Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

Encuentra la conexión de tu corazón y únete con el Alma

Craig L. Ghislin, C.S., Glen Ellyn (Bartlett), IL
Posted Monday, February 10th, 2020

Encuentra la conexión de tu corazón y únete con el Alma

Ideas de aplicación metafísica para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana sobre

"Alma"

para la semana del 10-16 de febrero de 2020

por Craig L. Ghislin, C.S. Glen Ellyn, IL (Bartlett) craig.ghislincs@icloud.com (630) 830-8683

Traducción libre por Lidya Sanchez autorizada por Warren Huff

¿Qué significa "Alma" para ti? La descripción más extraña que he escuchado es cuando alguien dijo que siempre imaginó el alma como "una mancha blanca y vaporosa detrás del corazón que se salpica con un punto negro por cada pecado". Los científicos cristianos tienen una visión completamente diferente del alma. La Ciencia Cristiana no enseña que el alma es un órgano personal dentro de un cuerpo; ni sentimos que un alma es una identidad personal dentro del cuerpo. En la Ciencia Cristiana, Alma es sinónimo de Dios. Sin embargo, a lo largo de mis casi treinta años como practicista de Ciencia Cristiana anunciado en el Journal, he descubierto que de los siete sinónimos que Mary Baker Eddy tiene para Dios, Alma es el tema sobre el que la mayoría de las personas tiene preguntas.

No estoy seguro de por qué el Alma parece difícil de entender. Quizás la respuesta esté en la cuestión de que el Alma no está realmente relacionada con el intelecto o la comprensión: Alma tiene que ver con los sentimientos y las emociones. Esto se puede ver en el arte, la música, el deporte y toda actividad creativa. Uno puede tocar una composición musical con precisión similar a una máquina, pero también puede hacerlo una computadora. Es el Alma del individuo que da vida y sentimiento al espectáculo, y puede conmovernos hasta las lágrimas con su belleza. El Alma es la esencia que hace que una actuación, obra de arte, discurso, composición e incluso una comida sean memorables. En mi opinión, el Alma es el corazón de las cosas, el fundamento de nuestra vida emocional. Nuestra líder, Mary Baker Eddy, nos recuerda con bastante frecuencia que la competencia intelectual palidece en comparación con la sincera compasión y el amor.

Al ser la semana de San Valentín, no es sorprendente que haya varias referencias en esta Lección que, a primera vista, se relacionan con el amor y el matrimonio. Esto tiene sentido porque como sinónimos de Dios, Amor y Alma van de la mano. Ambos tratan sobre sentir en lugar de pensar, y no puedes tener uno sin el otro. Al igual que con una actuación, también se podría decir que una persona podría hacer mecánicamente todas las cosas que se espera que hagan en una relación, pero la pareja aún puede sentirse no amada si no hay Alma. En otras palabras, si la conexión del corazón simplemente no está allí, falta algo. Lo mismo ocurre con nuestra relación con Dios. Dios como Alma nos ama auténtica e incondicionalmente, pero necesitamos tener "alma" o corazón, en nuestro amor por Dios también.

El Texto Aureo parece muy agradable y simple en la superficie. Pero si alguna vez has leído la historia de Oseas, sabrás que no es así en absoluto. Exploraremos el contexto de este pasaje más adelante en la Sección 1, pero por el momento, veamos la palabra "desposado".

Dios promete comprometerse con Israel como esposo de una novia joven y pura. John Calvin (1509-1564) también ve este pasaje como la promesa de Cristo a sus seguidores y a su iglesia:

... todo lo que Cristo es, y tiene, es de ellos; y una de las cosas más maravillosas y grandiosas es que él debe comprometerse consigo mismo ... y esta relación continuará "para siempre": el pacto o contrato matrimonial es eterno; el vínculo de unión, que es amor eterno e inmutable, es indisoluble; la muerte no puede tener lugar en ninguna de las partes; ambos vivirán para siempre ...

Aquí ciertamente podemos ver la "conexión del corazón" entre Dios y el hombre.

En la Lectura Alternada, el profeta Isaías declara que el Espíritu de Dios está sobre él. Tal promesa seguramente calienta el corazón y nos llena de una sensación de seguridad y confianza en el cuidado y protección de nuestro Creador. Continuando con la metáfora de la novia y el novio, Isaías se regocija en esta unión con Dios.

John Gill (1697-1771) señala que este regocijo: no es carnal, o la alegría de un hombre carnal en cosas carnales, es espiritual; ni una alegría farisaica, un regocijo en el ser de un hombre, en sus propias obras de justicia, porque esto "está en el Señor"; ni es hipócrita, o solo externamente, porque es el alma la que se regocija; y es el gozo de la fe, o en el Señor, como "mi Dios"; y uno muy grandioso, una alegría indescriptible y llena de gloria ...

Esta es la alegría que viene de nuestra unión con el Alma. Purifica, abraza, sostiene, protege y nos ama incondicionalmente. El amor incondicional es un punto importante porque para el sentido humano, nosotros, como los hijos de Israel, a menudo nos comportamos sin tener en cuenta a Dios. Pero eso no impide que Dios nos cuide. El manto de la justicia se coloca amorosamente a nuestro alrededor para cubrirnos, defendernos del pecado y el mal, y llevarnos a la salvación.

Isaías también compara nuestra relación con Dios al surgimiento de nuevos brotes. Comúnmente pensamos que los brotes salen de flores, plantas y árboles mientras se preparan para florecer. Pero el significado hebreo se refiere a "el germen o brote, o la planta tierna joven que surge de la tierra; lo que primero aparece de la semilla (Albert Barnes 1798-1870). Ya sea que pensemos en nuestra relación con Dios como en un estado de "invierno" o como una espada de vida nueva que emerge del suelo, el Amor del Alma nutre y nos anima a florecer.

Todo en estos versículos, da la impresión de frescura. Incluso nos prometieron un "nuevo nombre”. Otro significado de la palabra hebrea traducida como“ nombre ”es“ carácter ” o “naturaleza”. Entonces, independientemente de dónde nos encontremos, el Alma está lista para tomarnos como Suyos y atesorarnos eternamente. Incluso si fuera posible que nuestras "almas" fueran salpicadas con la negrura del pecado, Dios, el Alma de todos, nos ama como un novio que desposa a una novia, y nos ve en nuestra pura perfección sin adulterar.

Sección 1: Coexistencia

Este estado puro del hombre es la santidad, una condición que nos une con Dios, el Santo (B1). Ese es un pensamiento hermoso. Pero a pesar de un registro claro del cuidado de Dios por ellos, a los hijos de Israel se les debía recordar regularmente que fueran obedientes y mantuvieran un comportamiento sagrado. (B2). Nosotros también necesitamos recordatorios. Dios promete estar con nosotros y que estaríamos con él. Pero, ¿qué hacemos si nos hemos desviado? Bueno, como los israelitas, podemos comenzar guardando el sábado. Más que ir a la iglesia el domingo, guardar el sábado es recordar hacer una pausa para pasar tiempo con Dios, consagrar una parte de nuestras vidas a la contemplación, la oración y la comunión con Dios, y nutrir nuestra conexión del corazón con Él / Ella.

Antes de continuar, es hora de mirar el contexto de la hermosa promesa en el libro de Oseas (B3). Aunque la imagen de Dios comprometido con Israel es encantadora, el hecho es que los hijos de Israel estaban muy "descarrilados" en cuanto a sus devociones a Dios. Fue tan malo que Oseas se refiere a Israel como una ramera. La introducción al libro de Oseas en la Biblia nos da una versión moderada de la situación: “En lugar de responder con gratitud y amor a la gracia de Dios que se les extendió en bendiciones materiales, los israelitas usaron sus cosechas para hacer ofrendas a los ídolos. La injusticia, el soborno, el maltrato a los demás, todo esto refleja su laxitud de amor hacia Dios y hacia sus conciudadanos".

La caracterización de Oseas de Dios como ofrenda para desposar a Israel es notable porque implica comenzar de nuevo con una pizarra limpia. No se trata de que Dios perdone los pecados y las fechorías de Israel, está comenzando de nuevo sin mencionar el pasado. Albert Barnes describe elocuentemente la relación: ... En lo sucesivo, Dios la haría totalmente suya, y se volvería completamente suya, por una unión más unida y cercana que el vínculo más cercano de padre e hijo, que, mediante el cual "ya no son dos, sino una sola carne", y a través de esta unidad, se formó por su propia morada en ella, dándosela a sí misma, y llevándola a sí mismo, y otorgándole así un título a todo lo que es suyo. Y esto, para siempre.

Este es un comienzo completamente nuevo. ¿Alguna vez has sentido que has traicionado o te has alejado de Dios? Si es así, es maravilloso darse cuenta de que Dios está listo para recibirnos incondicionalmente. ¿Y cómo devolvemos ese amor? Con todo nuestro corazón, alma y fuerza (B4). Deuteronomio 6: 4, 5 Barnes explica: “Este texto contiene mucho más que una simple declaración de la unidad de Dios contra el politeísmo; ... Afirma que el Señor Dios de Israel es absolutamente Dios, y nadie más. Él, y solo Él, es Jehová (Yahweh) el absoluto, ...; el que, por Su elección de ellos, se dio a conocer a si mismo a Israel".

Corazón, alma y poder tuvieron un significado muy significativo para los hebreos. El "corazón" se menciona como el asiento del entendimiento; el "alma" como centro de voluntad y personalidad; el "poder" como representación de las salidas y energías de todos los poderes vitales. Tan fuerte como debería ser nuestro amor por Dios, el amor de Dios por nosotros se caracteriza por ser como el sol. La frase "Sé como el sol" (B5) - se refiere al mediodía cuando el sol está más caliente, la luz es mayor y en el solsticio de verano cuando es más largo.

La relación de Dios y el hombre se caracteriza como un matrimonio. Cristo se casó con la iglesia, y el hombre se casó con Cristo, Dios como esposo y la creación como esposa. En Oseas Israel, la esposa, ha sido desleal y, sin embargo, Dios renueva la relación nuevamente como un novio que se compromete con una nueva novia. No se mencionan errores pasados, solo un nuevo comienzo completo. Y Dios es uno con el hombre.

En Oseas, Dios está representado como totalmente devoto de nosotros. En Deuteronomio, el hombre está devolviendo la devoción y se le pide que ame a Dios con todo su corazón, alma y poder. La Sra. Eddy nos pregunta si realmente sabemos lo que eso significa y si estamos realmente dispuestos a hacerlo. (C2) Nada de lo que podamos decir es más claro que las propias palabras de nuestra Líder en las citas C3 a 5.

Existimos en el Alma, y somos la expresión del Alma. Somos uno con el Alma. Es imposible divorciarse de esta unión espiritual porque Dios y el hombre coexisten (C6).

Sección 2: Hacer las cosas de la manera correcta

Ese vínculo recíproco amoroso entre Dios y el hombre, esa conexión del corazón que nos une con la vitalidad del Alma, es el ideal. Es genial contemplarlo, pero como todos sabemos, no siempre nos sentimos así. La mayoría de nosotros tenemos miedo de admitir esto porque se nos ha enseñado a nunca admitir la vulnerabilidad, y no queremos ser juzgados como débil, o no lo suficientemente espiritual. Pero el salmista siempre está completamente en contacto con sus sentimientos. Regularmente le pide a Dios que lo escuche, y derrama su corazón. Admite que tiene tanta sed de Dios como una tierra seca durante una sequía (B6). Cuando le pide a Dios que le muestre la forma en que está admitiendo que no conoce el camino sin la ayuda de Dios.

Tantos de nosotros estamos avergonzados que no sabemos el camino. Creemos que deberíamos, y porque no lo hacemos, nos preocupa que debemos estar haciendo algo mal. La Sra. Eddy escribe: “La honestidad es poder espiritual. La deshonestidad es la debilidad humana, que pierde la ayuda divina” (CS 453: 16-17). No hay vergüenza en admitir que estás confundido o que no estás seguro de las cosas. Las Escrituras nos instan a admitirlo, y luego recurrir de todo corazón a Dios en busca de ayuda.

Extender las manos a Dios es asumir la postura de un mendigo. El comentarista anglicano de la Biblia John Trapp (1601-1669) señala que, en este caso, ser un mendigo no es el comercio más fácil y más pobre, sino el más duro y el más rico de todos, porque supone una total apertura, humildad y reconocimiento de la necesidad de la ayuda de Dios. Sin embargo, muchos de nosotros insistimos en hacer las cosas a nuestra manera, y sufrimos por ello.

Podemos recurrir con las manos extendidas a Dios en cualquier situación. Abraham envía a su sirviente a buscar una esposa a Isaac (B7). Lo primero que hace es rezar por guía. Dios guía todo el viaje. Además, todos los involucrados responden espiritualmente y escuchan a Dios. No es casualidad que el sirviente sea llevado a Rebeca, y que ella ofrezca bebida al sirviente y a los camellos. Dios claramente la guía a hacerlo. También es importante notar que le dieron la opción de ir o no con el sirviente. Siempre tenemos una opción. No fue coaccionada ni se le ordenó seguirla. Tampoco tenemos la impresión de que ella hizo "lo que pensó que debería hacer". Simplemente estaba siguiendo su corazón y su intuición espiritual.

Mientras tanto, Isaac oraba profunda y devotamente. Había elegido un lugar tranquilo para poder quedarse quieto y comunicarse con Dios. Al comentar sobre las virtudes de un enfoque de oración en nuestras actividades, el teólogo Adam Clarke (c1760-1832) escribe:

... ¡Cuán honorable a la vista de Dios es la simplicidad de corazón! No tiene nada que temer, y si esperar todo lo bueno; mientras que un espíritu deformado por el interés propio y los puntos de vista mundanos es siempre incierto y agitado, ya que siempre busca en sus propios consejos, proyectos y planes, que deben buscarse solo en Dios. En cada lugar el hombre recto se encuentra con su Dios; su corazón reconoce a su Hacedor, y su Hacedor lo reconoce a él; ...

La Mente, el Alma de todos, gobierna a todos (C7). El Alma es nuestra esencia y naturaleza. Todos en el relato de la búsqueda de la esposa de Isaac expresan cualidades de obediencia y bondad, pureza y dulzura de carácter. No puedes tener una comprensión del Alma sin tener una conexión con el Amor. El Amor Divino restaura nuestro sentido espiritual, nos permite reconocer la bondad y la virtud. El Amor conduce por senderos de justicia (CS8). La iluminación de la comprensión espiritual es una capacidad proporcionada a través del Alma, que se reconoce cuando la mente humana cede ante la Mente divina (C9). El Espíritu imparte la comprensión que conduce al discernimiento del bien espiritual (CS10).

La moral científica del matrimonio es la unidad espiritual. (C11). La compleción es unidad; por lo tanto, una unión está haciendo dos en uno. Esto es tan cierto para Dios y el hombre como lo es en el matrimonio. Webster también hace una distinción entre una unión y una conexión, ya que una conexión implica un cuerpo intermedio, como un cordón o una cadena, mientras que una unión son dos cosas que se convierten en una sin nada en el medio. Eso es importante porque no significa que los cónyuges estén encadenados entre sí, sino que estén unidos de una manera que se apoyen mutuamente. Esto se aplica igualmente a nuestra relación con Dios.

Toda felicidad verdadera es espiritual, y es desinteresada. La felicidad espiritual tiene que ser compartida (CS12). Nada en las cualidades espirituales mencionadas (CS13) tiene algo que ver con la riqueza o el estatus social para la verdadera felicidad. Puede parecer que ceder la voluntad personal a Dios y seguir la ley divina es restrictivo, pero lo contrario es cierto. El Alma es infinita y, por lo tanto, cuando cedemos a la dirección del Alma, encontramos una libertad sin igual.

Sección 3: Contento

Cuando escuchamos a Dios y las cosas van bien, nos sentimos muy bien. ¿Pero qué pasa cuando las cosas no son exactamente como nos gustaría? El comentarista contemporáneo, el Dr. Thomas Constable, escribe: “Esperar es muy difícil para la mayoría de las personas, porque es una admisión de que no hay nada que podamos hacer en este momento para lograr nuestros fines. Sin embargo, esa admisión es el primer requisito para la bendición espiritual. Hasta que hayamos admitido que no podemos salvarnos a nosotros mismos, Dios no puede salvarnos".

A primera vista, esperando a Dios, "en el camino de [Sus] juicios" (B8) parece algo que estaríamos felices de hacer. El deseo de Dios "en la noche", los tiempos oscuros, indica una constancia de la oración. Pero varios comentaristas sugieren que "el camino de Sus juicios" implica que a juicio de Dios, que puede parecernos severo, está diseñado para volvernos a Él en busca de ayuda.

Pensar que Dios inflige castigo con la intención de llevar a la gente a la justicia no es exactamente como lo veríamos en la Ciencia Cristiana. Sabemos que Dios no hace la vida difícil, así que lo buscaremos. Sin embargo, ciertamente tendemos a buscar a Dios más cuando la vida se pone difícil. Gran parte de nuestra consternación proviene de la amargura acerca de nuestra percepción de que, aunque tenemos que ser pacientes y esperar a Dios, nos parece que todos los demás están obteniendo lo que quieren de inmediato. El libro de Hebreos nos advierte sobre caer en esta trampa (B9). El autor nos anima a vigilar el tenor de nuestra conducta (B10) y a "Desear nada más que lo que Dios te ha dado; y sobre todo no codiciar nada que la Divina Providencia le haya dado a otro hombre ... ” (Clarke).

El expositor bíblico del siglo XVII William Burkitt (1650-1703) amplía esta idea: "El contento es una disposición graciosa de la mente, por la cual el cristiano descansa satisfecho con esa porción de las cosas buenas de esta vida que la sabiduría de Dios le asigna, sin quejarse de lo poco que Dios le da, o envidiando lo mucho que Dios otorga a los demás".

Puede ser difícil ser paciente y confiar en el cuidado de Dios, cuando las circunstancias que nos rodean parecen injustas y no equitativas. Pero podemos consolarnos con la promesa de Isaías de que "tu Hacedor es tu marido" y aunque "las montes se moverán y los collados temblarán ... la bondad [de Dios] no se apartará de ti ..." (B11). Una vez más, la analogía de Dios como un cónyuge cuidadoso elimina la necesidad de codicia, celos o impaciencia porque Dios satisface todas nuestras necesidades. Los cónyuges humanos pueden irse y los montes pueden desaparecer, pero el amor de Dios nunca nos abandonará.

La Sra. Eddy nunca dijó que no tendríamos decepciones y tiempos difíciles. Por el contrario, dice, "Los dolores de los sentidos son saludables" (C14), y a menudo nos advierte de la precariedad de la felicidad humana. Su punto es que, si bien Dios no envía los problemas para enseñarnos lecciones de vida con el fin de volvernos a Él como sugiere la teología tradicional, cuando surgen problemas por cualquier razón, Dios está a la mano para salvarnos. Y seamos honestos, si todo saliera bien, probablemente terminaríamos sintiéndonos demasiado cómodos y comenzar a aflojar nuestra oración.

No nos ayuda compararnos con los demás. La Sra. Eddy dice que tenemos problemas "cuando dividimos el Alma en almas y multiplicamos la Mente en mentes" (C15). Solo hay un Dios, un Alma y una Mente. Por lo tanto, no hay necesidad de preocuparse por lo que otros están haciendo o pensando. Con una Mente, un Alma, no hay necesidad de celos, envidia o crítica. Cuando lo piensas, todos esos pensamientos amargos sobre los demás se reducen al miedo. Temor de que no obtendremos lo que merecemos, o de que alguien más obtenga lo que queremos para nosotros.

Darnos cuenta que solo hay una Mente nos aleja de la codicia y el egoísmo (CS16). ¿No sería bueno si todos pudiéramos estar contentos con Dios y nunca querer algo que no es nuestro? El sentido material mal interpreta y equivoca donde esta la armonía y la felicidad. El sentido físico no puede reconocer lo que es bueno. Pero el sentido espiritual o del Alma sí. Los Alma tiene recursos infinitos, y la felicidad se lograría mas fácilmente y estaría mas segura si se buscara en el Alma. (C17).

Sección 4: Cristo trae inspiración a cada situación

Isaías representa a Dios como teniendo un alma encantada en su siervo (B12). Algunos sinónimos de "deleite" son adorar o amar. Esto trae al pensamiento más imágenes maritales o paternales (nos deleitamos en nuestros hijos). Es un consuelo saber que Dios nos adora. Jeremías compara el cuidado de Dios por nosotros con un jardín regado (B13). Los jardines necesitan mucho cuidado y atención. Un jardín bien cuidado y regado es realmente un trabajo de amor.

¿Cuál es el significado de que Jesús haya convertido el agua en vino en el matrimonio en Caná? (B14). Los académicos parecen centrarse en los detalles de por qué Jesús estaba en la boda, para empezar. También señalan que este es el primer milagro de Jesús, y que si bien Jesús reprendió levemente la mención del vino por parte de María, pronto retiró su papel de madre y rápidamente adoptó un enfoque más reverencial, pidiendo a los sirvientes que hicieran lo que sea que Jesús pidiera. Pero, ¿cuál es el propósito de tener esta historia en nuestra lección de esta semana?

No sé lo que los compiladores tenían en mente, pero para mí, esta historia es un ejemplo de cómo el Cristo siempre está presente para mejorar una situación y satisfacer todas las necesidades. Thomas Constable dice que habría sido una vergüenza que "nunca seria olvidada" si alguien descuidara proporcionar suficiente vino para los invitados a la boda, por lo tanto, María sabía que Jesús sería compasivo y ayudaría a resolver el problema. Thomas Constable también señala que María no presionó a Jesús, pero les dijo a los sirvientes que cooperaran si Jesús decidía actuar.

Los comentaristas también señalan correctamente que este relato es un ejemplo de cómo Cristo siempre está presente en todos los lugares; y en todas las ocasiones, nuestro comportamiento debe ser tal que debamos dar la bienvenida a la presencia de Cristo en toda situación.

La Sra. Eddy escribe: "Jesús era el concepto humano más elevado del hombre perfecto" (C18). Eso se debe a que Jesús realmente era uno con el Alma: su verdadera identidad. Tú y yo también encontramos nuestra verdadera identidad en Alma. Recuerda, es la esencia de quienes somos. Jesús no pudo separarse del Alma y, por lo tanto, cada situación con la que se encontró fue elevada.

Nuestro libro de texto define "vino" como "inspiración y comprensión" (C20). No solo las bodas, sino que todas las actividades en las que participamos podrían usar algo de inspiración. También podríamos usar algo de esa inspiración, ya que estamos casados con cada nueva idea espiritual que nos llega (C19). Estas inspiraciones cambian nuestros puntos de vista de la vida, y nos damos cuenta de que el Alma gobierna armoniosamente todos los aspectos de nuestra experiencia. Jesús aplicó esta inspiración cristiana en su curación de la enfermedad y el pecado (C22). Nuestra líder esperaba que siguiéramos el ejemplo de Jesús (C23). Así que tómate el tiempo a medida que creces para dejar que Cristo venga a inspirarte y purifique todo lo que haces.

Sección 5: El Alma nunca muere

El salmista realmente tiene una "conexión de corazón" con Dios. Él bendice a Dios con su alma y todo su ser. Representando a Dios con un atuendo majestuoso, reconoce la belleza y el arte encarnado en el Alma (B16). Levantar su alma hacia Dios también indica una conexión profunda con Dios (B17). Trapp dice que esta inscripción se ha encontrado en las paredes de la sinagoga: "una oración sin la intención del afecto, es como un cuerpo sin alma".

Hemos tocado la necesidad de la conexión del corazón como una expresión del Alma en el desempeño, el arte y la oración. Es seguro asumir que Dorcas ciertamente tenía esa conexión dada su reputación de crear prendas hermosas (B18). Hay bastante en la Lección sobre prendas hermosas. La Sra. Eddy habló una vez de ponerse las prendas de Cristo para sanar también. La belleza de una prenda es un producto del Alma. Hay arte allí que revela una verdadera conexión con las ideas espirituales. La ropa es una declaración personal. El diseñador de moda Karl Lagerfeld dijo: "Una apariencia respetable es suficiente para hacer que las personas estén más interesadas en tu alma". Se ha dicho que usar la ropa adecuada en las circunstancias correctas tiene que ver con el amor, el amor por los que te rodean y el amor por usted mismo. Lo que usemos debe ser apropiado para la ocasión y no llamar la atención sobre el atuendo, sino llevarnos a comprender algo de la persona que lo usa.

Sin duda Dorcas era un talento maravilloso, y debe haber amado hacer sus hermosas prendas (B18). Está claro que su excelente trabajo fue una extensión de su amor por los demás. Ellos a su vez, seguramente la amaban. Pedro debe haber entendido esa conexión corazón / alma también. Podemos suponer que él verdaderamente levantó su alma a Dios en oración para comprender que nuestras obras y nuestros talentos nunca caducan.

El Alma es inmortal y nosotros también (C24). La Sra. Eddy descartó la creencia general de que el hombre puede separarse de Dios a través de la muerte por un instante. Es curioso que ella use el término "divorcio" para describir esta separación. No hay costura ni rasgón en nuestra relación con Dios, o con nuestros talentos (CS25). La identidad del hombre es completamente espiritual. Cada talento, cada fortaleza que tenemos es un resultado directo de nuestra unidad con Dios. No tenemos forma material de perder o morir. Nuestra vida es Alma, y como reflejo del Alma, nuestra individualidad se desarrolla perpetuamente (C26). Admitir que somos idea de Dios es como decir "sí quiero" en un matrimonio. Estamos aceptando nuestra unidad con Él / Ella. Nuestro compromiso es para siempre, y nuestra relación es inquebrantable (C27). Nuestra identidad y nuestros momentos brillantes son todo el resplandor del Alma (C28).

Sección 6: Regocijo en la Santa Unión

¡Así que prepárate para una boda! Ponte esas hermosas prendas, tu verdadera identidad, y prepárate para que Cristo convierta un poco de agua en vino.

Isaías nuevamente representa nuestra vestimenta como la de una novia y un novio vestidos para una boda (B19). Generalmente se piensa que este versículo describe la relación de Dios con la iglesia, pero nosotros somos la iglesia, ¿no? El novio simboliza la fuerza y la constancia, y la novia fecundidad, belleza y gloria (Trapp). La túnica también simboliza la protección contra el mal. Podríamos decir: "¡Dios nos tiene cubiertos!"

En contexto, el grito de victoria angelical llega después de que el enemigo ha caído. Presagia el momento en que todos se unirán en el pleno reconocimiento de nuestra relación eterna con nuestro Creador (B20).

Cuando nuestro libro de texto pregunta: "¿Cuándo pasará el hombre a través de la puerta abierta de la Ciencia Cristiana al cielo del Alma?" (C29), no tengo la sensación de que la autora se pregunte cuándo vendrá Dios a salvarnos. ¡Es mucho más probable que nos pregunte cuándo estaremos listos para aceptar la propuesta! De una forma u otra, eventualmente cambiaremos del sentido a Alma. La Sra. Eddy insinúa que Dios nos obligará a estos cambios (C30). Esto nos devuelve a lo que consideramos en el principio. Dios no nos envía problemas para obligarnos a la acción. Pero los problemas que enfrentamos nos obligan a buscar soluciones en Dios.

Cuando realmente comprendamos que Dios es el único creador, y la naturaleza indeleble de esa relación, veremos que nunca podemos divorciarnos o separarnos del bien (C31) porque estamos unidos de corazón y alma a nuestro Padre-Madre —Esposo- Esposa — Dios.

¡Aleluya! ¡La salvación está aquí, y nuestra unión eterna con el Alma se realiza!

Metaphysical

Find out what it takes to follow the Master Christian! - We have to be willing to leave the...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page