflexionar sobre esa acción de despertarse. Recuerda que Jesús le preguntó al hombre: "¿Quieres ser sano?" Podría haber dicho: "¿Estás listo para despertar?" "¿Ya has tenido suficiente de esto después de 38 años?" Es posible para todos despertar del sueño de la enfermedad, la incapacidad y la desesperanza al mensaje del Cristo de presente salvación ahora.

Recientemente me encontré con un amigo en Londres. Estábamos almorzando y compartiendo ideas sobre la Ciencia Cristiana. El siguiente es un artículo suyo de hace unos años, tiene que ver con despertarse.

"Es hora de despertar"

Por Tony Lobl

Del número del 3 de agosto de 1992 del Christian Science Sentinel.

¡Las mañanas pueden ser un momento en que necesitamos un despertar espiritual - incluso más que un despertador!


Algunas personas tienen que hacer grandes esfuerzos para levantarse del sueño para llegar a tiempo al trabajo o a la escuela. ¡Desde sonoras alarmas hasta apasionados ruegos por parte de padres persistentes, cada nuevo día hay un montón de trabajo para despertar!

Yo solía ​​tener una de esas alarmas de radio. Sería consciente de que se encendía, y podría ser consciente de una canción o de alguien hablando. ¡Pero a menudo me quedaba dormido mientras la radio estaba prendida, y todavía dormía algo más después de que finalmente se hubiera apagado sola!

Me sentía insatisfecho con esta situación. La naturaleza de mi trabajo era tal que el exceso de sueño aún no había interferido con mi efectividad en el trabajo. Pero sentía que una indulgencia de ese tipo no estaba en sintonía con lo que la Ciencia Cristiana me estaba enseñando acerca del propósito desinteresado del hombre. Así que oré por la situación. Nada cambió de inmediato.

Entonces, una noche, mientras me preparaba para dormir, comencé a considerar el problema de la somnolencia matutina desde un punto de vista aún más profundo. Pasar tiempo extra en la cama no era tan malo en sí mismo, razoné. Pero ¿había un problema mayor que debía ser abordado? Vi que había un problema que podría ser llamado inactividad espiritual.

Supongamos que esta inclinación a extender mi estadía en la cama fuera una resistencia a la demanda divina de despertar espiritualmente. Es cierto que el despertar espiritual no es algo que comúnmente se nos anime a pensar. Sin embargo, está en el corazón mismo del mensaje bíblico de salvación del pecado y el sufrimiento. Cada vez más tenemos que adorar al único Dios, el Espíritu, en pensamiento y acción, como Cristo Jesús lo dejó en claro. Necesitamos progresivamente descartar el callejón sin salida del sentido carnal de la vida, que subyace a los problemas mismos de los cuales anhelamos escapar. En resumen, las Escrituras alientan el crecimiento en la espiritualidad.

A la mañana siguiente me encontré disparando fuera de la cama sin esfuerzo e instantáneamente.

¿No estaba dispuesto a ser despertado del sueño de que la materia es la fuente y la sustancia de la vida? ¿Me resistía a ser despertado a las cosas de Dios, al universo del Espíritu, que yo estaba aprendiendo de la Biblia que era la verdadera realidad del ser? Si es así, ¡era hora de rebelarse contra semejante imagen de las cosas! Como lo aconseja el libro de Romanos: "Es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos ".

Esa noche dejé de intentar luchar voluntariamente contra la inclinación a dormir. En lugar de eso, me elevé para luchar contra la falsa pretensión de que mi despertar a la realidad espiritual podía verse en absoluto obstaculizado. Vi el hecho crucial de que no se podía impedir que el poder de Dios me despertara a través de la actividad de Su Cristo; que Cristo, la Verdad, disuelve la resistencia de la mente carnal. Aún más, vi que el mismo poder divino estaba disponible para todos. Dado que cada uno de nosotros es en verdad la semejanza espiritual de Dios, nuestro despertar del sueño del materialismo, del sueño de tratar vanamente de honrar tanto la materia como el Espíritu, es inevitable.

Tan pronto como sonó la primera llamada del reloj despertador a la mañana siguiente, me encontré disparando fuera de la cama sin esfuerzo e instantáneamente. A los pocos segundos, me puse de pie, me vestí para el día que se iniciaba, cien por cien despierto, y con enormes ganas de salir a trabajar.

No todas mis mañanas desde entonces han sido así. Pero la tendencia y el momento de mi levantarme han mejorado constantemente desde entonces. Ahora, en forma natural, me levanto antes del momento en que mi alarma solía sonar. Más allá de la diferencia práctica que marca la plenitud de mi día, está la lección espiritual obtenida en esa primera ocasión de despertar instantáneo. Me confirmó la existencia de un llamado siempre llegando a nosotros, instándonos a que nos elevemos de la inactividad del materialismo a una conciencia más completa del Espíritu, Dios y de nuestra verdadera individualidad como Su semejanza. Este es el llamado de Dios a la humanidad por medio de Su Cristo. Nos dice que cualquiera sea el problema que enfrentemos, podemos encontrar la salida a través de un mayor despertar de las formas somnolientas del materialismo, que se imponen a la humanidad en forma de enfermedad y pecado. Como la Sra. Eddy escribe en Ciencia y Salud, "Para el que sana mediante la Ciencia Cristiana, la enfermedad es un sueño del cual el paciente necesita ser despertado". (CS 417:20)

Cada uno de nosotros necesita ser despertado de la creencia inválida de una vida aparte de Dios, cualquiera sea la forma que pueda asumir esa creencia. Si, en cualquier grado que sea, somos reacios a un despertar espiritual, esto puede y, en última instancia, será, vencido por el poder irresistible de Cristo.


Sección 5: ¡Despierta de un lecho de muerte!

¿Probablemente estás muy familiarizado con la historia de Lázaro levantándose de la tumba? En esos tiempos y lugar esa historia era tan compartida que había personas que viajaban a su ciudad de Betania solo para verlo a ese hombre. Y el hecho de que Lázaro y sus hermanas, María y Marta, en realidad eran amigos de Jesús es un hecho también muy interesante. Otros factores involucraron el hecho de que Lázaro yació en la tumba cuatro días antes de que Jesús pudiera llegar allí. Cuatro días en ese clima es un periodo bastante largo con respecto a la preservación corporal. Pero un principio fundamental que debemos recordar es que Jesús, nuestro Salvador, Maestro, Mostrador del Camino trató desde un fundamento con la Vida y ese fundamento fue Dios. Nunca trató con las condiciones materiales como un obstáculo. Su conciencia del fundamento de la Vida como Espíritu y espiritual no admitía compromiso.

Las citas de la Lección Bíblica tomadas de nuestro amado Libro de Texto encaran el asunto relativo a Lázaro.

C23 | 75:13 Jesús dijo de Lázaro: “Nuestro amigo Lázaro duerme; más voy para despertarle.” Jesús restableció a Lázaro mediante la comprensión de que Lázaro nunca había muerto, no mediante la admisión de que su cuerpo había muerto y luego había vuelto a vivir. Si Jesús hubiera creído que Lázaro había vivido o muerto en su cuerpo, el Maestro habría estado en el mismo plano de creencia que aquellos que enterraron el cuerpo, y no hubiera podido resucitarlo.

C24 | 493: 31–2 Si Jesús despertó a Lázaro del sueño, la ilusión, de la muerte, esto comprobó que el Cristo podía mejorar un sentido falso. ¿Quién se atreve a dudar de esta prueba consumada del poder y de la voluntad de la Mente divina de mantener al hombre para siempre intacto en su estado perfecto, y de gobernar toda la acción del hombre?

C25 | 289: 16 El hecho de que el Cristo, o la Verdad, venció y todavía vence a la muerte comprueba que el “rey de los espantos” es sólo una creencia mortal, o error, que la Verdad destruye con las evidencias espirituales de la Vida; y esto muestra que lo que parece ser la muerte para los sentidos no es más que una ilusión mortal, pues para el hombre verdadero y el universo verdadero no hay proceso-muerte.

Mi madre era una practicista de la Ciencia Cristiana con años de experiencia sanadora. Una lección que recuerdo es su enseñanza de que comenzamos a curar una hemorragia, por ejemplo, mediante la curación de pequeñas heridas. El principio absoluto de la curación funciona con 2 + 2 = 4 y con cualquier otra ecuación matemática, sin importar cuán grande sea. Así es con el manejo de la creencia de muerte. Solo tienes que empezar en alguna parte. He visto muchas curaciones de animales que sufrieron accidente o enfermedad, y fueron restaurados a la salud. Es un despertar a los hechos de la Vida que incluye solo armonía y salud. Cuando nos despertamos, la materia no es parte de la ecuación. El siguiente artículo da algunos ejemplos de despertar a la realidad presente.

Despertando por Mary Mona Seed Fisher

Del número del 9 de mayo de 1994 del Christian Science Sentinel.


Estaba dormida, soñando. Sin previo aviso, me encontré en medio de una situación de toma de rehenes. Había hombres armados que me tenían cautiva. Me di cuenta de que mi única esperanza era la oración: una oración que reconozca el todo-poder y la todo-presencia de Dios, el bien y la consiguiente impotencia del mal. Mientras estaba en medio de la oración, de repente me desperté. No había hombres armados, ni rehenes, ni demandas ni amenazas.

Cuando me senté en la cama, una lección de este sueño me sorprendió: me desperté mientras oraba. ¿Y a qué me desperté? Al hecho de estar segura, más bien que en peligro, de que todas las cosas que solo momentos antes parecían tan reales eran solo ilusiones. No me habría servido de nada tratar de hacer esas ilusiones más tolerables o menos amenazadoras, porque eran parte de un sueño. Yo necesitaba despertarme.

¿Qué relevancia tiene este incidente para la vida diaria? La Ciencia Cristiana me ha mostrado que los problemas de la vida diaria provienen de conceptos erróneos acerca de la naturaleza de Dios y el hombre, los cuales a su vez crean los temores, dudas, incertidumbres de la experiencia humana. Sin embargo, estas amenazas son tan ilusorias como los componentes de mi sueño, aunque parecen muy reales mientras soñamos el sueño que las acepta como válidas.

La oración es una llamada de atención que nos despierta de la ilusión de la mortalidad con sus creencias asociadas. Entre estas se encuentran la sensación errónea de que la vida está en la materia y que la salud depende de un cuerpo físico en lugar del Espíritu, que el bien que necesitamos nos llega mediante canales materiales y no como ideas espirituales. La oración que nos ayuda a despertar se basa en una comprensión científica de Dios como el bien siempre presente.

¿Cómo puede la oración tener una base científica? Estas dos palabras - científica y oración - parecen venir desde perspectivas tan opuestas. Pero la lógica detrás de su correspondencia comienza a cristalizarse cuando nos damos cuenta de que la creación está gobernada y sostenida por las leyes de Dios, no por la casualidad o por una fuerza física. La comprensión y aceptación de estas leyes abren el pensamiento a la presencia de la perfección espiritual.

Para sanar el cuerpo, es vital despertar en cierto grado el pensamiento a la naturaleza espiritual del hombre.

La acción del Cristo, la verdadera idea de Dios, en la conciencia nos permite reconocer la realidad espiritual. En realidad, es el gran amor de Dios por la humanidad lo que nos obliga a orar. Él es la fuente de toda idea correcta que nosotros pensamos, y de todo motivo correcto.

En la quietud espiritual de la oración, vislumbramos el hecho de que un concepto mortal de la vida no es la verdadera existencia. Las falsedades del concepto mortal de la vida son anuladas por el siempre operativo Cristo sanador, que revela la Vida como el Espíritu, Dios y al hombre como la expresión espiritual de Dios. A veces esta aceptación viene como un claro entendimiento que calma los temores y reafirma la esperanza humana. En otros momentos, es posible que tengamos que razonar nuestro camino hasta lograr tal claridad mediante vigorosas afirmaciones del bien espiritual y la negación de la mortalidad y el mal. Como en cualquier ciencia, los resultados de la Ciencia del Cristo son evidentes cuando sus leyes son obedecidas correcta y consistentemente.

El que mejor demostró esta Ciencia fue Cristo Jesús, quien confió en las leyes de Dios en cada detalle de su vida. Jesús permaneció completamente despierto a las realidades del ser espiritual. Vio más allá de las apariencias superficiales de la enfermedad, el temor, la turbulencia e incluso la muerte, y en su lugar, él comprobó la paz y la armonía de la Vida, manifestada en el hombre. El Cristo, la Verdad, sigue activo y presente hoy, y continúa despertando a la humanidad. Lo que Pablo escribió a los efesios se aplica a nosotros: "Despierta, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo" (5:14). Vemos evidencia de esto a veces en formas pequeñas, y a veces en formas impactantes.

Cuando uno se despierta a la realidad divina, reconoce que, aunque el sufrimiento parece ser físico, en realidad es la manifestación de una creencia falsa, sin más autoridad que un sueño. Para curar el cuerpo, es vital despertar en cierto grado al pensamiento respecto de la naturaleza espiritual del hombre y su dominio inherente sobre la mortalidad. Esto se puede lograr a través de una oración específica basada en la ley de Dios – es decir el tratamiento de la Ciencia Cristiana.

Por ejemplo, un adolescente regresó, después de una semana de actividad rigurosa en un campamento universitario de baloncesto, con lo que un médico diagnosticó como mononucleosis; el diagnóstico fue confirmado por informes de laboratorio. La predicción era que tomaría de cuatro a seis semanas incluso para que este joven pudiese empezar a sentirse mejor y de cuatro a seis meses para volver a la normalidad.

El joven había sido educado para tornarse a Dios en oración y sabía, a través de experiencias pasadas, que la Ciencia Cristiana proporcionaba un método de curación seguro y confiable. De hecho, él y su madre, también científica cristiana, se sintieron absolutamente convencidos de que una despertada comprensión de la presencia y el todo-poder de Dios lo sanaría. Así que oraron, estudiaron y aplicaron lo que se explica de Dios y el hombre en la Biblia y en el libro de texto de Ciencia Cristiana, Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras por Mary Baker Eddy. Reconocieron la inseparable unidad de Dios, el bien infinito y Su expresión espiritual, el hombre. El Espíritu, se dieron cuenta, constituía la sustancia del ser real del joven.

A través de la oración persistente, se despertó el pensamiento para ver que la materia no podía crear condiciones para el hombre; en la ley divina, el Espíritu gobierna al hombre armoniosamente. Ciencia y Salud explica: "Se rompe el sueño de enfermedad al comprender que la enfermedad es formada por la mente humana, no por la materia ni por la Mente divina" ( p. 396:33 ). En lugar de tratar de convertir un cuerpo enfermo en un cuerpo sano, se esforzaron por comprender que lo que necesitaban corregir era el pensamiento, no la materia. Cediendo a la Mente divina, ellos confiaron en que la Mente haría esas correcciones. Y fueron hechas, y además, rápidamente.

En un par de días todo el dolor y la hinchazón se habían desvanecido. El apetito del joven regresó, junto con la capacidad de comer y beber normalmente. Cuatro días después, acompañó a su familia en unas vacaciones de catorce días en la playa. Tuvo un tiempo maravillosamente activo, sintiéndose más fuerte y más libre que nunca. Le comentó a su familia que era como despertarse de una pesadilla de sufrimiento y encontrarse a sí mismo perfectamente libre. La condición enferma nunca volvió.

Ciencia y Salud declaran: "Cuando despertemos a la verdad del ser, toda enfermedad, dolor, debilidad, cansancio, pesar, pecado, muerte serán desconocidos y el sueño mortal cesará para siempre" ( págs. 218-219 ). ¡Qué maravillosa realidad aguarda nuestro despertar!


Sección 6: Despierta a la Vida con una canción en tu corazón.

En los últimos meses me he encontrado despertando con la afirmación de Ciencia y Salud, “El hombre es la idea, la imagen del Amor; no es el físico”. CS 475: 13-14. Esta afirmación se filtra o cuela en mi conciencia de la mañana (a veces, en la conciencia de la noche) como una canción suave. Lo canto una y otra vez y termino con un rotundo "Gracias Padre, gracias Padre, gracias Padre".

Tal como comienza nuestra última sección, "despierta, despierta, entona cántico:" B 23 | Jueces 5:12

o como lo dice The New Living Translation NLT , "¡Despierta, despierta y canta una canción!"

Sabes, ¿alguna vez has notado lo fácil que es levantarte temprano cuando esperas algo bueno? Nuestra Martha recientemente celebró su séptimo cumpleaños. Te garantizo que no fue un problema despertarla para la mañana del cumpleaños, estaba lista, dispuesta y capaz.

¿Qué tal el hombre paralizado de la cita B15 cuando escuchó al Maestro decirle: “ten ánimo, hijo”? Aquí no suena ningún hueco reloj despertador, era la voz del Cristo que hablaba a su conciencia y él estaba listo para responder.

Piensa en el querido hombre que estaba en el estanque de Betesda en la cita B17 y en la pregunta del Maestro: "¿Quieres ser sano?"

Y piensa en el querido amigo de Jesús, Lázaro, en la cita B21 cuando oyó el llamado de su amigo con la autoridad espiritual del Cristo: "Lázaro, ven fuera".

Llamemos con el Cristo a aquellos que sufren de enfermedades, pecados o amenazas de muerte: "Anímate, quieres ser sano, ven fuera, el Cristo te espera y te recibe con alegría, belleza y Luz".

Resumiendo de Ciencia y Salud nuestros despertares espirituales:
C30 | 218: 33-3 " Cuando despertemos a la verdad del ser, toda enfermedad, dolor, debilidad, cansancio, pesar, pecado, muerte, serán desconocidos y el sueño mortal cesará para siempre"

C31 | 249: 10-12 "Regocijémonos de que estamos sometidos a las divinas "autoridades…que hay". Tal es la Ciencia verdadera del ser".

: Un gran artículo de CS Journal de febrero de 1949 sobre la cita S19, SH 230: 1

"CON O SIN MEDICAMENTOS"

MILTON SIMON

Del número de febrero de 1949 de The Christian Science Journal.

En una presentación de vodevil a la que asistió el escritor, un hipnotizador profesional indujo a un niño que consintió en ser su sujeto, a creer que estaba comiendo helado y que había derramado algo sobre su abrigo. El niño sacó su pañuelo y para diversión de la audiencia hizo los movimientos para quitar la sustancia pegajosa. ¿Era la situación del niño debido a que el helado estaba en su abrigo? No, pero si al creer que estaba allí, al haber cedido a las sugerencias del hipnotizador. No pudo y no quitó el helado, porque no estaba en su abrigo. Sólo el mesmerismo necesitaba ser roto. Cuando el niño se liberó de la hipnótica sugerencia, ya no creía haber visto lo que nunca había estado presente.

El recuerdo de esta actuación a menudo ha ayudado al que esto escribe a ver la naturaleza ilusoria del pecado, la enfermedad y la carencia. Los sistemas materiales consideran la enfermedad como una realidad e intentan curarla con drogas. Pero admitir la realidad de la enfermedad y luego intentar curarla sin medicamentos es igualmente falaz. Además, está muy alejado del método de curación de Jesús, tal como se practica hoy en la Ciencia Cristiana.

Al discutir este punto importante, Mary Baker Eddy escribe en "Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras" ( p. 230). "Si la enfermedad es real, pertenece a la inmortalidad; si es verdadera, es parte de la Verdad". Luego ella hace esta pregunta pertinente: "¿Intentarías destruir, con o sin medicamentos, una cualidad o condición de la Verdad?" Luego continúa: "Pero si la enfermedad y el pecado son ilusiones, el despertamiento de este sueño mortal, o ilusión, nos llevará a la salud, la santidad y la inmortalidad. Este despertamiento es el eterno advenimiento del Cristo, el aparecimiento avanzada de la Verdad, que echa fuera el error y sana a los enfermos". Nuestra amada Líder muestra aquí que en realidad no hay enfermedad. Lo que aparece como enfermedad es una sugerencia exteriorizada de la mente mortal, la cual es disipada y reemplazada con la armonía cuando uno despierta al Cristo, la Verdad.

Los científicos cristianos sinceros deberían preguntarse con frecuencia: "¿Estoy intentando sin medicamentos destruir una enfermedad que es real?" Cuando uno capta las verdades fundamentales de la Ciencia Cristiana, deja de intentar con o sin medicamentos destruir una realidad, pero mantiene en su pensamiento la eterna venida del Cristo, que destruye la creencia en aquello que es falso y, por consecuencia, sana a los enfermos. Cristo, la Verdad, "elimina el error y cura a los enfermos" porque el error, (o sea la creencia en lo que no es verdad), y la enfermedad no son dos cosas, sino una y la misma cosa. Esa una, aunque externalizada, sigue siendo una creencia falsa, una ilusión.

En Génesis leemos ( 1:31 ): "Y Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera". Solo lo que Dios crea y ve existe realmente. Debido a que el Espíritu infinito, o el perfecto Amor, crea y mantiene todo, el hombre, su idea espiritual, debe ser tan perfecto como lo es su Principio divino.

El hombre espiritual, que refleja la naturaleza de Dios, el Amor divino, no puede dejar de expresar para siempre todas las cualidades del Amor divino; él no puede tener nada que Dios no posea. Como en las matemáticas la identidad de cada número y fracción permanece constante, así en la Ciencia divina Dios, la Mente, gobierna al hombre no parcial sino completamente. La única Mente es por siempre la Mente del hombre. El sentido consciente del bien se establece en cada hombre individual. El verdadero hombre nunca ha dejado el cielo, y es imposible para él hacerlo.

El hombre, al ser inseparable de la Deidad, es tan inmune al mal y tan impenetrablemente perfecto como lo es Dios mismo. El hombre siendo perfecto, toda idea correcta y toda cualidad espiritual que constituye su ser debe ser eternamente perfecta. El hombre es la expresión de la Mente omnipotente, omnisciente y omniactiva. Por lo tanto, nunca le falta dominio, sabiduría o actividad armoniosa. El hombre, cuya conciencia refleja el bien infinito, nunca es engañado por el mal, ya que su Mente es la única Mente infalible, que no puede ser engañada. Él no necesita curación, porque él está eternamente bien - y lo sabe. Ciertamente, no hay nada que hacer, "con medicamentos o sin ellos", a la verdadera identidad espiritual de cualquiera de nosotros. El hombre espiritual de Dios tiene eternamente todo el bien que Dios le da a su expresión individual.

De hecho, uno puede estar agradecido de que estas verdades puedan aplicarse en la experiencia humana para destruir la discordia. El punto importante es primero no aceptar el testimonio del sentido material de que realmente hay un hombre enfermo o una enfermedad real, y luego intentar curar lo que realmente está presente. En cambio, podemos descartar del pensamiento la imagen incorrecta mediante el despertar al Cristo siempre presente, la Verdad, que revela la perfección actual del hombre espiritual de Dios. Al despertarse a uno mismo u a otro de la ilusión de enfermedad, es muy útil recordar la admonición cristiana de nuestro Líder en Ciencia y Salud ( pág. 395).: "Es charlatanería mental hacer de la enfermedad una realidad--considerarla como algo que se ve y se siente-- y luego tratar de curarla por medio de la Mente. Es tan erróneo creer en la existencia real de un tumor, un cáncer o pulmones deteriorados, mientras argumentas contra su realidad, como lo que es para tu paciente sentir estos males en la creencia física ".

Podemos seguir el método de Jesús y comenzar con el Dios perfecto y el hombre perfecto. Puede haber un solo Dios porque Dios es infinito. No puede haber un opuesto a la Mente infinita más de lo que puede haber una tabla de multiplicación imperfecta. En realidad, entonces, no hay ninguna mente para ser engañada para que acepte la enfermedad. Alguien que esté alerta a la presencia constante de la salud y la armonía no será engañado por sugerencias agresivas de enfermedad y discordia, sino que encontrará que la verdad que él conoce disipa esas sugerencias. Cuando uno no cede a la sugerencia en forma de pecado, enfermedad, temor o carencia, la sugerencia tiene que ceder. Sólo la ignorancia cede al pensamiento o sugerencia no inteligente. El pensamiento verdaderamente inteligente no puede ceder, porque conoce la verdad.

Es esencial recordar que el magnetismo animal no puede crear nada. En la ilustración dada al principio de este artículo, el hipnotizador solo podía sugerir; no pudo hacer aparecer el helado. Pero uno puede decir: "El niño, cuando estaba hipnotizado, vio el helado en su abrigo". ¿Pero lo hizo? Por supuesto no. Tampoco fue visible para el público. Para haberlo visto el público también habría tenido que ser hipnotizado. De manera similar, la mente mortal, el archi-mesmerista, solo puede sugerir enfermedad; no puede hacer que aparezca como realidad, porque la enfermedad no puede alcanzar la presencia real en el bien infinito. Uno puede aceptar la sugerencia de discordia y pensar que ve o siente una sustancia o formación enferma. Sin embargo, Dios, el único creador, no lo hizo, no lo ve, y por lo tanto no está presente para ser visto.

La mente mortal no ve lo que realmente existe. Primero cree una cosa y luego ve y siente lo que cree. (Vea Ciencia y Salud 86: 29-31 .) Pero como todo es la Mente divina y sus ideas, los conceptos falsos de la mente mortal nunca alcanzan la realidad o la existencia. La enfermedad, entonces, es como el helado que nunca llegó al abrigo del niño. Para deshacerse de él, es necesario no creerlo. Cuando la Verdad lo despierta a uno a la realidad espiritual, la creencia errada es desterrada. Entonces ya no acepta ni ve lo que realmente no está allí. Lo que parece estar oculto --la salud y la santidad del ser perfecto del hombre-- está siempre presente. La comprensión y la realización de este hecho espiritual manifiestan armonía con nuestro pensamiento. En las palabras de Job ( 28:11 ), "hizo salir a luz lo que está escondido”.

Supongamos que el niño hubiese acudido a un estudiante de Ciencia Cristiana en busca de ayuda diciéndole: "Por favor, ayúdeme a quitarme este helado". El estudiante habría visto de inmediato que la dificultad del niño era pura ilusión y lo habría despertado de ella. ¿No sería el objetivo el mismo si él buscara ayuda cuando estaba enfermo? La desgracia en la segunda instancia es tanto una ilusión mental como en la primera. Tampoco está sucediendo en el universo de armonía y perfección de Dios.

Por esta razón, un científico cristiano no aceptaría la enfermedad como real para luego intentar, "con medicamentos o sin ellos", curarla. Más bien, despertaría al paciente a su verdadera individualidad, uno con Dios ahora. Así vemos el significado de las palabras del salmista ( Sal. 10:15 ), "Quebranta tú el brazo del [hombre] inicuo Y persigue la maldad del malo, hasta que no halles ninguna". Deja de lado las palabras en cursiva introducidas por los traductores y el pasaje sería aún más claro, ya que se leería:" Quebranta tú el brazo del inicuo …la maldad del malo… no [hallarás] ninguna." De hecho, el único brazo o poder del mal está en nuestra aceptación de su falsa pretensión. Cuando se descubre su falsa pretensión o sugestión mesmérica, su poder se rompe. Entonces uno no encontrará ninguna enfermedad para ser sanada. La creencia no la apoya ni la externaliza, por lo que deja de ser.

La Ciencia Cristiana enseña que las afirmaciones de frustración, carencia y pecado no son reales y no pertenecen al hombre. Las vence despertando al individuo a su irrealidad. En el tratamiento de la Ciencia Cristiana, el poder de la Verdad actúa sobre, y elimina a, una creencia falsa que dice ser una persona enferma o pecadora. Como nuestra Líder escribe tan claramente (Retrospección e Introspección, p. 62 ): "Probad la Ciencia Cristiana por su efecto en la sociedad, y encontraréis que los puntos de vista aquí expuestos – acerca de la ilusión del pecado, la enfermedad y la muerte - llevan mejores frutos de salud, rectitud y Vida, de lo que una creencia en la realidad de esa ilusión lo haya hecho jamás. Una demostración de la irrealidad del mal destruye el mal".

La ciencia cristiana es una Ciencia exacta, que revela a Dios como todo. Nada puede existir fuera de Su totalidad. La comprensión científica del Dios perfecto y la perfección presente de Su idea, el hombre, nos permite inteligentemente negar y expulsar del pensamiento cualquier sugestión mentirosa de que el bienestar del hombre está en peligro. Cuando los ángeles de Dios, que siempre pasan directamente al hombre, que siempre está en armonía con Dios, son albergados, las falsas creencias no pueden ser aceptadas y son destruidas. Así, el Cristo, la Verdad ideal, se nos aparece aquí y ahora, e ilumina de tal manera el pensamiento que cada uno prueba las palabras de un himno.

"El Cristo rasga del error el velo

y de prisión los lazos romperá". (Himno 202.1)

Es tranquilizador ver que el pecado, la enfermedad o la carencia son destruidos por la Verdad. Sin embargo, tenemos la promesa en la epístola a los romanos ( 8:37 ): "Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó". El error puede ser conquistado y permanentemente destruido. Además, la realización que trae la victoria nos revela que el error nunca existió en la Mente divina o en el reflejo de la Mente, el hombre.

Dios es tan bueno que no hizo el mal. El pecado y la enfermedad, entonces, nunca han sido reales. Quien haya alcanzado en cierta medida esta comprensión de la totalidad del amor de Dios, adquiere la convicción que excluye la existencia de cualquier mal. Esto lo capacita para comprender de tal manera la irrealidad del pecado y de la enfermedad que es sanado de intentar "destruir, con o sin medicamentos, una cualidad o condición de la Verdad".


Si has sido bendecido al recibir esta inspiración semanalmente y no has donado últimamente, o si tiene la bendición de poder dar más, todavía tenemos muchas necesidades, grandes y pequeñas, que puedes ayudar a satisfacer haciendo clic en https: // www .cedarscamps.org / giving / tree / .

¡Los regalos actuales y planificados son una gran prueba de que tu AMOR se ha hecho visible y son muy apreciados! No solo cubren los costos de la ejecución de este servicio, sino que también proporcionan campamentos muy necesarios y programas esenciales y soporte de operaciones.

¡Regístrate por favor para dar lo que puedas sobre una base MENSUAL muy necesaria para apoyar el trabajo de cambio de vida de CedarS! [ Puede comenzar con cualquier cantidad y ajustarte mensualmente como lo desees en: www.cedarscamps.org/giving ] Todos tus dones se suman a grandes bendiciones en las vidas de los estudiantes de la Escuela Dominical de hoy (los trabajadores felices de mañana en nuestra iglesia centrada en Cristo!

Con sincera gratitud y amor,
Warren, Gay, Holly y su familia CedarS

También puede comunicarse con un miembro de la Familia Fundadora casi en cualquier momento por
teléfono al 417-532-6699.

The CedarS Camps
19772 Sugar Drive
Lebanon, MO 65536

GRACIAS A USTEDES PRECIOSOS DONANTES POR SU APOYO PERMANENTE, GENEROSO Y NECESARIO DE CedarS ¡TRABAJO IMPORTANTE!

El boletín semanal metafísico de CedarS se ofrece sin cargo a los 1,200 campistas y al personal bendecido cada verano en CedarS, así como a los ex alumnos de CedarS, a las familias y amigos que lo han solicitado. Las ideas de aplicación de los Met mencionadas anteriormente se proporcionan principalmente para ayudar a los campistas y al personal de CedarS (así como a los amigos) a ver y demostrar diariamente el gran valor de estudiar y aplicar las lecciones bíblicas de la Ciencia Cristiana durante todo el año, ¡no solo en el campamento! TAMBIÉN PUEDES INSCRIBIRTE para recibir correos electrónicos semanales del personal anterior de CedarS sobre posibles maneras de compartir las solicitudes de las Lecciones Bíblicas con clases de Escuela Dominical más antiguas y más jóvenes haciendo clic en el botón "Suscribirse ahora" (abajo a la izquierda) en http: // www. cedarscamps.org/meta

Metaphysical

Find Your Safety Under His Mighty Wing - Would you say you feel safe? The media is constantly...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page