Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

Encuentra seguridad en Dios

Craig L. Ghislin, C.S., Glen Ellyn (Bartlett), IL
Posted Monday, January 14th, 2019

Encuentra seguridad en Dios

Ideas de aplicación metafísica para la lección de Ciencia Cristiana sobre

"Vida"

del 14 al 20 de enero de 2019

Por Craig L. Ghislin, C.S. Glen Ellyn, IL (Bartlett)

craig.ghislincs@icloud.com / (630) 830-8683

Traducción libre por Lidya Sanchez autorizada por Warren Huff

¿Alguna vez has estado en una situación que amenaza tu vida? Muchos se han enfrentado a tales desafíos, y aún más lo hacen todos los días. Sobrevivir a tales circunstancias a menudo tiene un profundo impacto en una persona. Después, es frecuente que el individuo dé las gracias, o al menos reconozca, un "poder superior". Pero otras personas que enfrentan este tipo de situación piensan en Dios como último recurso. Al compartir la Ciencia Cristiana, a menudo me han preguntado sobre la viabilidad y la seguridad de acudir a Dios en situaciones de emergencia: "¿Qué harías?"

Cuando su vida estaba en peligro, el salmista enfrentó la amenaza al defender su posición y elegir la vida. En la versión King James del Salmo 118: 17, cita B17, leemos: "No moriré, sino que viviré y contaré las obras del Señor”. En mi opinión, esas son palabras de lucha bastante fuertes. Las he usado muchas veces en mi vida. Y sí, las he usado en situaciones que amenazan la vida. ¿Qué es lo que nos permite hacer una declaración tan firme?

La versión contemporánea en inglés del Salmo 118:17, como se usa en el Texto Aureo, proporciona una pista: "... mi vida es segura, y viviré para contar lo que el Señor ha hecho". El salmista podría declarar que no moriría, porque sabía que su vida estaba a salvo con Dios. Este pensamiento reconfortante trae a la mente una promesa que se encuentra en la página 149 de la Primera Iglesia de Cristo, Científico y Miscelánea donde Mary Baker Eddy escribe: "Recuerda, no puedes ser llevado a ninguna circunstancia, por mas grave que sea, en la que el Amor no haya estado antes que tú y en la que su tierna lección no te esté esperando.

Esta expectativa se reitera en la Lectura Alternada. Albert Barnes (1798-1870) nos dice las palabras “mantiene nuestra alma en la vida” significa literalmente que nos mantendremos “entre los vivos”. Además, “nuestros pies no serán movidos” significa mantenernos en una “posición firme de seguridad”. Nuestra existencia está intacta y es segura, no porque Dios sostendrá un cuerpo material para siempre, sino porque, literalmente, Dios es nuestra Vida. En Apocalipsis, Juan describe la vida que fluye como un río puro y abundante, que nutre todo lo que toca en un ambiente perfecto. No hay pestilencia allí, porque el árbol de la vida trae una curación continua. Tampoco hay una maldición, porque no hay pecados que necesiten maldición. Tampoco hay necesidad de una vela, o sol, porque en este entorno, Dios es la única luz que existe, y la única luz necesaria. Nadie queda excluido de esta fuente de vida. El Espíritu invita a todos a venir y beber libremente de estas abundantes aguas.

Sección 1: Obtenemos bendiciones de las experiencias difíciles.

Cuando nos encontramos en medio de problemas, a menudo nos gustaría poder volar y estar en otro lugar. Según Barnes, las palabras traducidas "alas como una paloma" (B1) significan "una pluma o piñón del ala ... por la cual un pájaro sigue su curso" como se distingue del ala en sí. En otras palabras, la solicitud no es meramente para escapar, sino como guía en medio de la tormenta. El salmista dice que tiene sed de Dios (B2). Hemos mencionado en lecciones anteriores que la sed no es una opción. Es una necesidad básica que se debe satisfacer para sobrevivir. Así mismo, es nuestra necesidad de Dios.

Elías tiene la necesidad de huir por su vida y una profunda sed de encontrar a Dios (B3). Su situación podría servir como una metáfora para cualquiera que sienta que su vida está amenazada. No todas las amenazas son de individuos que están dispuestos a matarnos como en el caso de Elías. La amenaza podría ser la ruina financiera, el asesinato de un personaje o un grave problema de salud. En tales casos, uno podría estar tentado a ceder, como lo fue Elías.

Siempre me encanta esta historia porque, a pesar de que Elías está listo para rendirse, el ángel lo levanta del sueño y satisface sus necesidades incluso antes de que sepa qué es. Elías pudo haberse desanimado porque pensó que la espectacular exhibición de fuego que consumía un sacrificio, y lamer una zanja de agua hubiera sido suficiente para convertir a la gente a Dios. Pero Elías no lo dejó allí. Hizo que mataran a todos los falsos profetas, y Jezabel estaba dispuesta a vengarse (ver 1 Reyes 18: 17-40). Elías necesitaba aprender que Dios llega a la humanidad, no por la fuerza, o por medio de exhibiciones espectaculares, sino a través de la “voz callada y suave”.

Cuando nos ponemos nerviosos, irritados, temerosos o ansiosos, podemos recordar el consejo de el salmista: "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios" (B4).

Nuestro libro de texto dice claramente: “Todos tenemos que aprender que la Vida es Dios” (C1). Así como el sol no se ve afectado por la rotación de la tierra, Dios, quien es la Vida, no se ve afectado por el pecado y la muerte. El sol solo parece desaparecer debido a nuestro punto de vista (C2). Del mismo modo, si estamos razonando desde un punto de vista humano limitado, y pensamos que la materia sustenta la vida, podemos creer que la vida puede terminarse. Mientras que, el hecho es que la Vida es Dios, la única presencia que existe, y nunca podemos estar fuera de la vida, ni separados de ella. La verdad es que a menudo se requiere un desafío extremo para obligarnos a "volver cual niños cansados ​​a los brazos del Amor divino" (C3).

Es en esos momentos de total rendición, cuando estamos agotados y no tenemos a quién recurrir, por lo que finalmente estamos listos para escuchar esa "voz callada y suave”. En el 2002, me encontraba en una situación física grave. En una semana perdí cuarenta libras, y estaba severamente congestionado. Entre otras cosas, mi pulmón derecho se había colapsado y apenas podía respirar. Estaba de rodillas, solo en la oscuridad, con la cabeza apoyada en el frío suelo de madera. No me quedaba nada. Todas las citas y reglas que yo sabía no valían nada, pero sabía que no me iba a rendir, así que solo escuché. Y mi ángel vino con la "voz callada y suave" y susurró suavemente palabras en este sentido: "No importa lo que sepas. Dios es tu vida. Tú vives porque Él vive, y porque Él te conoce”. Allí estaba: no moriré, sino que viviré, porque mi vida está segura en Dios y Dios es mi Vida.

El resto de la historia es bastante larga, así que no hay espacio para ella aquí. A pesar de que tomó varios meses para que se realizara la curación completa, "fui con la fuerza" de ese momento singular hasta mi próximo ángel, y solidificó mi resolución a lo largo de toda la prueba de que elegir la Vida era el único camino. Puedo identificarme muy de cerca con la descripción de la Sra. Eddy, lo que ella aprendió mientras estaba "ya a la sombra del valle de la muerte" (C5). Este despertar es un proceso continuo. Eventualmente nos despertaremos para darnos cuenta de que, "La Vida es Espíritu, nunca está en la materia", y esto nos llevará al punto en que todas nuestras necesidades se cubrirán en nuestra comprensión de Dios, y "no se necesitará otra conciencia". (C6).

Sección 2: La Vida es autosuficiente.

Hoy existe una gran preocupación por el medio ambiente y el temor de que en un futuro próximo la Tierra ya no pueda producir suficientes alimentos para sostener a sus habitantes. Esto se basa en la presunción sostenida de que el entorno crea y sostiene las condiciones para la vida. Pero hay algunos científicos que creen que lo contrario es cierto: que la Vida crea su propio entorno. La teoría se llama Biocentrismo, y puede leerla en el libro del mismo nombre del Dr. Robert Lanza y Bob Berman.

El Biocentrismo no es una ciencia cristiana, pero está en el camino correcto. Si bien la Ciencia Cristiana no enseña que Dios creó un ambiente material para sustentar la vida, sí enseña el precepto bíblico: que Dios hizo todo lo que se hizo, y que todo lo que Dios hizo es espiritual. El libro de Génesis nos dice que Dios, la Vida, crea un ambiente capaz de sostener y mantener la vida (B5). Sin embargo, este entorno es espiritual y, por lo tanto, es incapaz de contaminarse o la vida dañarse.

Eliseo, el protegido de Elías, tuvo la oportunidad de demostrar esto cuando los hombres con los que se encontraba inadvertidamente usaban calabazas venenosas en un estofado que estaban preparando (B7). La historia tiene a Eliseo neutralizando el veneno con la comida, pero esto fue más que la química culinaria. El autor claramente pretende que esto sea visto como una demostración de dominio espiritual sobre la carne. El salmista no tiene miedo de nada que la carne pueda hacerle (B8).

Ciencia y Salud confirman que la Vida es Dios, eterna (fuera del tiempo lineal) y existente por sí misma (C7). La Sra. Eddy expone la naturaleza voluble de las teorías dietéticas (C8, 9). Esto se confirma en las últimas décadas en las que hemos visto cambios en las opiniones sobre el valor nutricional o los peligros de los huevos, la carne, el tofu, el café, el azúcar, la sal, el trigo y otros alimentos. La conclusión es: si la creencia mortal dice que cierto alimento es bueno o malo, lo será hasta que las opiniones se reviertan. Las llamadas leyes dietéticas de la mente mortal no se originan en Dios, ni tienen ningún poder para gobernar nuestra salud. Nunca estamos obligados a ceder a las leyes materiales que dicen dañar o ayudarnos. Nuestra líder nos dice que solo tenemos que presentar nuestra protesta contra estas leyes falsas para anularlas (C10). Eso no es una invitación a reprochar descaradamente esas supuestas leyes e ignorar el sentido común. Pero sí significa que si nuestros motivos y objetivos son buenos y puros, no tenemos que sufrir por infringir inadvertidamente una de esas leyes. Hacer lo correcto, estar motivado espiritualmente y honestamente, nos mantiene en un camino seguro.

Sección 3: Rompiendo la ola.

Isaías usa las imágenes de un enemigo que lo supera "como una inundación" (B9). Cualquiera que alguna vez haya navegado en canoa o en kayak por un río, sabe que las corrientes de agua pueden ser muy poderosas. Una inundación es aún más. En 1993 hubo inundaciones masivas en el medio oeste de los Estados Unidos. En algunos lugares, las aguas alcanzaron una cresta casi cincuenta pies más alta de lo normal y causaron daños catastróficos. Después de que las aguas retrocedieron, un familiar me llevó a un punto por el río Missouri para mostrarme la evidencia del daño. Me pareció que una bomba poderosa se había disparado en esa área. Escombros de color gris de todo tipo estaban pegados en cada objeto estacionario que resistía la fuerza de la corriente. Recuerdo haber visto una lavadora de ropa alojada en las ramas de un árbol a veinte pies sobre el suelo. Entonces, cuando Isaías usa la analogía de un diluvio, está sugiriendo una embestida seriamente poderosa.

El desafío físico que mencioné anteriormente fue así. Me quedé en blanco con una variedad de enfermedades que, como dije, me dejaron completamente agotado. Era como si la mente mortal me estuviera citando el salmo: “Una enfermedad maligna ... se ha apoderado de él; y ahora que está acostado, ya no volverá a levantarse ”(B10). Pero podría volver a citar del mismo salmo: "Tú me apoyas en mi integridad (literalmente significa 'en mi perfección'), y me colocas ante tu rostro para siempre". Varios comentaristas notan que la "enfermedad maligna" mencionada anteriormente puede también puede traducirse como "una cosa de Belial". Pero incluso si nuestro desafío parece ser un ataque del "mismo diablo", el libro de Malaquías promete que Dios "reprenderá al devorador". Cuando la calamidad parece golpear, no hay pérdida permanente que puede ocurrir, y a través del cuidado de Dios saldremos victoriosos y bendecidos (B11).

Nuestra líder nos asegura que “Dios jamas dotó a la materia con poder para invalidar la Vida o helar la armonía con una larga y fría noche de discordancia: (C11). En medio de lo que parece ser una "noche larga y fría", a veces nos preguntamos cómo llegamos a esa situación. Nuestro libro de texto nos asegura dos puntos: "que ni la vida ni el hombre mueren, y que Dios no es el autor de la enfermedad" (C12). El segundo punto es importante porque si pensáramos que Dios tuvo algo que ver con causar o permitir que nos enfermemos, no podríamos hacer mucho al respecto. En la Ciencia Cristiana, nuestra oración se basa en el hecho espiritual de que Dios no sabe nada del mal, y que Dios es el autor y el preservador de todo lo que es bueno.

Si Dios no lo causó, ¿qué hizo? Aunque parece ser una pregunta natural, esta pregunta lleva a problemas. Nuestra líder dice: "Nada es más descorazonador que creer que hay un poder opuesto a Dios, o el bien, y que Dios dota de fuerza a este poder opositor para ser usado contra Él mismo, contra la Vida, la salud, la armonía" (C13). Durante el desafío físico que he estado mencionando, después de poco más de dos meses de progreso y curación constantes, me sentía bastante bien. Pero entonces apareció un síntoma que necesitaba más atención de oración. En obediencia a la ley y al Manual de la Iglesia Madre, fui a una clínica local solo para asegurarme de que no era contagioso. Los resultados de una de las pruebas que tomaron fueron muy alarmantes para el personal de la clínica, y me exigieron que comience a tomar varios medicamentos diariamente en su presencia durante diez semanas mientras esperaban los resultados de las pruebas.

Esto fue un shock para mí porque, como he dicho, me había sentido muy bien. Afortunadamente, conocí a una abogada que también era científica cristiana, y ella descubrió un estatuto que me permitió elegir diez semanas de cuarentena en lugar de que me obligaran a tomar el medicamento. Estuve agradecido por eso, pero mientras continué orando y mejorando durante esas semanas, hubo una insidiosa y desalentadora sugerencia de que algo sucio estaba pasando sin ser visto dentro de mí. Esto era tan contrario a la dirección de mi oración. Seguí las instrucciones de nuestro libro de texto: "No estés más dispuesto a sufrir la ilusión de que estás enfermo o de que alguna enfermedad se está desarrollando en el organismo, de lo que estas a ceder a una tentación pecaminosa basado en que el pecado tiene sus necesidades". Declaré la verdad al error (C14), y sabía que la enfermedad no podía destruir mi vida (C15). Con la ayuda de un compañero practicista, dejé de intentar curar un cuerpo enfermo y me concentré en purificar mi pensamiento y en vivir en el reino de los cielos (C16).

Una vez que pasaron las diez semanas, me llamaron a la clínica para decir que no tenía las enfermedades que estaban evaluando y que podía reanudar mis actividades normales. La historia completa de esta experiencia es demasiado larga para contarla, pero a pesar de todo, nunca pensé en rendirme. Elegí la vida en todo momento, y también puede hacerlo cualquier persona que se enfrente a un desafío difícil. Dios es tu vida, y mi vida, y eso es todo lo que hay.

Sección 4: Déjalo fluir.

Si bien Isaías usa el agua como una fuerza poderosa en un sentido negativo, la Biblia también usa el agua en el sentido positivo como una metáfora de la vida. Como señalan varios comentaristas, “en esta vida, nada es más necesario que el agua”. Además, ya mencionamos que el hambre y la sed son naturales (B13). Barnes aclara:

“Nada expresaría mejor el fuerte deseo que deberíamos sentir para obtener justicia como satisfacer las necesidades del hambre y la sed. Ninguna necesidad es tan aguda, ninguna demanda tan imperiosamente necesaria, como estas. Ocurren a diario, y cuando continúan por mucho tiempo, como en el caso de los náufragos, y condenados a vagar meses o años por arenas ardientes, sin apenas bebida ni comida, nada es más angustioso ".

En su encuentro con la mujer en el pozo, Jesús ofrece a la mujer "agua viva" de la fuente de vida que nunca se seca (B14).

Esta agua viva sana y purifica cada aspecto de nuestras vidas. Jesús señaló a la mujer que el agua del pozo nunca saciaría su sed. De manera similar, el hecho de que él haya señalado su historia de cinco maridos, con un sexto esperando entre bastidores, puede haberle descubierto que ella tampoco encontraría satisfacción allí. La verdadera satisfacción solo puede encontrarse en Dios.

Las enseñanzas de Jesús ofrecen a la humanidad el camino hacia la verdad y la vida (CS17). La búsqueda de medios y métodos materiales nunca satisfará nuestras necesidades espirituales más profundas. Perseguir un falso sentido de la vida oscurece la visión verdadera (C19). Fue la mentalidad espiritual de Jesús lo que le permitió discernir las necesidades de los demás (C20). Nuestra líder nos dice que hay “millones de mentes sin prejuicios” que aún esperan beber de esa fuente de vida. Ella nos insta a ejercer nuestro sentido espiritual, compartir libremente las verdades que estamos aprendiendo y "nunca temamos las consecuencias" (C21).

Sección 5: Nada puede separarnos de la Vida.

Después de su conversión, el apóstol Pablo tuvo un tiempo muy difícil en su esfuerzo por compartir las aguas de la vida. Fue arrestado, golpeado, naufragado, difamado y mucho más, pero nada lo detuvo. Consideraba un honor sufrir por Cristo. Su devoción fue posible porque sabía que a pesar de todo, nada podía separarlo del amor de Dios y, por lo tanto, su vida estaba a salvo en Dios (B15).

Parecía que Pablo había sido apedreado hasta morir (ver Hechos 14:19), pero a través de la fe y la oración sobrevivió. Al atravesar los numerosos desafíos y curaciones que hizo, no me sorprende en absoluto que Pablo tenga suficiente material para que continúe predicando en la noche. Durante uno de los largos sermones de Pablo, un joven llamado Eutico se quedó dormido y se cayó desde una ventana del tercer piso (B16). Pudo haber sido un final trágico para un gran evento, pero Pablo no concedió ni por un instante la imagen de la muerte. Él declaró: "... está vivo". Confiando plenamente en su declaración, volvió a predicar hasta el amanecer. No es de extrañar que el joven sobreviviera.

Ciencia y Salud nos exige que “recordemos que la Vida es Dios y que Dios es omnipotente” (C22), y que “la vida no tiene asociación con la muerte” (C23). Si Dios es omnipotente, la vida es omnipotente. Nada existe para oponerse, o contradecirlo. La Sra. Eddy espera que la comprensión de la vida espiritual supere toda creencia en la vida material (C24). La Ciencia Cristiana descuenta por completo los accidentes, lesiones o enfermedades como la capacidad de privarnos de la vida, ya que la Vida es Dios, la Mente, y la Mente nunca puede ser tocada por un accidente o una enfermedad.

El encabezado marginal para la cita C25 es "El tratamiento mediante el Cristo". He mencionado esto antes, pero el método de este tratamiento es muy importante. Primero, "nunca hacemos una realidad de la enfermedad". Esto también es válido para los accidentes. El desafío nunca es una condición física, sino solo una creencia. A continuación, nunca debemos preguntar sobre la historia de la enfermedad, nunca prestar atención a las leyes de salud, nunca administrar drogas y "nunca orar para saber si Dios está dispuesto a que un hombre viva". Dios es Vida. Por supuesto, Dios quiere que vivamos! El último punto es crucial: Jesús sabía que "el hombre no tiene dos vidas, una que debe ser destruida y otra que debe ser indestructible". No hay una vida material aquí, y una vida espiritual en otro lugar. Hay una sola vida, y esa es Dios; y que la vida está aquí y ahora!

Comprender esto nos permitirá renunciar a la creencia en la muerte y propulsarnos a la comprensión de Dios solo como nuestra Vida (CS26).

Sección 6: Toma una posición firme

Esta lección termina como comienza, con una traducción alternativa del Salmo 118: 17 Es la declaración poderosa de que no moriremos, sino que viviremos y declararemos las obras del Señor (B17). El salmista también reconoce que Dios nos muestra libremente este camino alegre que conduce a la plenitud de gozo y delicias infinitas (B18).

La vida eterna no es ser mortal para siempre. Es vivir en Dios: sin pecado, gozoso, armonioso, inmortal, hermoso, bueno, sin dolores e indestructible (CS27). La vida eterna significa la coexistencia con Dios, fuera del tiempo, en el eterno ahora (CS28). Nuestras vidas están seguras en Dios porque somos el reflejo de Dios. Ese es el lugar más seguro en el que podemos estar: vivir en Dios ahora mismo.

Metaphysical

Look at what IS … not at what seems to be … and find spiritual reality! - This is the...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page