Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

Cambia tu perspectiva y encuentra la paz

Craig L. Ghislin, C.S., Glen Ellyn (Bartlett), IL
Posted Monday, February 11th, 2019

Cambia tu perspectiva y encuentra la paz

Ideas de aplicación metafísica para la lección de Ciencia Cristiana sobre

Alma

11 al 17 de febrero de 2019

Por Craig L. Ghislin, C.S. Glen Ellyn, Illinois

craig.ghislincs@icloud.com / (630) 830-8683

Traducción libre por Lidya Sanchez autorizada por Warren Huff

A lo largo de los años, he encontrado que de todos los sinónimos que Mary Baker Eddy emplea para Dios, Alma es el que más parece confundir a la gente. Quizás esto se deba a que el uso común define al alma como que tiene más que ver con el hombre que con su Hacedor. La visión convencional es que el alma es la esencia intangible de un individuo que habita temporalmente un cuerpo físico, y que esta alma puede, o no puede sobrevivir al fallecimiento del cuerpo. La Sra. Eddy evita esa noción y considera al Alma como Dios, nunca confinada en un cuerpo. ¿Dónde deja eso al hombre? En la Ciencia Cristiana el hombre es la expresión de Dios, o Alma. Así como Dios es nuestra vida, Dios es nuestra alma. Nuestro ser no está en un cuerpo, sino en el Espíritu, Dios.

Es cierto que este punto de vista es una desviación del pensamiento convencional. A lo largo de la lección de esta semana, tenemos ejemplos que siguen un patrón similar. Entender a Dios como Alma requiere ver las cosas desde una perspectiva diferente. Esta lección nos ayuda a hacerlo de varias maneras. ¿Cuáles son algunos de los atributos de Dios como Alma? Cuando estaba en la Escuela Dominical me enseñaron que los atributos principales del Alma eran la belleza, la alegría y la armonía. Cada uno de estos elementos está incorporado en esta lección. Estos atributos, expresados en el hombre, nos brindan una sensación de tranquilidad, audacia, serenidad y paz.

El salmista aparentemente enfrentaba una amenaza considerable al escribir las palabras del Texto Aureo. En la alegre anticipación de la liberación de su terrible situación, busca con urgencia ese estado de seguridad y calma que se puede alcanzar solo al elevar el pensamiento de la circunstancia humana y llegar a Dios.

Hace poco vi un video en Internet que decía que la forma de obtener esta paz interior es decir, "sí" a cualquier situación en la que te encuentres, en lugar de intentar luchar contra ella deseando que estuvieras en otro lugar. Ese no es el enfoque que aprendemos en la Ciencia Cristiana. En la Ciencia Cristiana, decimos, "sí" solo a Dios y su gobierno. Este no es un ejercicio mental para escapar de la realidad. No, es una disciplina espiritual que nos anima a ver lo que está sucediendo ahora desde la perspectiva de Dios. El primer paso para encontrar ese punto de vista elevado del Alma es sacar a nuestros pensamientos de la marea del pensamiento atemorizado, limitado y enfocado materialmente. La mayoría de las veces, cuando las cosas nos van bien, no tenemos ningún incentivo para liberarnos del cuadro mortal, por lo que nos volvemos perezosos. La Lectura Alternada comienza con un llamamiento para sacudirnos del letargo del pensamiento material.

Juan Calvino (1509-1564) escribe:

"El profeta, al incitarse a la gratitud, da con su propio ejemplo una lección a cada hombre del deber que le incumbe ... Si incluso el profeta, que estaba inflamado con un celo más intenso y ferviente que otros hombres, no era libre. "de esta enfermedad, de la cual su empeño en estimularse a sí mismo es una simple confesión, ¿cuánto más es necesario para nosotros, que tenemos experiencia abundante de nuestro propio letargo, aplicar los mismos medios para nuestra aceleración?"

El salmista hace un llamado a todo lo que está dentro de él para elevar su pensamiento sobre el cuadro material hasta el reconocimiento activo del Señor. ¿Qué se necesita para “ascender a la colina del Señor”, a ese punto de vista superior? El salmista nos dice que el camino está abierto para aquellos que son rectos, de conducta pura y de corazón, no solo de conformidad con la ley y las acciones externas, sino con un corazón que interiormente concuerda con todo lo que es bueno. El salmista no se deja hipnotizar por las falsedades, ni está de acuerdo con ellas, ni las expresa. Él habla solamente la verdad.

Tener un “corazón puro” a menudo trae a la mente la virtud moral, pero también necesitamos mantener nuestros pensamientos limpios de duda y temor. Aunque la imagen material puede parecer desalentadora, cuando levantamos la cabeza y abrimos las puertas de nuestros corazones para contemplar la gloria del Señor, esas dudas y temores se disuelven.

Aprendí en CedarS Camps que al montar un caballo, si miras hacia abajo en la barandilla o en el puente sobre el que se supone que debe caminar el caballo, es posible que tengas dificultades para que el caballo pase sobre ella. Tienes que mirar más allá del obstáculo hacia donde quieres ir, y luego el caballo navegará el desafío fácilmente. Es lo mismo con nuestra oración. Si miramos hacia abajo, paralizados por el problema, podemos quedar colgados. Necesitamos enfocar nuestra mirada hacia arriba en la dirección que queremos ir. La mansedumbre es una cualidad extremadamente útil para realizar este punto de vista espiritual. Ser manso es ser humilde, educable, orante, de espíritu amable y dispuesto a aprender.

Ser enseñable también nos permite liberarnos del sentido personal y estar dispuestos a vivir nuestras vidas a través de la dirección de Dios. Otro beneficio de alinearse con la dirección de Dios es que permite que nuestras “almas” estén en paz. ¿No es eso realmente lo que anhelamos: estar a gusto con el pleno conocimiento, expectativa y seguridad de que Dios está gobernando, y que todo es exactamente como debe ser?

Sección 1: Magnificar al Señor

El salmista obtiene esa sensación de facilidad al magnificar al Señor, porque "ninguno de los que confían en él estará condenado, desolado” (B1). Algunas traducciones alternativas de la palabra "desolado" incluyen, ”condenado, castigado o culpable" (de el Diccionario de Referencia Strong's). La palabra inglesa "desolado" significa "solitario, afligido, abandonado por Dios y privado de consuelo" (Diccionario de Referencia del Estudiante). Así podríamos sentirnos si dejamos que la imagen humana nos cautive. La solución es "magnificar al Señor". Albert Barnes (1798-1870) nos dice que la palabra "magnificar" significa "literalmente" hacer grande, y luego hacer grande en la visión de la mente". Al darse cuenta de eso Dios es más grande que cualquier desafío que este frente a nosotros y nos libera de la angustia que acompaña a el punto de vista mortal.

Cuando el salmista compara la aparente insignificancia del hombre con la magnificencia de las estrellas y los cielos (B2), no se refiere al hombre perfecto de la creación de Dios, sino más bien a Enosh, el infeliz y mortal hombre, que vive en un estado casi constante de inquietud, miedo, ignorancia y pecado. Isaías y Jeremías nos aseguran que Dios nos creó para su gloria; y Dios elimina nuestro miedo al brindarnos pleno apoyo con todo su corazón y Alma (B4, 5).

Nuestro libro de texto, Ciencia y Salud, con Llave de las Escrituras, nos asegura que Dios es "la única Vida, sustancia, Espíritu o Alma, la única inteligencia del universo, incluido el hombre" (C1). Manteniendo nuestro pensamiento en esa perspectiva, confiamos en que Dios nos mantendrá para siempre en cada situación (C2). A menudo decimos que expresamos a Dios, pero notamos que el hombre es la expresión del Alma (C3). Eso significa que Dios nos está expresando. Por eso nunca estamos en la materia, y siempre estamos a salvo. A medida que nos levantemos del sentido falso y tradicional del Alma (C4), nuestra inmortalidad saldrá a la luz (C5).

Sección 2: El efecto de estar en el monte con Dios: es una cara radiante

Cuando nos sentimos tentados a impresionarnos con los desafíos de la vida, podemos orar con el salmista, mirando a Dios para que ilumine nuestro camino hacia un punto de vista más sagrado (B5). No debemos temer que Dios nos olvide, o preocuparnos de que podamos ser privados de cualquier cosa buena. Dios, nuestro gran guía y protector, siempre nos apoya. Las Escrituras prometen: "nada bueno les será negado a los que andan en integridad (rectamente)” (B6).

Dios le ordenó a Moisés que le diera a Aarón una bendición que se ha convertido en una bendición bien conocida: “El Señor te bendiga y te guarde: El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia: El Señor alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz” (B7). Seguramente una bendición así lo tranquilizaría. ¿Alguna vez alguien te ha mirado con tanto amor y seguridad que ha calentado tu corazón desde adentro hacia afuera, y sentiste que todo estaba bien en el mundo? Eso es solo un indicio de la paz y la serenidad que sentimos cuando sabemos que Dios nos está cuidando.

La calidez de conocer y sentir la gracia de Dios es más que probable que lo haga brillar con alegría y felicidad. La cara de Moisés se iluminó literalmente con inspiración cuando bajó del monte. Así es como podemos ser nosotros también. ¿No esperaría usted transmitir después de una visita a Dios? ¿Bien adivina que? Tu luz ha venido, y “¡la gloria de Jehová ha nacido sobre ti!” (B9).

La Sra. Eddy señala el uso metafórico del sol como una representación del cuidado y amor constantes de Dios (C6). El sol brilla en todos, no se ve afectado por la rotación de la tierra (C7). Para el sentido humano, cuando la tierra se oscurece, parece que el sol se ha ido, y de la misma manera, podemos sentirnos lejos de Dios en tiempos difíciles. Pero todo es una cuestión de punto de vista. El sol siempre está brillando sin importar lo que esté sucediendo en la tierra, y Dios siempre nos está salvando y manteniendo sin importar lo que los sentidos están informando. La Sra. Eddy también explica que parece que el sol está dando vueltas alrededor de la tierra, cuando de hecho, la tierra gira sobre su eje; de manera similar, nos parece que el Alma está en el cuerpo, cuando no lo está (C8). Obtener la imagen real es obtener el punto de vista correcto. No importa lo que parece estar sucediendo, Dios, el Alma es "inmutable y eterna" (C9). Coexistimos con el Alma y no podemos separarnos de ella. El hombre no es Dios, pero el hombre refleja a Dios (C10). La Sra. Eddy escribe: “Si decimos que el sol representa a Dios, entonces todos sus rayos representan colectivamente a Cristo, y cada rayo separado para hombres y mujeres” (Mi. 344: 3–5). Nuestro libro de texto nos dice: "Reflejamos para siempre, en cualidad glorificada, al infinito Padre-Madre Dios" (C11).

Sección 3: Belleza de carácter y de acción.

Moisés sonrió con inspiración a su regreso del monte. Así sucede con nosotros: la belleza verdadera, la belleza de la santidad, se irradia desde el interior (B10). ¿No sería asombroso ser reconocido por la belleza del Señor que irradia de ti? (B11). Las Escrituras indican que la mansedumbre es una cualidad esencial para resaltar esa belleza y paz (B12). Abigail y Nabal ilustran la diferencia entre una persona que es dócil y vive en la belleza, la alegría y la armonía del Alma y una que vive en el egoísmo de las perspectivas humanas limitadas (B14).

El "nombre" de uno indica su naturaleza o carácter. Abigail significa "la alegría de mi padre". Tenía un profundo entendimiento de la gracia social, la civilidad y la diplomacia doméstica, además de tener un alto grado de percepción espiritual. Nabal significa: "necio". La Biblia dice que Nabal era "malhumorado y malvado en sus obras". El teólogo John Gill (1697-1771) se suma a la descripción bíblica que dice: Nabal era "duro y malhumorado en el carácter y disposición de su mente, y perverso en su conversación, y fraudulento y opresivo en su trato con los hombres ... "

Compara el personaje de Nabal con el de David. Nabal estaba totalmente absorto en sí mismo, viviendo solo para su propio beneficio e interés. Él debe haber sido muy miedoso e inseguro para ser tan defensivo y codicioso. Sus sirvientes estaban tan desanimados por él que ni siquiera querían hablar con él. En cambio, llevaron sus preocupaciones sobre su mal comportamiento a su esposa Abigail. David había sido ungido para ser el nuevo rey, y tenía todo lo que podía necesitar, pero aun así, no llevó exactamente una vida sin problemas. David había peleado muchas batallas y ganado su posición. Además de eso, Saúl, el rey actual, pasó mucho tiempo tratando de matar a David a pesar de su servicio a Israel. Para estar seguro, David tuvo que luchar con algunos de los instintos más básicos, pero sus mejores cualidades prevalecieron. La mayoría de los logros heroicos de David fueron desinteresados, y él claramente tenía conciencia. Por encima de todo, incluso con varias victorias militares en su haber, todavía tenía la mansedumbre suficiente para ser enseñable.

El relato bíblico nos dice que David envió diez sirvientes para saludar a Nabal. Pero Nabal rechazó la obertura amistosa e indirectamente rechazó a David. Cuando David se enteró de esto, su reacción inicial fue una respuesta básica, violenta y animal. Era como si él estuviera diciendo, "usted se mete conmigo y yo lo arruinaré". Después de escuchar el incidente, Abigail tomó medidas inmediatas para evitar un conflicto sangriento. Ella tenía que haber estado espiritualmente preparada para hacer esto. Su apelación a la naturaleza superior y al llamado de David fue exitoso en gran parte debido al hecho de que David fue lo suficientemente atento como para reflexionar sobre sus acciones antes de cometer un error.

Al examinar la definición de "mansedumbre" encontramos información sobre los personajes de Abigail y David. La mansedumbre: “la suavidad del genio, la docilidad, la dulzura, la tolerancia; y humildad, resignación, sumisión a la voluntad divina, sin murmurar o malhumorar” (SRD). Abigail exhibió la primera parte de la definición, y David la segunda.

Abigail y David reflejaron lo que la Sra. Eddy llama, "lo bello en el carácter" y la "bondad en los afectos humanos" (C12). ¿Alguna vez ha estado en una situación en la que iba a hacer algo que fue impulsado por una reacción o un instinto más bajo, pero luego cambió su curso y adoptó un enfoque más elevado y más amoroso? ¿No se sintió bien? Estoy seguro de que David se sintió mucho más satisfecho al demostrar misericordia, comprensión y compasión, de lo que habría estado si hubiera matado a Nabal. La felicidad nunca viene de seguir las pasiones animales (salvajes). Las pasiones animales reaccionan en lugar de responder. Estas pasiones incluyen: egoísmo, impaciencia, desprecio por los demás, arrogancia, etc., todos los llamados instintos del "cerebro de lagarto" en lugar del enfoque inteligente y medido. Nuestra líder afirma que el bien "debe tener ascendencia sobre el mal ... o la felicidad nunca se ganará". La única satisfacción verdadera proviene del Alma. Eso puede parecer algo limitante al principio. Pero es todo lo contrario: nuestro libro de texto declara: "El Alma tiene recursos infinitos" para bendecirnos (C12).

Aunque no está en la Lección, a pesar de que la intervención de Abigail impidió que David matara a Nabal, todavía termina muriendo como resultado de su comportamiento. Al igual que con el destino de Nabal, todo comportamiento animal es autodestructivo. El Alma, por otra parte, “no tiene ningún elemento de autodestrucción” (C13). Tenga en cuenta también que el hecho de que el Alma no tiene pecado, nunca está realmente en un cuerpo material. El Alma solo parece estar en el cuerpo a través de una creencia falsa. Mientras esa creencia prevalezca en nuestra conciencia, nos encontramos temporalmente bajo la influencia de esa creencia. Pero también es importante recordar que esta falsa creencia no es nuestra creencia en absoluto. Es una mente mortal que se dice una mentira a sí misma y cree en su propia mentira.

Nuestra líder nos dice que la "primera demanda" de la Ciencia es no tener otros dioses delante del Espíritu (C14). Eso significa que nuestra única inteligencia, vida, sustancia, verdad y amor debe ser espiritual. Seguir esa demanda nos ayudaría a mantener un bello carácter. Al igual que uno mantiene su mirada hacia donde quiere ir cuando monta a caballo, la Sra. Eddy nos dice que si queremos desarrollar un carácter fuerte, debemos tener modelos de pensamiento nobles y grandes (C15). Si dejamos que esas cualidades celestiales nos gobiernen, los puntos de vista falsos se reducirán a la nada.

Sección 4: El poder curativo de la música

Como sabemos, no siempre es fácil dejar que esas cualidades celestiales estén en orden. A veces parece que nos quedamos atascados en la visión material del mundo, y simplemente no podemos elevar nuestra mirada. Si ese es el caso, el Amor divino siempre tiene una manera de alcanzarnos. La armonía es uno de los atributos del Alma y se expresa perfectamente en la música. Sin duda, no toda la música es edificante. En algunos casos, incluso puede ser intimidante y alterante. Pero cuando es impulsada por el Alma, la música tiene poder curativo.

Ese poder se evidenció cuando David refrescó a Saúl mientras tocaba su arpa (B16). La Biblia dice que un "espíritu maligno de Dios estaba sobre Saúl", y mientras David tocaba, el "espíritu maligno se fue". Es importante notar que Dios nunca le da a nadie un espíritu malo. Al contrario, Dios nos envía misericordia y verdad para calmarnos y curarnos a través de cualquier vía que necesitemos (B17).

Muchos han sentido el poder curativo de la música. La música es un microcosmos de la armonía del universo. La Sra. Eddy nos dice: “El hombre es armonioso cuando está gobernado por el Alma” (C16). Nuestro libro de texto confirma que Dios nunca causa discordias de ningún tipo (C17). Saber que la falta de armonía es irreal nos ayuda a ver las cosas en su verdadera luz (C18). La armonía es siempre la realidad, y la discordia es la irrealidad. Cuando nos enfrentamos a la discordia o a cualquier situación que nos cause temor, estrés o preocupación, nuestro curso es defender firmemente la presencia de la armonía hasta que se restaure la armonía (C19). Esta no es una proposición de "fingirlo, hasta lograrlo", ni es simplemente un mecanismo de afrontamiento mental para superar un momento difícil". Es darse cuenta de la presencia de la armonía en este momento como la única realidad.

Es importante comprender que, aunque parezca, ni la música ni el sonido en general se comunican a través de los sentidos. Es impartido por el Alma y se recibe y se reconoce a través del sentido espiritual (C20). Como necesitamos buenos modelos de pensamiento para despertar nuestro verdadero carácter espiritual, nuestra actitud y perspectiva serán tranquilas o tormentosas, dependiendo de a qué melodías mentales estemos prestando atención. Nuestro libro de texto nos anima a dejar que la Ciencia Cristiana reemplace todas las discordias con la armonía divina (C21). "Permitir" significa "admitir" o "aceptar" que algo suceda. No está forzando nada, o empujándolo con los puños cerrados. Entonces, si vamos a decir "sí" a cualquier cosa, diga "sí" a la armonía del Alma.

Sección 5: Estar abierto y mirar hacia arriba

Mientras que la belleza y la armonía parecen llegar a nosotros a través de los sentidos físicos de la vista y el sonido, son realmente los sentidos espirituales los que disciernen y entienden la belleza y la armonía. La Biblia reconoce que las facultades de ver y escuchar son de Dios (B18). Tanto en la curación de los sordomudos (B20) como en el ciego (B21), Jesús los apartó de la vista pública y, en ambos casos, escupió durante el proceso. Los comentaristas especulan que en ambos incidentes, Jesús se mudó a un lugar privado para evitar la atención. También aseguró a los necesitados que Jesús los cuidaba y los protegía. Además, apartándolos podría haberle brindado la oportunidad a Jesús de dirigir su atención a la necesidad del momento. La saliva mencionada en ambas curaciones se cree que es un signo de desprecio. Por lo tanto, podemos suponer que Jesús estaba rechazando las leyes de herencia, o accidente, o lo que se dice que es la causa de estas discapacidades. Además, en ambos casos Jesús dio una orden. A los sordomudos le dijo: "sé abierto", e hizo que el ciego mirara hacia arriba. A la luz del tema de esta Lección de obtener una perspectiva superior, todos los elementos de estas curaciones tienen sentido. En lugar de persistir en el atolladero del testimonio de los sentidos materiales, debemos estar abiertos a la realidad y mirar hacia arriba para obtener una perspectiva más elevada.

Jesús daba oído a los sordos y vista a los ciegos porque sabía que las facultades del Alma son espirituales (C22). Nuestro libro de texto nos dice que ver las cosas a la manera de Jesús "resuelve las visiones oscuras del sentido material en armonía e inmortalidad" (C23). ¿No estamos resolviendo esas "visiones oscuras del sentido material" exactamente lo que anhelamos hacer: escuchar la voz de la Verdad que habla a nuestra conciencia, en lugar de la estática y la charla del pensamiento material? (C24). Nuestro libro de texto define "ojos" como "discernimiento espiritual", y "oídos" como "comprensión espiritual" (C25, 26). Ninguna de estas facultades tiene nada que ver con los órganos materiales. Los sentidos espirituales son siempre perfectos e incapaces de perderse o lesionarse. “Ni la edad ni el accidente pueden interferir con los sentidos del Alma, y no hay otros sentidos reales. Es evidente que el cuerpo como materia no tiene sensación propia, y no hay olvido para el Alma y sus facultades” (C27).

Si miramos el mundo desde una perspectiva material, inevitablemente encontraremos discordia. Pero ver la discordia no significa que sea real (C28). Cuando abrimos nuestros oídos para escuchar la voz de Dios, y abrimos nuestros ojos para ver lo que Dios está haciendo, se restablece la armonía.

Sección 6: Disfruta de la gloria

El salmista no depende del testimonio físico para indicar o dictar su punto de vista. (B23). Mirando solo a Dios, Él eleva su alma —su esencia y su ser interior— hacia cosas más elevadas, y reconoce al Alma como la identidad y la fuente de todo lo que existe. ¿Cómo puede él no alabar y glorificar a Dios?

Al ver la belleza, la alegría y la armonía del Alma a pesar de los desafíos de la situación humana, irradiaremos la tranquilidad y la paz divinas, tal como lo hizo Moisés (C29). En la Ciencia Cristiana, toda la alabanza y la gloria van a Dios (C30). Nuestra vida y nuestra alma es Dios. Solo hay un Alma, Dios: infinito, fuera del tiempo y el espacio. La Sra. Eddy dice claramente: "El hombre es el reflejo del Alma" (C31). Recuerda que un reflejo no es solo como el original; existe en el original, en el ojo del observador. Como reflejo de Dios, somos lo que Dios está viendo, somos su idea. Si ese es el caso, ¿cómo podemos continuar chapoteando en perspectivas humanas deprimentes y perturbadoras? Dejemos nuestra alma al Señor, ascendamos esa colina sagrada, dejemos que nuestra hermosa identidad, nuestra naturaleza brille, vibre y moremos en la serenidad y en la paz de la gloria de Dios.

Metaphysical

Gain a little each day in the right direction… - Compared to viewing Jesus’ atonement as a...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page