Cedar Camps

Metaphysical Ideas

Search Metaphysicals
 

Metaphysical Newsletters

The weekly Metaphysical Newsletter is provided to campers, staff, alumni, friends and the CedarS family at no charge however contributions help defray the costs of running this service.

Click here for more about how you can provide support!
 

Delivered to You FREE!

Available in five languages, get it delivered to your inbox weekly!

Subscribe Now!

¡Elige la ley de Dios, lleva tu caso a la corte del Espíritu y se libre!

Kathy Fitzer
Posted Monday, September 14th, 2020

¡Elige la ley de Dios, lleva tu caso a la corte del Espíritu y se libre!

Ideas de Aplicación Metafísica para la Lección Bíblica de la Ciencia Cristiana

"Materia"

Del 14 al 20 de septiembre de 2020

Preparado por: Kathy Fitzer kathyfitzer@gmail.com

Traducción libre de María Luisa Heron autorizada por W. Huff

Perspectiva General: Las referencias a los tribunales, a la ley y a la sabiduría se encuentran a lo largo de la Lección de esta semana. Se destaca que realmente hay una sola ley: la ley del Espíritu. Aunque parece que podemos sufrir como resultado de romper una de las llamadas leyes de la materia, este veredicto se anula cuando descubrimos que la materia es en realidad solo una “creencia”; un "concepto humano"; un "error de declaración" y "no hay verdad material", por lo que no hay ley material. La sabiduría de Dios revela lo que es verdad y lo que no lo es. Cuando llevamos el caso a la corte del Espíritu, somos proclamados inocentes y no hay más sufrimiento.

El Texto Áureo de esta semana, del Salmo 84: 2, expresa un anhelo por parte del salmista de estar en la presencia del “Dios vivo”. Según mi Thomas Nelson, Estudio de la Biblia "Dios viviente" es una distinción reservada para el Dios que creó el universo, proporciona salvación a Su pueblo y vive por siempre. Todos los demás "dioses" son nulos. Lo que llamamos materia, incluida su supuesta ley – es de hecho una de esas "no entidades" – incapaces de tener influencia sobre nosotros y nuestro mundo.

La Lectura Alternada tiene mucho que decir sobre el contraste entre la ley de Dios y "otra ley", que Pablo vio como "que se rebela contra la ley de mi mente y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros". Si pensamos en el pecado como una creencia de separación de Dios, o errar el blanco, esta "ley del pecado" sería cualquier cosa que no corresponda a la armonía de Dios. Sospecho que la mayoría de nosotros hemos sentido ese tirón antes, entre la ley del bien y la llamada ley del mal; la ley de Dios y la llamada ley de la materia, presentándosenos en cosas como malas decisiones, ira, frustración, desesperación, miedo o dolencias corporales. Ciertamente lo he tenido. Pero, Pablo ofrece una respuesta en su carta a los corintios, instándolos a ellos (y a nosotros) a tomar decisiones con respecto a qué aceptar y qué rechazar sobre la base de la fuente del pensamiento. ¿Surge de la "sabiduría de los hombres" o del "poder de Dios"? El primero es falible y cambiante, y siempre debe ser cuestionado ... el otro es permanente, lleno de promesas y merecedor de confianza, independientemente de la evidencia física, el testimonio de los sentidos

Sección 1: No te dejes engañar por el testimonio de los sentidos físicos

Tenemos que tomar una decisión con cada pensamiento que pensamos. ¿Aceptamos lo que nos dicen los sentidos materiales, bueno o malo, como Pablo pregunta en II Corintios 10, versículo 7? ¿O nos apoyamos en la fe y en la comprensión que Dios nos ha dado de la realidad espiritual para mirar a través de las apariencias externas y ver lo que Dios, el Espíritu, está revelando? En realidad, no podemos ver a Dios como tal ... como tampoco podemos ver como el viento impacta lo que se encuentra a nuestro alrededor. Pero, PODEMOS ver la evidencia de la presencia de Dios al enfocarnos en las ideas espirituales que provienen de Dios ... así como vemos evidencia del viento a través del impacto que tiene en lo que está a nuestro entorno. El espíritu por sí mismo se expresa como pensamiento. Y ese pensamiento es ilimitado y siempre es bueno. Las cosas materiales son por siempre limitadas y sujetas a discordia y destrucción. Nosotros debemos elegir qué punto de vista aceptamos. Lo que llamamos materia es, como dice Mary Baker Eddy en la página 277 de Ciencia y Salud, “un concepto humano. La materia es un postulado erróneo".

Para ver las cosas correctamente, debemos tomar lo que vemos y traducirlo en pensamientos eternos y armoniosos. Por ejemplo, vemos una reunión de personas, un bosque de árboles o un vecindario de casas. Materialmente hablando, están sujetos a conflictos, discordia y destrucción. Pero, traducidos espiritualmente, son expresiones de cualidades como la sinceridad, la belleza, el crecimiento, el refugio y la comodidad, cualidades que no pueden ser tocadas por las condiciones materiales. Como lo han verificado tantos testimonios y artículos de revistas de la Ciencia Cristiana, mantener un concepto correcto de una situación ha resultado en la preservación de la paz, la calma y la integridad, o en la restauración de la misma. Nada se puede perder (incluyendo la salud) cuando se entiende que la sustancia es espiritual, constituida por la idea de la Mente eterna e inmutable. Dios nos ha dado entendimiento espiritual para percibir con una visión espiritual ilimitada, en lugar de una limitada y material. Entonces recibimos, como escribe Pablo en su primera carta a los Corintios, capítulo 2, versículo 12, el espíritu que "es de Dios" en lugar de "del mundo". Aquí descubrimos la ley de la inmutabilidad del bien de Dios.

Sección 2: Dios, como legislador, revela que la materia es solo una creencia

Es comprensible que Moisés cuestionara a Dios sobre la probabilidad de que los hebreos le creyeran cuando les dijo que Dios lo había enviado para liberarlos de la esclavitud de Egipto. Pero lo que Isaías dijo acerca de Dios en el versículo 22 del capítulo 33 es tan cierto… “Jehová es nuestro juez; Jehová es nuestro legislador, Jehová es nuestro Rey; él mismo nos salvará ". Como dijimos antes ... ¡¡todo se trata de Dios y SU poder !! Somos la expresión de la autoridad de Dios, y Dios, el Amor, proporciona los medios para hacer lo que se nos ha pedido que hagamos.

En el caso de Moisés, se le mostró de forma práctica que la Mente está en control. La vara de Moisés cambió la apariencia a una serpiente. Y cuando Moisés, obediente y sin miedo, la tomó por la cola (la forma más peligrosa de levantar una serpiente), su apariencia volvió a ser una vara. Se me ha ocurrido que el valor real de esta experiencia era doble. (1) Moisés recibió una respuesta directa y tangible de Dios a sus preocupaciones. (2) Moisés vislumbró que el asunto (ya sea que parezca bueno o malo) no es confiable. Este fue solo el comienzo de la demostración del poder de Dios que finalmente llevó al Faraón a liberar a los Hijos de Israel. Pero, lo que realmente mostró fue la supremacía de la Mente y de la ley del Espíritu.

Como leemos en la página 321 de nuestro libro de texto de Ciencia y Salud, con respecto a la experiencia de Moisés, "Se demostró que la materia es solo una creencia". Una creencia de discordia no puede resistir la ley opuesta de la armonía. Estoy seguro de que Moisés se sintió consolado y fortalecido por estos ejemplos a medida que se enfrentó a un desafío tras otro. De manera similar, podemos sentirnos consolados y animados frente a lo que parecen ser desafíos al recordar ejemplos del cuidado de Dios que hemos experimentado en el pasado (grandes o pequeños) o aquellos que otros han experimentado.

La ley es ley y puede ser confiable. La clave es cambiar nuestro punto de vista desde el punto de vista de la materia al Espíritu. A medida que continuamos mirando "volviéndose de la materia a la Mente como causa de cada efecto", como dice Mary Baker Eddy en la página 268 de Ciencia y Salud, podemos ser parte de una revolución que nos permitirá a nosotros y a nuestro mundo ser liberados de la límites que nos mantienen cautivos.

Sección 3: Jesús demostró la ley de la Verdad

Jesús nos mostró que ninguna de las supuestas llamadas leyes materiales pueden oponerse a la eterna ley de Cristo, la Verdad. Me encanta que no solo Jesús caminó sobre las olas, sino que también lo hizo Pedro, aunque brevemente (Mat. 14: 25-31). Solo la duda y el miedo de Pedro hicieron que se hundiera. ¡Las leyes de la física no tienen nada que ver con eso! Es posible que no sintamos la necesidad de caminar literalmente sobre el agua, pero al aceptar la ley de Dios como la única ley y reconocer sin temor cada supuesta ley de salud o física como incapaz de limitar o destruir, nos libera para sanar y ser sanados como lo ilustró Jesús. .

Parece fácil sentirse abrumado por los muchos problemas que enfrenta nuestro mundo en estos días. A veces se hace la pregunta: "¿Cómo pudo Dios permitir, o más extremadamente, causar este odio, mala salud, muerte y destrucción?" El hecho de que Jesús haya sanado todo tipo de enfermedad y haya vencido todo tipo de ley material es una prueba, para mí, de que Dios no causa ni permite la existencia del mal. Más bien, envía sus pensamientos, Su Cristo, para liberar a la humanidad de toda opresión. Una vez más ... tenemos que cambiar nuestra visión y negarnos a quedar hipnotizados por lo que parece ser. Cuando cogemos a la serpiente por la cola, por así decirlo, la veremos volver a convertirse en una vara. Nos fortalecemos cada vez que nos enfrentamos a una creencia falsa, independientemente de la forma en que se nos presente disfrazada. ¡La ley de Dios es la única ley!

Como Ciencia y Salud declara tan sucintamente en la página 182, "las discordias no tienen apoyo en la naturaleza o en la ley divina, por mucho que se diga lo contrario". Nuestro trabajo es demostrar la supremacía de la ley espiritual y estar en contra mentalmente a cualquier cosa que sugiera oposición a esta ley de armonía. Dios nos levanta “para caminar sobre mares tempestuosos” (como nos dice la canción You Raise Me Up). Puede que no estemos literalmente caminando sobre el agua, pero podemos seguir las enseñanzas de Jesús y "caminar por encima de, no dentro de ni con las corrientes de la materia, o sea la mente mortal, sin entrar en ellas ni con ellas", como Mary Baker Eddy nos instruye en La Unidad del Bien, pág. 11. Es fácil en estos días dejarse llevar por toda la basura que nos bombardea: agitación política y social, miedo a las enfermedades, desastres naturales, etc. Pero, la ley de Dios nos permite poner cada pensamiento negativo bajo nuestros pies mentales y calmar así la tormenta - ¡del todo! Eso no es ignorar los problemas­–es el estar curándolos.

Sección 4: Enfrentando pruebas

Las siguientes tres secciones presentan una alegoría al final del capítulo, La Práctica de la Ciencia Cristiana, en Ciencia y Salud con clave de las Escrituras. Tenemos partes claves de lo referido en Ciencia y Salud en la Lección Bíblica, pero puedes leerlo en su totalidad en las páginas 430 - 442.

La alegoría habla de un juicio, "ilustrativo de la ley de la Mente divina y de las supuestas leyes de la materia y la higiene ..." En esta sección se establece el siguiente escenario. Nos dice: "Un hombre está acusado de haber cometido una enfermedad hepática". El sentido personal es el acusador, con la falsa creencia de fiscal. Aquí no se menciona a un abogado defensor. Y el jurado, compuesto por Mentes Mortales, Materia Médica, Anatomía, Fisiología, Hipnotismo, Envidia, Codicia e Ingratitud, ciertamente están en contra del acusado. El preso está acusado de pasar la noche despierto con un amigo enfermo, lo que va totalmente en contra con las normas de las Leyes Sanitarias. Las consecuencias de tal amabilidad, según el gobernador Mortalidad, fue que los acusados se ​​enfermaran y se murieran. ¡El jurado emitió un veredicto de “culpable”! ¿No es este también el veredicto que imponen hoy las llamadas leyes de salud de la mente mortal? El gran temor es el contagio: la expectativa de que un virus peligroso pueda y se transmita de una persona a otra.

Pero, como se nos dice en la página 433 de Ciencia y Salud, "Cristo, la Verdad, el espíritu de Vida y amigo del Hombre Mortal, puede abrir de par en par las puertas de esa prisión y liberar al cautivo". La ejecución debe retrasarse porque "el prisionero no es culpable".

Aunque apoyo la idea de usar una máscara y lavarse las manos por amor y respeto por los demás, y lo debemos hacer más que todo como Científicos Cristianos. Debido a que amamos a Dios y amamos a nuestro prójimo, no debemos permitir que ese veredicto de culpabilidad se mantenga. Debemos “deleitarnos en la ley de Dios” como Pablo les dijo a los Romanos. (Romanos 7: 22) La ley de Dios es la ley de la armonía. Y debemos regocijarnos en el hecho de que esa ley se aplica a nosotros y a todos. Debemos ver la inocencia del hombre y saber que no puede haber ningún efecto negativo en expresar el amor y el cuidado a los demás.

Sección 5: La Ciencia Cristiana como el abogado defensor
Como se traduce en la Biblia Amplificada, el segundo capítulo de Santiago, versículo 8, promete que “Si ... estás [realmente] cumpliendo la ley real conforme a las Escrituras, 'Amarás a tu prójimo como a ti mismo [es decir, si haces el bien a los demás con una abnegada atención] 'bien hacéis”. Como se usa aquí, bien puede significar no solo excelente, sino también con tranquilidad y en recuperación de la salud. Entonces, de acuerdo con la ley de Dios, no debemos tener temor, siempre y cuando exista la necesidad de estar al servicio de otro, incluso si estamos expuestos a alguien que parece estar enfermo con un llamado transmisible. enfermedad.

Volviendo a nuestra alegoría ... a través de un esfuerzo persistente, se obtuvo permiso para volver a juzgar el caso en el Tribunal del Espíritu, con la Ciencia Cristiana (la ley de Dios) sirviendo como abogado para el prisionero. El abogado defensor argumenta que el primer juicio fue "moralmente ilegal". Se argumenta que Dios, el Espíritu, es "el único legislador del hombre". (C&S -17, p. 434) Se repite que el acusado, "Hombre Mortal" estaba obedeciendo una "ley superior" cuando "ayudó a su prójimo", y este comportamiento "debería resultar en bien para él y para los demás" - no en castigo. Se argumenta que la única jurisdicción (o poder de gobierno) a la que "el prisionero puede someterse es la de Verdad, Vida y Amor". Debido a que estos no lo condenan, se argumenta que el juez Medicina tampoco debería condenarlo. Se argumenta que para ayudar a un amigo enfermo era "actuar dentro de los límites de la ley divina y en obediencia a ella". (C&S 19, pág. 436)

Entonces, cuando nos enfrentamos a la amenaza de cualquier tipo de sanción, ya sea por exposición a enfermedades, lesiones, odio, intolerancia, carencia o miedo, tenemos que decidir qué ley realmente tiene jurisdicción sobre nosotros. Llevando el caso a la Corte del Espíritu y dejando que la Ciencia Cristiana (la ley de Dios) nos defienda, nuestra inocencia es sostenida sobre la base de "Todo es Mente e idea de la Mente". (C&S 20; 492) Como la Mente lo es todo, la así llamada materia no tiene poder para mejorar o perjudicar. Se supera el miedo, se restaura la paz y la salud.

Sección 6: Libertad concedida en el Tribunal del Espíritu
La conclusión de la alegoría del juicio sostiene la promesa del Salmo 119. Como la Biblia Amplificada traduce el versículo 45, "Y andaré en libertad, porque busqué tus mandamientos". Llevar cada caso a la Corte del Espíritu se trata de buscar y anhelar ser liberado por la ley de DIOS. En el caso de la alegoría, las observaciones finales hechas por el abogado defensor van directamente a la Biblia en busca de autoridad, haciendo referencia a Génesis 1:26, Lucas 10:19 y Juan 8:51. (C&S 21; 437: 32-7). El presidente del Tribunal Supremo de esta Corte Suprema del Espíritu también extrae su conclusión de la Biblia, determinando que "cualquier así llamada ley, que pretenda castigar algo que no sea el pecado, es nula y sin validez". (C&S 22; 440: 33)

Lo que me encanta especialmente de la conclusión del juez es cómo identifica al Sentido Personal (el representante de la materia) como un mentiroso y "homicida desde el principio". Y continúa diciendo que la Corte del Espíritu ni siquiera tiene juicios por enfermedad. En ese tribunal, se determina que el Hombre es inocente de violar las leyes físicas "porque no existen tales leyes". (C&S 23; 441: 8-442: 8) Lo que nos lleva de regreso al hecho ... hay UNA ley ... la ley del Espíritu. La materia, sólo como falsa creencia, no es legisladora.

Una vez que el Amor Divino expulsó el miedo, el hombre mortal encontró su libertad inherente. Una advertencia ... la inocencia que es eternamente verdadera para el Hombre creado por Dios también se encuentra que es verdadera en la experiencia humana cuando la ley divina de la Ciencia Cristiana revela el testimonio del sentido personal, la mente mortal y la materia como falsedades, y que son nada más que mentiras! (C&S 24; 442: 11) “estar gobernados absolutamente por el Amor divino, por el Espíritu, no por la materia”, estamos “con el Señor” y “es obedecer a la ley de Dios” ¡y somos libres! (C&S 25: 14: 9)

Sección 7: Mantente firme
Mire esta traducción de Gálatas 5: 1 de la versión contemporánea en inglés de la Biblia, “¡Cristo nos hizo libres! Esto significa que somos realmente libres. Ahora aférrate a tu libertad y no te vuelvas a ser esclavo de la ley ". Me tomé un poco de libertad con el versículo 25. Dice: "Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu". Pero me resultó útil pensar: "Debido a que vivimos en (somos la imagen del) Espíritu, entonces nuestro derecho divino es caminar también en el Espíritu, ser gobernados por el Espíritu como la única ley". La Lección concluye con Mary Baker Eddy reforzando esta idea en la página 264 del libro de texto de la Ciencia Cristiana. Ella escribe: "El espíritu y sus formaciones son las únicas realidades del ser".

En la página 390 de Ciencia y Salud se nos dan algunas claves sobre cómo mantenernos firmes y no ser movidos de esta posición de libertad. Sigamos, “Elevaos en la consciente fortaleza del espíritu de la Verdad para trastornar los argumentos de la mente mortal, alias materia, dispuesta a batallar contra la supremacía del Espíritu”. Mientras "borramos las imágenes del pensamiento mortal y sus creencias en enfermedad y pecado", el juez (Cristo, la Verdad) da el veredicto, ¡Estáis sanos! Nota que la fuerza pertenece al espíritu de la Verdad. Simplemente tenemos que argumentar del lado de la Verdad y borrar toda creencia falsa. ¡Dios, Espíritu, es la autoridad y el poder! A esto, nosotros ¡Reflexionamos y Respondemos!

Metaphysical

Audio link to Kerry's Met on UNREALITY -- Reason from Spirit, not matter! Let God turn all...
Latest Lesson Application Idea

Newsletters

Get free weekly uplifting newsletters (available in English, Spanish, French, German and now in Portuguese!)
Subscribe or Update Subscription

Facebook

Find CedarS on Facebook for the latest news, heart-warming fruitage, facility upgrades and more!
Go to the CedarS' Facebook Page