Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

¡Habita en la casa hecha sin manos!

Craig L. Ghislin, C.S., Glen Ellyn (Bartlett), IL
Posted Monday, November 16th, 2020

¡Habita en la casa hecha sin manos!
Ideas de aplicación metafísica para la lección bíblica trimestral de Christian Science sobre:

"Alma y Cuerpo"
del 16 al 22 de noviembre de 2020

Por Craig L. Ghislin, CS Glen Ellyn, Illinois (Bartlett)
craig.ghislincs@icloud.com / (630) 830-8683 / (630) 234-3987 celda / texto

Traducción libre por Lidya Sanchez autorizada por Warren Huff

¿Dónde vive? Puede pensar que vive en un cuerpo, en una casa o apartamento, en una ciudad, etc. Pero en la realidad más profunda de todas las cosas, vivimos en el Alma, Dios. Los israelitas a menudo se encontraban sin un lugar al que pudieran llamar hogar. Pero como indica el Salmo 90:1, del Texto Áureo de esta semana, no importa dónde estuvieran, siempre pudieron refugiarse en Dios. Como los hijos de Israel, nosotros también encontramos nuestra morada permanente en Dios.

Este hecho espiritual no es percibido fácilmente por los sentidos. En la Lectura Alternada Isaías 55:3 nos llama a "inclinar [nuestro] oído" y venir a Dios y nuestra "alma vivirá". El erudito bíblico del siglo XVII John Trapp (1601-1669) señala que este llamado a escuchar espiritualmente es opuesto a cómo “nuestros primeros padres” inclinaron su oído hacia ese “viejo asesino”, también conocido como la serpiente. Esto es más que una inteligente conexión de ideas metafóricas. Mientras Isaías 55 continúa en los versículos 8-12, podemos ver que los caminos de Dios están mucho más allá y por encima de los caminos de los hombres. Intentar obtener una imagen clara de la vida y el ser ahondando en los sentidos es inútil. Las costumbres de los hombres cambian constantemente a medida que se desarrollan nuevas teorías. Pero los caminos de Dios son permanentes y completos. Cumplen su propósito sin falta y nunca varían con la opinión humana. Son leyes fijas que no se pueden romper.

Los versículos 1 y 19 de Isaías 60 nos informan que con la Palabra de Dios viene una luz que despierta a la humanidad de la oscuridad de las teorías humanas. El resplandor de la luz de Dios hace que incluso el sol y la luna sean innecesarios.

El teólogo Juan Calvino (1509-1564) subraya el poder de esa luz, señalando que el llamado a levantarse es una anulación de sentarse en el polvo. Luego destaca la diferencia entre la constante variabilidad del mundo material y la permanencia de la ley de Dios. El escribe: ... el Profeta quiso expresar una bendición aún mayor, de la que solo disfrutan los hijos de Dios, a saber, la Luz celestial, que los hombres impíos odian y, por lo tanto, no pueden recibir; porque, aunque disfrutan del sol y de otras bendiciones, su felicidad no puede ser firme y duradera; porque, carentes de gusto, no saborean lo que era de mayor importancia ...

Sección 1: Dios, el Alma es incorpórea, sin cuerpo.

Los dos primeros versículos del Salmo 84 nos hablan de un alma que anhela y fervientemente desea los atrios del Señor, algo mejor de lo que los sentidos pueden proporcionar. El anhelo de vivir en presencia de la jurisdicción y protección divinas, todo el tiempo.

Moisés también anhelaba esto. Tenía su misión de Dios, pero no sabía cómo cumplirla. En Éxodo 33: 9, Dios le habla a Moisés desde una nube. En los versículos 12 y 13, Moisés quiere más que eso. Sin embargo, Dios le recuerda que no se le puede ver ni en la carne, sin embargo, Dios siempre estará con él. ¿Alguna vez has sentido que querías una prueba más tangible de Dios para ayudarte en tu misión?

Cuando Dios dice, "no puedes ver mi rostro y vivir", significa que "los sentidos mortales son incapaces de contemplar el Espíritu". Pablo también sabía esto. En I Corintios 2: 9-10, Pablo dice que ningún ojo vio, ni oído oyó a Dios, ni lo entendió. La única forma de acercarse a las “cosas profundas de Dios” es a través del Espíritu.

Las primeras cuatro citas de Ciencia y Salud nos dicen de diversas formas que Dios es incorpóreo o sin cuerpo (465: 9; 335: 16-22; 116: 20-22; 140: 4-12). Debemos recordar que cuando hablamos de Dios en la Ciencia Cristiana, no estamos hablando de un sobrehumano en el cielo, ni de nada parecido a un ser humano. Estamos hablando del divino Creador de todo lo que existe. Decir que Dios es incorpóreo es lo mismo que decir que Mente, Espíritu, Alma, Principio, Vida, Verdad y Amor son incorpóreos, no confinados en un cuerpo.

Dado que solo hay un Dios, una Vida o Alma, eso significa que nuestra vida, nuestra alma o identidad también es incorpórea. Nuestro libro de texto dice que toda la existencia está en Dios y que Dios (Vida, Alma) no se puede ver con los sentidos porque no está en la materia. Él es incorpóreo. “No lo conocemos materialmente sino espiritualmente como Mente divina, como Vida, Verdad y Amor” (SH 140: 4-12). ¿Por qué concluimos que esto significa que también somos incorpóreos? Porque como solo hay un Dios, eso significa que solo hay un Ego. Ciencia y Salud nos dice que, “El único Ego, la única Mente o Espíritu llamado Dios, es la individualidad infinita, que proporciona toda forma y belleza y que refleja la realidad y la divinidad en el hombre y las cosas espirituales individuales” (CyS 281:13). Eso significa que nuestra individualidad solo se puede encontrar en ese Ego o Alma, al que llamamos Dios.

Sección 2: Vivimos en Él, en el Alma

Entonces, si nuestra Vida y Alma es Dios, ¿qué es este cuerpo que parecemos estar cargando, o más al grano, que parece estar aprisionándonos? En II Corintios 5, Pablo se refiere al cuerpo como nuestra “casa terrenal” o tabernáculo. Cabe señalar que un tabernáculo es una estructura temporal hecha para viajar, y se puede montar y desmontar rápidamente. Pablo usa el tabernáculo como una representación figurativa de nuestros cuerpos, que él creía que era una morada temporal del alma. Para Pablo, nuestros cuerpos reales eran casas hechas “sin manos, eternas en los cielos” (II Cor. 5: 2). Esta es una antigua creencia teológica que muchos todavía mantienen hoy. Pablo sintió que estar en casa en el cuerpo nos separa de estar presentes con Dios. Como el salmista, anhela y hasta gime estar ausente del cuerpo y presente con el Señor.

Además, en Hechos 17:28, Pablo hace la asombrosa declaración de que "en él [Dios] vivimos, nos movemos y somos". Los comentaristas bíblicos van en círculos tratando de explicar esto en términos alegóricos. Pero como se entiende en la Ciencia Cristiana, este es un hecho sólido. Hablando espiritualmente, ni siquiera vivimos en el cuerpo temporalmente. Siempre vivimos en Dios y en ningún otro lugar. Esa es la casa "eterna en los cielos".

En la página 477, Ciencia y Salud hace la pregunta: "¿Qué son el cuerpo y el Alma?"

La respuesta comienza, "La identidad es el reflejo del Espíritu ..." Hace varios años, descubrí que el Diccionario de referencia del estudiante define la identidad como "Igualdad, a diferencia de la similitud o diversidad". Una semejanza compara dos cosas y la diversidad también implica pluralidad. Pero la identidad es igualdad. ¿Igualdad con qué? Igualdad con Dios.

Hay varias teologías que hablan de la igualdad del hombre con Dios, pero la teología tradicional a menudo enseña que Dios es como el hombre, más que el hombre como Dios. Esa es una gran diferencia. Si pensamos en Dios como un hombre, como escribe Mary Baker Eddy en la página 13 del libro de texto, nos impide "abandonar las dudas y temores humanos que acompañan a tal creencia". Los sentidos lo tienen todo al revés. Como dice Ciencia y Salud : “El mundo del error ignora el mundo de la Verdad, - esta ciego a la realidad de la existencia del hombre - porque el mundo de lo sensorio no percibe que la vida esta en el Alma, y no en el cuerpo” (CyS 13) .

Es por eso que necesitamos cambiar nuestra visión. Todas nuestras limitaciones y debilidades provienen de la falsa creencia de que vivimos en un cuerpo material. Ciencia y Salud dice en la página 223:2 "Tarde o temprano aprenderemos que las cadenas de la capacidad finita del hombre son forjadas por la ilusión de que vive en el cuerpo en lugar de en el Alma, en la materia en lugar de en el Espíritu". Los grilletes son cadenas o grilletes alrededor de los tobillos. La manera de salir de estas cadenas es "despojar el pensamiento de confianzas equivocadas y evidencias materiales ..." (CyS 428: 8). Despojarse significa quitarse la ropa. ¿Llevas el manto de la carne? ¿Y estás listo para despojarte de creencias carnales? Para entender que vivimos en el Alma, tenemos que dejar atrás esas prendas carnales.

Sección 3 : No le creas a la serpiente

¿Cómo nos metimos en este lío? ¿Podemos salir de eso? De acuerdo con las Escrituras, de hecho podemos salir de él; de hecho, estamos destinados a hacerlo. La Escritura también proporciona una explicación de cómo nos metimos en ella. Adán y Eva vivían en el paraíso. Tenían todo lo que necesitaban y Dios declaró que todo era bueno. Entonces la serpiente engañó a Eva. Le hizo pensar que Dios los estaba limitando, que había más para tener de lo que Dios les había dado. Eva mordió esa mentira y Adán la siguió.

No sabemos si Pablo considera que la historia de Adán y Eva es alegórica o no, pero sí sabemos que a Pablo le preocupa que no caigamos en la misma mentira. Pablo quiere que lo mantengamos simple confiando en que lo que Dios hace es suficiente. Pero el engañador quiere corrompernos en nuestras devociones y doctrinas, nuestras mentes y corazones, nuestra adoración y nuestra manera de vivir. ¿De qué manera ha intentado el engañador corromper la sencillez del Cristo en tu vida?

Como Pablo, el discípulo Juan quiere que seamos sabios con las falsas promesas de la serpiente. La serpiente se presenta en muchas formas diferentes, algunas de las cuales son teorías mundanas que inicialmente parecen tener perfecto sentido. I Juan 4: 1 nos dice que "probemos los espíritus (creencias mortales, corporeidad, mentes malévolas, supuestas inteligencias, o dioses, los opuestos de Dios; errores, alucinaciones)". Pero también deberíamos tener un poco de cuidado con eso.

Tenga en cuenta que el error de Eva comenzó en una conversación pseudo-amistosa con la serpiente. Ella no aceptó los límites que Dios había decretado. Juan advierte que las teorías mundanas son promovidas y creídas por aquellos que piensan de manera mundana. Incluso cuando aquellos que se esfuerzan por tener una mentalidad espiritual comienzan a promover teorías mundanas, incluso si han adoptado toda la apariencia de santidad, sus corazones están siendo influenciados por el mundo. Y aquellos que son del mundo entienden y escuchan solo conceptos mundanos.

El hecho de que alguien finja, o crea que está inspirado, no significa que lo esté. No te dejes seducir por el mentiroso. Los no regenerados solo quieren escuchar las ideas con las que están de acuerdo y las que apoyan su pecado. Aquellos que son de Dios, pueden oír y son receptivos solo a Su mensaje.

En la página 280 de Ciencia y Salud, leemos que la serpiente todavía afirma que vivimos en un cuerpo, y no hay mucho que podamos hacer al respecto. Mary Baker Eddy dice que, en lugar de tener un cuerpo físico, tenemos un cuerpo sin sensaciones. Además, en la página 258 leemos que somos mucho más que “una forma material con una mente adentro ...” Esa misma creencia es la causa de nuestros problemas.

Entonces, ¿cómo nos liberamos de esto? Una de las explicaciones más sucintas de Mary Baker Eddy se encuentra en la página 167: 6, “Entendemos la Vida en la Ciencia divina sólo cuando vivimos por encima del sentido corporal y lo corregimos. Nuestra admisión proporcionada de las afirmaciones del bien o del mal determina la armonía de nuestra existencia, nuestra salud, nuestra longevidad y nuestro cristianismo".

No podemos llegar a la realidad de las cosas a través de los sentidos materiales, o mediante teorías o razonamientos materiales. Tenemos que vivir y pensar por encima de la corporeidad.

Sección 4 : Ver a través de la niebla de las creencias mundanas

Como se ve en la obra de enseñanza y sanación de Jesús, el Maestro nos enseñó a ser lo mejor de nosotros mismos. En Mateo 5:16 nos dice que dejemos que nuestra luz brille para que todos la vean. Es más, en el versículo 48 nos pide que seamos perfectos como nuestro Padre que esta en los cielos es perfecto. Este no era el tipo de cosas que la mayoría de los discípulos estaban dispuestos a escuchar. Como dijimos antes, las personas de mentalidad mundana tienden a no comprender las cosas espirituales. Además, Mateo 7:29 nos dice que Jesús no enseñó de la manera habitual, basando sus teorías en aquellos que lo precedieron. No, Jesús enseñó de una manera completamente nueva: una forma espiritual de pensar, directamente de Dios.

Para ilustrar los resultados de este tipo de pensamiento, Mateo 12:22 transmite la curación de un "endemoniado, ciego y mudo". El teólogo Adam Clarke (c. 1760-1832) explica que la posesión por un diablo tiene un significado particular. En este caso, ser ciego y mudo representa al diablo dominando el corazón, los ojos y la lengua del pecador. Su corazón está lleno de amor al pecado; sus ojos están ciegos porque no ve su propia culpa y la perdición que le aguarda. Su lengua se ve obstaculizada para la oración y la súplica, mientras que aumenta en mentiras, calumnias, blasfemias, etc. Claramente, este es un ejemplo de pensamiento mundano que oscurece la habilidad de uno para discernir espiritualmente. Solo Jesús puede redimir esta condición.

El punto aquí es que el pensamiento mundano oscurece la visión espiritual. No hay nada realmente nuevo en ese concepto. Durante siglos, la teología ha enseñado que existe un círculo vicioso en el que los pecados de Adán y Eva han condenado a toda la humanidad a ser pecadores, y que la única salida es aceptar las enseñanzas de Cristo para ser redimidos del pecado.

Mary Baker Eddy refinó ese punto de vista doctrinal. La teología tradicional dice que el hombre fue creado originalmente del polvo, y luego de un huevo, y luego el pecado de Adán y Eva lo condenó. Pero la Ciencia Cristiana explica que es el pecado el que genera toda la creencia de que el hombre nace y está confinado en la materia. Ella discernió que Jesús podía sanar la enfermedad y el pecado porque veía al hombre no como un pecador caído, sino como un hijo de Dios, quien, en la realidad más profunda de todas las cosas, es tan perfecto, completo y maduro como Dios. Este entendimiento cristiano destruye no solo el pecado, la enfermedad y la muerte, sino también la creencia de que estamos separados de Dios en primer lugar.

Las curaciones de Jesús nos ayudan a liberarnos de la creencia de que estamos separados de Dios y confinados por un cuerpo corporal (CyS 494: 15-19 Jesús ). En lugar de dejar que la creencia en la corporeidad gobierne nuestro día, debemos seguir el ejemplo de Jesús y dejar que el Alma domine la situación (CyS 395: 6-10). Esto es importante porque a menudo sentimos que el cuerpo está a cargo, pero eso es un malentendido de causa y efecto adecuados. El cuerpo no es la causa.

Como se explica en la página 208: 25-2 de Ciencia y Salud;

Un cuerpo material solo expresa una mente material y mortal. Un hombre mortal posee este cuerpo, y lo hace armonioso o discordante según las imágenes del pensamiento impresas en él. Abrazas tu cuerpo en tu pensamiento, y debes delinear en él pensamientos de salud, no de enfermedad. Debes desterrar todos los pensamientos de enfermedad y pecado y de otras creencias incluidas en la materia. El hombre, siendo inmortal, tiene una vida perfecta e indestructible.

Eso es bastante claro. Puede parecer que nos da cierto grado de responsabilidad por nuestra salud, pero también nos da mucha autoridad. ¿De qué manera podría comenzar a ejercer esa autoridad?

Sección 5 : Deje de intentar confinar el Alma en una forma finita

Como podemos deducir de esa última cita, desterrar todas las creencias en la materia implica algo de trabajo. Nuestro objetivo es elevarnos por encima de la creencia de un alma espiritual que vive en un cuerpo material, hasta la realización de nuestra "casa hecha sin manos eterna en los cielos". En la transfiguración que se encuentra en Mateo 17: 1-9, Pedro, Jacobo y Juan vislumbraron la existencia celestial. El relato de Mateo dice que Jesús los llevó a una montaña alta. El rostro de Jesús resplandecía y su ropa era "blanca como la luz". Vieron a su Maestro hablando con Moisés, quien representaba la Ley de Dios y había muerto siglos antes, y Elías, quien representaba a los profetas y había ascendido.

John Gill (1697-1771) señala que en la versión de Marcos de la historia, la prenda de Jesús se describe como "muy blanca como la nieve, de modo que ningún lavador en la tierra puede blanquearla". Continúa explicando que un más completo lavado aplicado a "cualquier color de la ropa ..., manchada, puede restaurarlo a su color nativo". Aquí se puede insinuar un paralelo intrigante: así como el lavador restaura las prendas a su pureza nativa, el Cristo también restaura nuestro carácter a la pureza.

Durante la transfiguración de Jesús, Juan y Jacobo permanecen callados, pero Pedro cree que ve una oportunidad. El problema es que Pedro piensa como piensan los hombres. Verá, aproximadamente una semana antes, Jesús reveló que tendría que ir a Jerusalén para ser crucificado. Pedro quería evitar esto a toda costa y se lo dijo a Jesús. Jesús lo silenció rápidamente con la sorprendente palabra: "Apártate de mí, Satanás". Ahora, cuando Pedro ve a Jesús hablando con Moisés y Elías sobre la crucifixión, Pedro piensa que ha encontrado una solución. En lugar de que Jesús tenga que pasar por toda esa agonía en Jerusalén, ¿por qué no simplemente construir tres tabernáculos y tener el reino de los cielos aquí mismo?

William Burkitt (1650-1703) expone los esfuerzos equivocados de Pedro:

San Pedro se equivocó al desear la perpetuidad de esa condición que fue pasajera y momentánea. Esta visión fue solo una probada de Gloria, no una comida completa. Se equivoca al hacer descender el cielo a la tierra y tomarlo con tambor en lugar del cielo. Se equivoca al entrar en posesión de la gloria del cielo, sin sufrimiento, y sin que [Jesús] muriera.  Pedro estaría vestido, pero no estaba dispuesto a desvestirse de (las creencias carnales).

Podemos ver que Pedro estaba a la vez, tratando de encontrar una manera de aprovechar lo espiritual dentro de los parámetros materiales, y tratando de eludir el difícil trabajo requerido para elevarse por encima de la creencia material. ¿Recuerdas cuando Dios le habló a Moisés desde una nube de luz? Bueno, en la transfiguración la voz de Dios vuelve a salir de una nube. Los comentaristas han conjeturado que esto se debió a que nadie podía ver a Dios y vivir porque el brillo de la visión habría sido demasiado para que los discípulos sobrevivieran.

El sentido material no puede sobrevivir ni comprender la realidad espiritual. A lo largo de los siglos, los profetas han tenido vislumbres parciales de la pura realidad, pero solo lo que pudieron manejar (CyS 333: 19-23). Nos llegan destellos del hombre real de cualquier manera que estemos dispuestos, listos y capaces de aceptar. El libro de texto dice, en la página 67, "Se necesita conciencia espiritual, no corporal". Ahora bien, aunque existe un proceso para demostrar y comprender plenamente la naturaleza genuina e incorpórea del hombre, es importante comprender que el verdadero hombre inmortal “nunca fue material, sino siempre espiritual y eterno” (CyS 336: 14). Pero se necesita conciencia espiritual para verlo. El plan de Pedro de consignar una idea celestial a un proyecto de vivienda en la tierra era imposible porque la espiritualidad nunca puede estar contenida en un lugar material, ya sea un edificio o un cuerpo. El cuerpo es temporal. La identidad del hombre real no se encuentra en una forma finita transitoria, sino que existe en el Alma para siempre de forma permanente.

Incluso un vistazo del hombre real es un "anticipo de la eternidad". Cuando comprendamos esto completamente, no tendremos que morir sin materia, simplemente veremos las cosas como son. Nuestra identidad espiritual incorpórea eventualmente será vista como nuestra única identidad libre del tiempo o el espacio. Como lo confirma Ciencia y Salud, "La inmortalidad del Alma hace al hombre inmortal".

Sección 6: Una vista inspirada

Mientras que Pedro luchó debido a su limitada visión material de las cosas, Juan vio las cosas de manera diferente. El Salmo 84:11 declara que "ningún bien quitará a los que andan en integridad". Juan fue uno de los que no solo caminó con rectitud, sino que vio con rectitud. A lo largo de esta lección hemos visto que si queremos comprender el sentido espiritual de las cosas, tenemos que utilizar el sentido espiritual. Juan ejemplificó la mayoría, si no todos, de los requisitos espirituales mencionados en cada sección de la lección de esta semana.

Como el profeta Isaías, Juan sabía que los caminos de Dios son más altos que los caminos de los hombres, y que el sentido espiritual es necesario para comprender la realidad espiritual. Tenía plena confianza en que la Palabra de Dios es ley y estaba dispuesto a levantarse y aceptar la luz. Como el salmista, Juan anhelaba ver los atrios del Señor y lo hizo mejor que eso: vio el cielo nuevo y la tierra nueva. Como Pablo, sabía que el tabernáculo terrenal llamado "cuerpo" no es más que una creencia temporal, y que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser en Dios. No se dejó engañar por la mentira de la serpiente y también nos advirtió. No permitió que las brumas del pecado y las creencias mundanas nublaran su visión, ensordecieran su oído o limitaran su capacidad para dejar brillar su propia luz. En el monte de la transfiguración tomó el mandato de escuchar profundamente el mensaje de Jesús en su corazón. Estas actitudes y prácticas espirituales culminaron en la visión que llamamos Revelación, Apocalipsis. La autora de Ciencia y Salud dedicó todo un capítulo a explicar esa visión.

La lectura de las citas de Ciencia y Salud que se encuentran en la Lección de esta semana en las páginas 573, 576 y 561, sirve como un resumen abreviado de cómo funcionan estas prácticas espirituales. Juan contempló "lo que es invisible para el pensamiento no inspirado" porque sabía que Dios "está siempre con los hombres". Esto le permitió ver a través de la mentira de la serpiente que el hombre es "un pecador miserable". Esto fue posible porque el "sentido corporal de los cielos y la tierra de Juan se había desvanecido". Vio lo que, para nosotros, está "escondido en la niebla de la lejanía ... mientras aún vivía en el tabernáculo de los mortales". Su visión reveló que en el cielo ya no hay templo ni cuerpo, y que el reino de los cielos está "aquí al alcance de la conciencia del hombre, y la idea espiritual lo revela".

Todo esto es para enfatizar el punto general de esta lección que se encuentra en la página 477 del libro de texto. “El hombre no es una habitación material para el Alma; él mismo es espiritual".

Entonces, ¿dónde vivimos? Ciencia y Salud declara que “el hombre es el reflejo del Alma” (CyS 249: 33). Un reflejo no es independiente del original. Tampoco está fuera del original. Si te miras en el espejo, el reflejo no está en el espejo: el reflejo está en el ojo del espectador. Entonces, si el hombre es el reflejo de Dios, el hombre es la contemplación de Dios de sí mismo. Por lo tanto, como dijo Pablo: "En Él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser". Si parece difícil de entender, no se preocupe. Los caminos de Dios son más altos que los nuestros. A medida que nos elevemos por encima del testimonio de los sentidos, las nieblas se dispersarán y veremos que nuestra verdadera morada está en Dios.

Metaphysical

This is the day the Lord hath made! - ... examples in the third, fourth, and fifth sections...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page