Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

¡Deja de creer que vives en un cuerpo material! ¡Tú eres el templo de Dios!

Kathy Fitzer
Posted Monday, May 18th, 2020

¡Deja de creer que vives en un cuerpo material! ¡Tú eres el templo de Dios!

Kathy Fitzer

Publicado lunes, 18 de mayo de 2020

¡Deja de creer que vives en un cuerpo material! ¡Tú eres el templo de Dios!

Ideas de aplicación metafísica para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana sobre

" Alma y cuerpo"

del 18 al 24 de mayo de 2020

Preparado por: Kathy Fitzer

kathyfitzer@gmail.com

Traducción libre de P.Kelly autorizada por W.Huff

Cuando me desperté recientemente en el medio de la noche por un malestar estomacal, recurrí a esta Lección en busca de inspiración y curación. Lo que deduje fue que nuestra identidad no está definida por un cuerpo material. Estamos sujetos únicamente al gobierno de Dios. Somos el resplandor del Alma y respondemos a la libertad infinita del Alma. La libertad se restableció rápidamente sin tener que pasar por ningún tipo de "proceso" físico.

Al buscar la palabra alma en el Diccionario Webster de 1828, me gustaron estas definiciones: "la sustancia espiritual, racional e inmortal en el hombre"; "principio vital"; "Espíritu, esencia"; "Vida; principio animador". Cuán importante es entender que nuestro sentido del cuerpo -- o identidad -- refleja este Principio, cada uno de una manera especial y única.

Pero, nuestra naturaleza inmortal nunca está atrapada en un cuerpo, ni sujeto a él, o esperando ser liberado de él. ¡Somos por completo el resplandor espiritual de la Vida!

El Texto Áureo nos dice que somos "el templo de Dios" y que ese templo es santo. Como se usa aquí, el hebreo traducido como santo significa sagrado, lo cual incluye la idea de ser físicamente puro y moralmente intachable. Pablo le estaba escribiendo a la iglesia en Corinto, hablándoles como una comunidad. Pero, la descripción ciertamente también se aplica a cada uno de nosotros individualmente. El templo era conocido en la Biblia como "la casa del Señor". Fue concebido principalmente como una residencia para Dios, más bien que como un lugar de culto público y de oración. Como se usa aquí, el templo se refiere al Lugar Santísimo donde se entendía que Dios moraba. Solo el sumo sacerdote podía entrar, y solo una vez al año -- en el Día de la Expiación. Entonces ... si nosotros somos el templo de Dios, para mí eso significa que Dios reside en nosotros -- aunque no está limitado por un sentido material de identidad. En verdad, Dios es la fuente de la identidad. Por lo tanto, no hay separación entre la santidad de Dios y nuestra expresión de esa santidad. Tal como Dios se revelaba al Sumo Sacerdote, Él se nos revela a nosotros. Su omni-presencia es el Alma misma de nuestro ser.

Para mí, la Lectura alternada describe la relación entre Dios (el Alma) y el hombre. Nuestro deseo debe ser servir a Dios. A medida que avanzamos en nuestro servicio (ministerio) a Dios (honrándolo a Él en todo lo que hacemos y dando testimonio de Su permanente presencia), seremos sostenidos por Él. Exteriormente las cosas pueden parecer difíciles, pero estamos siendo fortalecidos por el Alma. Nuestra identidad otorgada por Dios (el hombre interior) se está fortaleciendo y renovando constantemente.

Siempre me ha impresionado que, a pesar de todas las dificultades que atravesó Pablo, habló de las pruebas como nuestra "leve tribulación momentánea". Me recuerda a Mary Baker Eddy hablando sobre cómo Dios "con Su gracia [la] había estado preparando" a través de los muchos desafíos que enfrentó. Creo que el punto es que a medida que somos desafiados, nos vemos obligados a volvernos a Dios en busca de fortaleza. A medida que nos apoyamos en ese "infinito sostenedor" y reconocemos nuestra unidad con nuestro Padre-Madre "Yo Soy", descubrimos una gloria que supera con creces las pruebas. Y no esperamos esta gloria hasta después de morir. Es aquí y ahora.

Mirando la palabra griega original, doxa, podemos pensar en la gloria como una majestad que pertenece a Dios y es expresada en el hombre como magnificencia, excelencia, dignidad y gracia. La clave está en centrarse en lo que puede parecer como invisible, pero que sabemos que es eterno y real ... en lugar de centrarse en lo que aparece ante los sentidos materiales y es siempre temporal -- limitado en alcance y tiempo. Nosotros debemos disolver el falso sentido de vivir en un cuerpo mortal.

Al elegir estar "presentes al Señor" no nos impresionan los informes de la materia -- ya sean buenos o malos. A medida que mantenemos el pensamiento enfocado en nuestra unidad con Dios, el Espíritu, la Vida, la Verdad y el Amor -- el Alma de nuestro ser -- nos encontramos morando en la Mente infinita. La expresión externa que llamamos cuerpo debe expresar naturalmente la libertad y la armonía del Alma. Nosotros, como Pablo, siempre debemos darle a Dios el crédito y la gloria al superar cada prueba.

Sección 1: Eres el bendito siervo y testigo de Dios -- sostenido por la gracia de Dios.

Fue divertido pensar en la codependiente relación que existe entre Dios y el hombre. Grandes bendiciones vendrán de tener en claro esa relación. Al considerar esta sección, vemos a Dios representado como el Rey eterno, vestido de honor y majestad (B1 y B2) ¡Él está a cargo! Majestad y honor están estrechamente vinculados en el hebreo original. Ambos incluyen las ideas de belleza, gracia, encanto, excelencia, gloria, importancia. Esos son atributos de Dios, y por reflejo, atributos del hombre. Qué maravilloso darse cuenta de que Dios nos ha revestido de virtud (rectitud, justicia y prosperidad) y de belleza. Me encantan las imágenes de estar vestido como una novia o un novio. ¡No creo que nadie se vea tan bien como en su boda! (B3)

Siempre me ayuda a mantener las cosas en perspectiva cuando recuerdo que Isaías fue escrito durante un período en que las personas estaban en el exilio en Babilonia -- mantenidas cautivas por su enemigo. Y, sin embargo, cuanta esperanza se expresa aquí. ¡Dios nunca deja de ocuparse por su creación! Podríamos sentirnos exiliados en este momento -- si lo permitiéramos. En lugar de los babilonios, nuestro enemigo parece ser el miedo a las enfermedades y al desastre económico, así como al aislamiento. La sensación de incertidumbre es parte de ambos escenarios. Pero, Dios nunca ha dejado de ocuparse por todos y cada uno de nosotros, tal como lo Él hizo con Israel.

Fuimos creados para ser testigos de Dios. (B4) Como se usa aquí, ser testigo de Dios no es para el beneficio de Dios (como puede ser tradicionalmente considerado en la circunstancia de un juicio). Dios no necesita nuestra ayuda. Pero, conocer, creer y comprender a Dios permitirá a Su pueblo (entonces y ahora) regresar a una relación correcta con Él y encontrar la libertad. (New Interpreter’s Bible, Vol. VI, p. 377) Antes del exilio, Israel había hecho oídos sordos a ser enseñado acerca de Dios. Pero, Dios nunca abandona a Sus hijos. Él nos hizo ser Su brillar (para expresar Su alabanza) y nos moviliza y nos despierta para reconocer la relación inseparable que compartimos con Él.

Según un diccionario bíblico, la palabra "sirviente" o “siervo” se usa más de ochocientas veces en la Biblia. La palabra hebrea ebed y la palabra griega doulos normalmente tienen el significado literal de "esclavo", pero el término también se puede traducir como "adoradores de Dios" e incluso como una forma de dirigirse entre iguales. Ser un siervo implica humildad, pero mira lo que se promete ... Dios levanta a Sus siervos y los ha elegido ("mi escogido") y se deleita (“tiene contentamiento”) en ellos y ha puesto su Espíritu sobre ellos. (B5) Dios nos AMA -- nos conoce y nos aprecia.

Al comprender nuestra relación con Dios como Su testigo y servidor, podemos identificarnos correctamente como el reflejo de la única identidad -- la única Alma -- que existe. (C2 y C3) No operamos en órbitas separadas de Dios. ¡Nosotros expresamos a Dios --quien constituye nuestra Alma misma, nuestra identidad! Esa identidad no está atrapada en un cuerpo material. (C4) ¡Me encanta la frase, "el resplandor del Alma"! (C5) Tal como los rayos del sol son el resplandor del sol. Para mí, eso captura la esencia de la majestad que es nuestra para siempre, por reflejo o expresión. La belleza (interna y externa), la excelencia y la bondad que son nuestras no se originan en nosotros. Ellas nunca cambian o disminuyen y no pueden ser tocadas por el pecado, la enfermedad o la muerte. ¡El Alma nos ha diseñado, nos ha dibujado y nos vive en completa seguridad como el hermoso diseño de Él/Ella!

Sección 2: El hombre (tú, yo y todos) vive en el Espíritu, no en la materia.

Si confiamos en los sentidos físicos, ciertamente parece que nuestra alma o identidad está atrapada en un cuerpo material, y nuestra experiencia está a merced de ese cuerpo.

Pero, entonces parece que el sol y las estrellas orbitan alrededor de la tierra como el centro del universo. Eso es lo que pensó Ptolomeo. La gente le creyó durante 1400 años hasta que esa falsa teoría fue revocada por los hallazgos de Copérnico, Galileo y Newton. (C7) Hubo gran controversia sobre estos nuevos hallazgos. Definitivamente no fueron aceptados de inmediato. Y, de la misma manera, el descubrimiento realizado por Mary Baker Eddy aún no ha sido generalmente aceptado. Las ciencias físicas argumentan en contra de los hallazgos de la Ciencia Cristiana. ¡Pero, si la verdad es aceptada o no, ello no cambia los hechos!

Antes de que Ptolomeo estableciera sus teorías, San Pablo escribió a los romanos: "Sin embargo, no estás [viviendo] en la carne [controlado por la naturaleza pecaminosa] sino en el Espíritu, si en verdad el Espíritu de Dios vive en ti [dirigiéndote y guiándote]. … porque si tú vives de acuerdo con los [impulsos de la] carne, vas a morir. Pero si [estás viviendo] por el [poder del Espíritu Santo] estás habitualmente matando las obras pecaminosas del cuerpo, tú [realmente] vivirás para siempre”. (B7: Rom.8: 9, 13, Versión Amplificada) La mayoría hoy día piensa que esto es simplemente comparar el sucumbir a las tentaciones de la mente carnal (o la carne) versus el rendirse al gobierno de Dios. Pero, la visión más inspirada es ver que nuestra identidad realmente no depende de la carne (o del cuerpo mortal con sus tentaciones sensuales de placer o dolor), sino que moramos en el Espíritu -- literalmente nos movemos al impulso del Espíritu, reflejando ¡y expresando la Vida que es la única Alma de todos!

De nuevo ... Isaías 2: 22, "Dejaos del hombre, cuyo aliento está en nariz; porque ¿de qué es él estimado?" a menudo se interpreta como la importancia de no poner nuestra confianza en los seres humanos o los mortales. (B8) Pero, la Ciencia Cristiana amplía esa interpretación para decir que debemos renunciar a dar crédito a la creencia de que vivimos en un cuerpo material o que estamos gobernados por "leyes" de la materia. Como Mary Baker Eddy escribió: “Correctamente comprendido, en lugar de poseer una forma material y sensible, el hombre tiene un cuerpo insensible; y Dios, el Alma del hombre y de toda la existencia, siendo perpetuo en Su propia individualidad, armonía e inmortalidad, imparte y perpetúa estas cualidades en el hombre, por medio de la Mente, no de la materia". (C10)

¡Necesitamos verificar perpetuamente nuestra perspectiva! ¡Sabiendo que tenemos un cuerpo sin sensaciones -- la expresión de nuestra identidad, independiente de la materia --podemos sentirnos seguros y saber que no hay nada que temer! El Espíritu, la Vida, la Verdad, el Amor es el Alma (la identidad) de nuestro ser y expresa en nosotros toda la salud y armonía que es perpetuamente nuestra. Este es el hecho que nos mantiene seguros, inmunes a las falsas creencias y a los efectos nocivos que provienen de revertir el orden de las cosas y creer que tenemos una vida separada de Dios -- y vulnerable.

No importa cuánto tiempo se albergue una vista falsa -- sigue siendo falsa. Al identificarnos con los hechos, encontramos armonía y perdemos todo temor y sensación de vulnerabilidad. Es tentador en estos días pensar que mantenerse alejado de los demás es lo que nos mantiene a salvo. Pero, verdaderamente, la seguridad solamente proviene de comprender la realidad de que estamos gobernados por el Alma y que "el hombre es la idea de Dios, no formado materialmente sino espiritualmente, y no sujeto a la descomposición y al polvo" (o podríamos agregar, a los gérmenes, las infecciones, un virus, una recesión económica, la soledad, etc.). (C8) ¡Niégate a dudar de estos hechos más de lo que no vacilas al comprender que el sol -- en lugar de la tierra -- es el centro del sistema solar!

Sección 3: Humildad y Bautismo Espiritual

La historia de la curación de Naamán es muy rica -- y puede enseñarnos buenas lecciones. Aunque Naamán al principio tenía mucho orgullo con lo que lidiar -- enfurecido porque Eliseo no montó un gran espectáculo para salir a curarlo, e insultó que se le pidiera que se bañara en las aguas relativamente sucias del río Jordán -- finalmente él mostró suficiente humildad como para seguir las instrucciones de Eliseo. Y la enfermedad de la piel que lo había acosado fue sanada. (B13) Tenía que ser claramente evidente que era DIOS quien sanó a Naamán. De lo contrario, su fe habría permanecido descansando en el profeta, en lugar de ver al profeta como una transparencia. ¿Había algo acerca del río que fuera un agente curativo? ¡No!

La curación se produjo cuando el pensamiento de Naamán cambió y su orgullo humildemente cedió al poder de Dios. Fue lavado por completo, ya que su pensamiento fue purificado por el Espíritu. Parte de la definición del bautismo de Mary Baker Eddy cita a Pablo: "Más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor". (C15) Esa es la clave. El orgullo puede no ser el tema específico que nos atormenta ... pero podría ser la duda, el miedo, la inseguridad en nuestra comprensión, la dependencia de los medios materiales o la fe en las estadísticas. El punto es que necesitamos estar ausentes de todo eso y estar realmente presentes con Dios -- ¡manteniendo el pensamiento alineado con el informe de Dios!

Especialmente durante este tiempo cuando se nos exige que constantemente pensemos en forma correcta, es importante permanecer sumergido en el Espíritu tanto como sea posible. Eso no significa que ignoremos el problema -- o digamos que no hay problema -- o que actuemos de una manera que sea irrespetuosa con nuestros vecinos.

Pero, como científicos cristianos, tenemos el deber de bautizar (limpiar) continuamente el pensamiento -- dejando que el Espíritu lo friegue bien limpio de toda creencia falsa. Al hacerlo así, no solo encontraremos que estamos a salvo, sino que también aquellos que abrazamos en nuestro pensamiento también son bendecidos. En última instancia, debemos esperar la curación para todo el mundo y la erradicación de la creencia en un virus mortal.

Mary Baker Eddy escribió un artículo llamado Estanque y Propósito que está incluido en Escritos Misceláneos1883-1896, páginas 203-207. Vale la pena una inmersión profunda en el artículo. Como Mary Baker Eddy escribe: “Al purificar el pensamiento humano, este estado de ánimo penetra con acrecentada armonía todas las minucias de los asuntos humanos. Trae consigo previsión, sabiduría y poder maravillosos; le quita el egoísmo al propósito mortal, da firmeza a la resolución y éxito al esfuerzo. Mediante el acrecentamiento de la espiritualidad, Dios, el Principio divino de la Ciencia Cristiana, literalmente gobierna las aspiraciones, la ambición y los actos del Científico Cristiano. El gobierno divino da prudencia y energía; extermina para siempre toda envidia, rivalidad, todo mal pensamiento, maledicencia y malas acciones; y la mente mortal, así depurada, obtiene paz y poder más allá de sí misma.

Esta Ciencia Cristiana práctica es la Mente divina, la Verdad y el Amor incorpóreos, que brilla a través de las nieblas de la materialidad disipando las sombras llamadas pecado, enfermedad, y muerte ". (Misc. 204: 24-6)

La última cita de esta sección nos recuerda que a medida que el pensamiento cambia ... "del temor a la esperanza y de la fe a la comprensión -- la manifestación visible será finalmente el hombre gobernado por el Alma, no por el sentido material". (C17) ¡Qué oportunidad tan asombrosa tenemos ahora para abrazar la situación actual y ver a través de la mentira -- humildemente sumergiendo el pensamiento en la totalidad del Amor, la totalidad del Espíritu! Dios nos está guiando. Solo necesitamos seguirle obedientemente -- tal como lo hizo Naamán.

Sección 4: Los sentidos del Alma están intactos y deben ser utilizados

Ciertamente es correcto esperar que nuestros sentidos -- audición, visión, voz, etc. -- estén completamente operativos y libres de cualquier impedimento, enfermedad o dolor. Por lo tanto, es importante volver a comprender que la fuente de esos sentidos no es la materia -- ni las partes limitadas y limitantes del cuerpo -- sino el Alma (la fuente de toda identidad). Dios está siempre hablando. Es decir, la Mente siempre se está comunicando y -- enviando un mensaje de paz. ¿Estamos ejerciendo nuestra capacidad dada por Dios para oír esa comunicación?

Tenemos que tener cuidado de no quedar atrapados en la estática que compite constantemente con la voz de la Verdad -- estática que puede parecer tan convincente que nos puede ensordecer. Esto podría incluir informes de noticias y estadísticas sobre lo que está amenazando nuestro bienestar. Pueden ser los malos recuerdos de una aflicción previa (relacionada con nuestros ojos u oídos, o algo totalmente diferente). Puede ser un "ladrar" o “aullar” del cuerpo, refiriendo que esto o aquello no parece correcto -- o duele. Sea lo que sea, debemos silenciarlo y "escuchar[é] lo que hablará Jehová Dios". (B15) ¿Y qué hay acerca de nuestra voz?

¿Estamos chismorreando, quejándonos, rumiando, repitiendo informes falsos o aumentando los temores del mundo? ¡Eso puede ser muy tentador! Pero, en lugar de ello, [seamos encontrados "constantemente acentúa[ndo] la armonía en [nuestras] palabras y hechos, mental y oralmente ..." y así] sigamos el ejemplo del salmista ... al estar satisfechos con la abundancia que Dios está proporcionando y alabemos alegremente a Dios de manera tanto audible como silenciosa (Misc. 206:23 y Salmo 63:5, B16). Al hacerlo así, estamos abriendo el pensamiento al Cristo, la Verdad, que está tan presente ahora para revelar nuestros perfectos sentidos llenos de Alma como cuando Jesús sanaba al “sordo y tartamudo" (B18). Mientras pensemos que nuestro cuerpo, o los sentidos materiales, son la fuente de nuestra audición, visión, habla, conocimiento, etc., estamos en problemas -- sujetos a enfermedades físicas. Pero, "la Ciencia Divina revela que el sonido es comunicado mediante los sentidos del Alma, mediante la comprensión espiritual" (C21). ¡La comprensión espiritual no puede ser dañada o perdida!

He sido testigo de la curación de dolores de oído, infecciones oculares y pérdida de la voz, cuando el pensamiento se tornó de un órgano material como fuente, y le habló "a la enfermedad como quien tiene autoridad sobre ella, dejando que el Alma domine las falsas evidencias de los sentidos corporales e imponga sus reivindicaciones sobre la mortalidad y la enfermedad." (C22).

Dos curaciones de discapacidad auditiva son muy queridas para mi corazón. Cuando mi hija era joven (de apenas 3) nos dimos cuenta de que su lenguaje retrasaba. Una prueba de audición reveló que ella tenía una severa pérdida auditiva en ambos oídos. Cuando llamé a un practicista para que me ayudara con esto, su respuesta fue: "¡Eso es fácil"! No recuerdo específicamente cómo oramos, pero nunca olvidaré su confianza. Y, en solo unos pocos meses, se hizo evidente que su audición había sido completamente restaurada -- al igual que su desarrollo del lenguaje y del habla. ¡Ahora es una adulta y tiene una audición excepcional! Años más tarde, me di cuenta de que yo prácticamente no tenía audición en un oído, y el otro también se sentía menos que perfecto. Era consciente de los pájaros cantando afuera, pero no podía escucharlos claramente. Había estado apreciando un versículo de Prov. 20:12, “El oído que oye, y el ojo que ve, Ambas cosas igualmente ha hecho Jehová". Y se me ocurrió que Dios no crearía los hermosos sonidos del universo y evitaría que Sus hijos los escucharan. ¡En el momento de darme cuenta, mis oídos se abrieron y pude escuchar todo perfectamente! Y permanecieron abiertos. ¡La curación es natural AHORA!

Sección 5: El hombre (nosotros) no puede ser retenido en cautiverio. ¡Deja ir la creencia de la vida en la materia y se libre!

Herodes el rey pudo haberse sentido amenazado por el creciente apoyo que la joven iglesia cristiana estaba recibiendo de tanta gente, o pudo haber estado tratando de obtener el apoyo de los judíos. En cualquier caso, “la autoridad secular de la ciudad (Herodes) ahora ha llegado a un acuerdo con su autoridad religiosa (el Sanedrín) acerca de que el movimiento de Jesús es perjudicial para Israel (New Interpreter’s Bible, Vol. X). Muchos judíos estaban en Jerusalén en ese momento para "la fiesta de los Panes sin Levadura". Jacobo [hermano de Juan] había sido arrestado y decapitado. Y luego Pedro fue arrestado y puesto bajo vigilancia en la prisión. La Bible Lens [Lente Bíblico] (disponible en JSH.online.com) comparte más detalles interesantes sobre este relato. Para mí, la mejor parte de esta historia es que "la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él". [W: Hagamos una guardia de oración cada hora en todo el mundo].

Y, como sabemos, un "ángel" (el toque de Dios) despertó a Peter, rompió sus cadenas y lo sacó de la prisión y atravesó las puertas, sin alertar a los guardias. También me encanta la observación de Pedro acerca de que había sido librado no solo de la mano de Herodes, sino "de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba" (B20). Eso me hace pensar en las expectativas del pensamiento general de hoy, que trataría de encarcelar el pensamiento mediante el miedo y la amenaza de enfermedad y muerte. ¡Mientras seguimos el ejemplo de la iglesia primitiva y oramos sin cesar, podemos esperar que las cadenas de esta pandemia se caigan y todos salgan de la prisión mental, sanos y salvos!

El resultado final se resume aquí: "Tarde o temprano aprenderemos que las cadenas de la capacidad finita del hombre son forjadas por la ilusión de que él vive en el cuerpo, no en el Alma, en la materia no en el Espíritu". NO vivimos en un cuerpo material. Nuestra identidad es libre -- la expresión completa del Alma. Y no podemos ser encarcelados por oportunidades limitadas, enfermedades, temor o cualquier otro concepto mortal. ¡Acordemos todos para orar por el mundo y salir de esto indemnes!

Sección 6: Establecer en el pensamiento el "templo, o cuerpo, 'cuyo arquitecto y constructor es Dios'" (C30)

La Lección cierra el círculo cuando, nuevamente, se nos pide que pensemos en nuestro cuerpo como el templo de Dios (o el Espíritu Santo) (B21). He escuchado a algunos interpretar estos versículos como una orden para tratar a los cuerpos con respeto -- estar atentos a los alimentos que comemos y a la cantidad de ejercicio que hacemos, etc. Pero, yo creo que una perspectiva de la Ciencia Cristiana, basada en Génesis 1, exige una interpretación más profunda. Si nuestro cuerpo es de Dios, no puede ser material. Debe ser espiritual, porque Dios -- nuestra fuente y hacedor -- es espiritual.

El cuerpo debe estar constituido de ideas, gobernado por la Mente que nos diseña y que forma nuestra identidad. Me pareció muy interesante la pregunta de la primera cita de Ciencia y Salud. ¿Creemos que tenemos que esperar "más comprensión" de nuestra parte, o que más personas crean en las enseñanzas de la Ciencia Cristiana antes de que podamos demostrar la capacidad del Alma para "controlar el cuerpo"? El resto del párrafo nos pide que recordemos que Jesús, quien demostró el poder del Espíritu hace veinte siglos, dijo claramente: "El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también". Y Pablo dijo que "he aquí ahora el día de salvación" (C28, p. 92-93). No necesitamos esperar por nada.

Ahora podemos vaciar nuestro pensamiento de "confianzas equivocadas y evidencias materiales a fin de que las verdades espirituales del ser puedan aparecer" (C30). Entonces, haremos espacio para "lo verdadero" -- el hecho de que no estamos atrapados en, o gobernados por un cuerpo material, sino que moramos totalmente en la conciencia del Amor. Nuestra identidad (o cuerpo) es la expresión de lo que Dios ha establecido -- ¡siempre armonioso, saludable, empleado y satisfecho, sin faltarle nada!

¡Nosotros somos el templo de Dios! Años atrás, tuve una hermosa curación de una lesión en la espalda al vislumbrar el poder de esta declaración: “nuestro verdadero templo no es una fabricación humana, sino la superestructura de la Verdad, asentada en el Amor y en la cima de la Vida. Siendo así su naturaleza, ¿cómo puede nuestro divino templo ser demolido o incluso perturbado? (Púlpito y Prensa 2: 27-2) Tal como lo demostró la libertad que experimenté ... ¡no puede ser perturbado! ¡Y eso es igualmente cierto hoy en lo que respecta a cualquier desafío que podamos enfrentar! ¡El Alma reina!

Metaphysical

Understand the One Spiritual Creation and Be Blessed! - The importance of understanding that...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page